Recomiendo:
0

Entrevista a Domenico Losurdo

«¿Democracia? Sólo para el ‘pueblo de señores’ «

Fuentes: PTB

Traducido para Rebelión por S. Seguí.

Domenico Losurdo es un filósofo comunista italiano. Los redactores de nuestra publicación, Solidaire, lo han entrevistado precisamente poco antes de que diese una conferencia sobre el tema de su último libro, Contre-histoire du libéralisme (Contrahistoria del liberalismo) 1 . Entrevista al rojo vivo.

***

Israel es la única democracia en el Oriente Próximo, según la propaganda occidental. Sin embargo, los palestinos son condenados sin juicio, sin saber de qué delito se les acusa … Se trata de una «democracia para el pueblo de señores.» ¿Ha querido usted hacer un Libro Negro del liberalismo ?

Domenico Losurdo: No. Algunos hacen la comparación con El Libro Negro del Comunismo 2 Pero mi contrahistoria del liberalismo contiene, en su parte final, una sección en la que se habla del legado del liberalismo. Si el Libro Negro publicase una nueva edición con una sección final sobre el legado del comunismo, la comparación sería aceptable.

¿Por qué escribió este libro?

D.L.: La ideología dominante tiene varios aspectos. Por un lado, describe una hagiografía de la tradición liberal. Y por otro lado, ignora, cuando no difama, toda la tradición revolucionaria, no sólo el comunismo sino también las corrientes más radicales de la Revolución Francesa, incluso la gran revolución de los esclavos negros en Santo Domingo (ahora Haití).

He descrito en varios libros la contribución fundamental del movimiento revolucionario, del movimiento comunista, a la llegada de la democracia en Occidente. Por otro lado, tenía que explicar por qué no es el liberalismo en sí mismo el que ha traído la democracia a Occidente. Al final del libro, por ejemplo, cito a autores estadounidenses que explican con toda claridad que incluso después de la Segunda Guerra Mundial, incluso después de la caída del Tercer Reich, los Estados Unidos seguían siendo un estado racista. Por ejemplo, en muchos estados de la Unión, leyes muy estrictas castigaban severamente las relaciones sexuales y el matrimonio entre blancos y otras «razas». Incluso en los aspectos más íntimos de la vida privada intervenían dichos Estados.

No hay una evolución espontánea gracias a la cual el liberalismo superase las cláusulas de exclusión. Éstas fueron superadas sólo por las protestas.

Yo describo un episodio muy emblemático: en 1952, la discriminación racial en las escuelas, los medios de transporte, cines, etc. todavía existía, y el Tribunal Supremo tuvo que decidir si esta discriminación racial era constitucional o no. Antes de decidir, el Tribunal, recibió una carta del Departamento de Justicia: «Si ustedes deciden que las normas que rigen la discriminación son legítimas según la Constitución, será una gran victoria para el movimiento comunista y para los movimientos populares del Tercer Mundo, en el sentido de que pueden desacreditar la democracia en los Estados Unidos. Sólo podemos ganar legitimidad ante los ojos del Tercer Mundo si decidimos que las leyes de discriminación racial son inconstitucionales.»

Por lo tanto, el final, o casi, del estado racial en Estados Unidos no puede ser entendido sin el desafío del movimiento comunista y el movimiento revolucionario de los pueblos colonizados del Tercer Mundo. No hay ninguna endogénesis 3 , ninguna evolución espontánea a través del cual el liberalismo supere estas leyes excluyentes. No, la exclusión fue superadas gracias a las protestas.

Usted dice que el liberalismo es una democracia sólo válida para el «pueblo de señores.» ¿Qué es este «pueblo»?

D.L.:. En mi libro, hablo sobre el viaje a Estados Unidos dos viajeros, Alexis de Tocqueville, el gran pensador liberal, y de Victor Schoelcher, un ministro francés de la Revolución de 1848 que decretó la abolición de la esclavitud en las colonias francesas. Ambas personalidades viajaron a Estados Unidos independientemente entre sí, en la década de 1830. Y ambos hacen casi la misma descripción. Tocqueville describe lo terrible de la esclavitud negra, a la vez que relata el exterminio de los indios. Pero su conclusión es que Estados Unidos es la mayor democracia del mundo. El destino de los pueblos colonizados no tiene ningún papel en la definición de Tocqueville de los Estados Unidos como democracia.

Schoelcher, por su parte, reconoce que en lo que respecta a la comunidad blanca rige el Rule of Law -el Estado de derecho-, el derecho constitucional, la independencia del poder judicial, la elección del presidente por el pueblo, etc. Pero toma el destino de los indios y los negros como prueba de que Estados Unidos es uno de los peores sistemas despóticos que se puedan concebir.

Hay pues esta «raza» de señores, casi todos ellos dueños de esclavos, y ese sentido de superioridad infinita que los blancos experimentan en comparación con los otros fundamenta las relaciones de respeto en el plano del gobierno, de la ley. Esta democracia del «pueblo de señores» todavía existe hoy. Todo el mundo conoce la propaganda occidental por lo que respecta a Oriente Próximo: Israel es la única democracia. No hay que subestimar el hecho de que, para los ciudadanos israelíes, existe un verdadero Estado de derecho.

Tocqueville afirmó que la esclavitud de los negros era terrible, que los indios eran exterminados. Pero su conclusión fue que Estados Unidos era la mayor democracia del mundo.

Todo el mundo sabe que los palestinos son condenados sin juicio, sin saber de qué delito se les acusa … Se trata de una «democracia para el pueblo de señores.» Algunos investigadores han acuñado el término de » Herrenvolk democracy «. 4

Podemos entender así la cosa más terrible: que la democracia para el pueblo de señores se puede convertir sin demasiada dificultad en la dictadura del pueblo de señores. Esto es el nazismo, el fascismo.

¿Sigue siendo el caso en Europa y los Estados Unidos hoy en día?

D.L.:. En Estados Unidos, fijémonos en Guantánamo, Abu Ghraib o ese tipo de prisiones en Afganistán. En estos casos, el Estado de derecho no existe. Ahora bien, si no sólo consideramos la relación entre las personas sino también las relaciones entre los Estados, es evidente que el imperialismo de EE.UU. y Europa no quiere reconocer la igualdad entre los Estados. ¿Cuál es la ideología que representa Occidente? Comienza argumentando que «el Consejo de Seguridad de la ONU nos ha dado permiso para hacer la guerra.» Bueno. Pero si el Consejo se niega a dárnoslo, vamos a atribuirnos a nosotros mismos este derecho de hacer la guerra, por ejemplo, en Yugoslavia, Iraq y Siria. En cuanto a la relación entre Occidente y el resto del mundo, Occidente todavía funciona como una democracia de «pueblo de señores».

Cito a un historiador estadounidense George Fredrickson, quien explica que en el Estado racial que eran Estados Unidos en la década de 1930, la discriminación racial no era diferente de la actitud del Tercer Reich contra los judíos. A finales del siglo XIX y principios del XX, en Estados Unidos el linchamiento de negros se organizaba como un espectáculo de masas. Se trataba de torturas que duraban varias horas, y para asistir a las cuales los escolares tenían un día libre.

El historiador describe también cómo la Herrenvolk democracy puede convertirse en una dictadura para el mismo pueblo de señores. A mediados del siglo XIX, en Carolina del Sur, la pena de muerte no se aplicaba sólo al esclavo fugitivo sino también a cualquier persona que lo hubiese ayudado a escapar. Todo ciudadano estadounidense estaba obligado a convertirse en un cazador de hombres, la movilización existía a favor de la esclavitud, había un ambiente totalitario. En las condiciones de una crisis histórica, como la sobrevenida en la década de 1930, no es difícil que la democracia se transforme en una dictadura. Si leemos la historia de los Estados Unidos, vemos la gran validez de la tesis de Marx y Engels de que «no puede ser libre un pueblo que oprime a otro pueblo.»

Y esta lógica continúa en la actualidad. Antes he citado a Guantánamo. Allí, los prisioneros son torturados, son considerados como bárbaros. En general, no son ciudadanos de los Estados Unidos. Pero hay una excepción. Todos los martes, Obama discute con la CIA una kill-list , una lista de personas que pueden ser eliminadas por medio de drones por ser sospechosos de terrorismo. En esta lista, hay ciudadanos de Estados Unidos. También para estos ciudadanos la democracia del «pueblo de señores» se les puede volver en contra.

Muchos historiadores rechazan la noción de universalismo. Usted no. ¿Por qué?

D.L.:. Esa corriente histórica que critica el universalismo como tal no es correcta. Tomemos el más terrible capítulo en la historia del colonialismo, el nazismo. El nazismo es la radicalización de la tradición colonial. Basta con leer los discursos de Hitler. O los escritos de Rosenberg, el ideólogo del Tercer Reich. Habla con entusiasmo del estado racial en los Estados Unidos, dice que es el estado del futuro. ¿El colonialismo fue resultado del universalismo o del antiuniversalismo? El nazismo se propuso esclavizar o exterminar a los seres «infrahumanos» ( Untermenschen), seres que tendrían apariencia humana, pero que no eran humanos. El nazismo fue el mayor antiuniversalismo. Incluso destruyó el concepto universal de hombre. Por una parte, hay los verdaderos, los arios. Y por otra, los demás. Rosenberg llegó a decir que el universalismo es una invención de la raza judía. Si nos fijamos en la historia de este término, Untermenschen , estos no son los nazis que lo inventaron. Es la traducción de » under men «, que viene de Estados Unidos a comienzos del siglo XX para definir a los negros. Había, por lo tanto, ya en aquel tiempo la deconstrucción del concepto de hombre universal.

Hago un llamamiento a los comunistas a no descuidar este legado duradero. Los comunistas deben aprender algo del liberalismo.

¿Cuál fue el movimiento que cuestionó el colonialismo? La Revolución de Octubre. Lenin no sólo hizo un llamamiento a los trabajadores a rebelarse contra el capitalismo, contra el imperialismo. Lanzó otra llamada a los esclavos de las colonias a rebelarse contra la dominación de las llamadas razas superiores. La ideología de Lenin es universalista.

En su libro, identifica dos tendencias: el radicalismo y el liberalismo

D.L.:. El liberalismo es una categoría mucho más amplia que el radicalismo. El liberalismo es la defensa del individuo frente al poder del Estado. Pero cada vez, el liberalismo dio una definición diferente. Andrew Fletcher, en el siglo XVII, que se consideraba republicano (lo que en esa época era bastante revolucionario, porque todo el mundo era un monárquico), criticó el poder absoluto del monarca. Habla el lenguaje de la libertad del individuo. Pero, por otro lado, Fletcher está a favor de la esclavitud e incluso de la esclavitud de los vagabundos blancos. Para él, el individuo era únicamente el individuo de la clase dominante, la clase inglesa más acaudalada. Para este individuo, él está dispuesto a llevar su gran lucha contra la monarquía. Es la primera fase del liberalismo.

Para la segunda fase, tomemos a John Locke, filósofo inglés del XVII. Locke excluye la esclavitud entre los blancos, pero, por supuesto, no entre los negros. Por otra parte, era él mismo accionista de la Royal African Company, compañía que se dedicaba a la trata de negros. En este período, el individuo es únicamente el individuo blanco. Los negros no se componen de individuos, son instrumentos de trabajo. Después de la Guerra de Secesión y la abolición de la esclavitud negra, los liberales critican la esclavitud en general, pero en Estados Unidos y las colonias europeas, el gobierno de la ley no es válido para las razas inferiores . El liberalismo es el derecho de las libertades individuales, pero no para los no incluidos en su universalidad. Las causas de exclusión varían con el tiempo y con las fases del liberalismo. Éste se adapta a las grandes luchas.

¿Cuál es la diferencia entre liberalismo y radicalismo? Tomemos a Tocqueville. Critica la esclavitud oficial y era abolicionista, pero nunca tuvo en mente alentar la rebelión de los esclavos. No consideraba a los negros como interlocutores válidos, éstos eran siempre los blancos. Tomemos a Condorcet, filósofo francés del XVIII. Escribió una carta abierta a los esclavos negros, entendiendo pues a éstos como sus interlocutores. Fue incluso más allá: dijo que «los esclavistas no ven a los negros como hombres; yo, considero hombre sólo al hombre negro, no a los dueños de esclavos.» Para él, los amigos de la libertad son los negros y los esclavos negros. Mientras, a los propietarios de esclavos no los consideran como interlocutores; para él, ellos son enemigos de la libertad. El radicalismo es eso.

Usted hace el retrato del liberalismo. Pero también menciona una alternativa.

D.L.:. En la última sección, sobre la herencia del liberalismo, hago un llamamiento a las corrientes anticapitalistas, a los comunistas, a no descuidar este legado duradero. Los comunistas deben aprender algo del liberalismo. En otros libros, hablé de la necesidad de «desmesianización» del programa comunista. Después de la Revolución de Octubre, un gran filósofo alemán, Ernst Bloch, en la primera edición de su libro El espíritu de la utopía , afirma que los soviéticos transformarán el poder en amor. Esto es el mesianismo. Ya no hay más contradicciones. En la segunda edición, Bloch borró esto. El problema no es la transformación del poder en amor.

La sociedad postcapitalista no será la del amor universal, como pensó por un momento Bloch. Será una sociedad en la que ya no habrá contradicción antagónica. Tenemos que pensar en una emancipación radical, pero eso no es el final de la historia.

Notas:

1 Domenico Losurdo, Contre-histoire du libéralisme, La Découverte, 2013, en venta en www.ptbshop.be .

2 Libro de propaganda anticomunista, publicado en 1997, que recibió un eco resonante antes de ser desacreditado por los historiadores y por la mitad de los propios colaboradores. (N. de los r.)

3 Formación de células dentro de otras células (N. de los r.)

4 Sistema político en el que los diferentes grupos étnicos no tienen los mismos derechos, como en Sudáfrica durante el apartheid o en Israel (N. de los r.).

Fuente: http://www.ptb.be/index.php?id=1326&tx_ttnews[tt_news]=34548&cHash=5f68c62752139c2e36ebbc47f6f6e5cc

0