Recomiendo:
0

Entrevista a Yonatan Stern, colono judío y patriota estadounidense

Enjuiciamiento y antisemitismo

Fuentes: UNZ

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Hace un año entrevisté a Yonatan Stern en una pizzería kosher en Monticello, Catskills, Nueva York. Yonatan es el hombre detrás de Cherev Gidon, una ‘Academia de Entrenamiento Táctico Israelí‘. Yonatan, estadounidense que también es un antiguo colono israelí, identificó correctamente la demanda de una escuela militar al estilo israelí para enseñar a los judíos estadounidenses algunos de los elementos esenciales del comando del ejército de Israel para la autodefensa y la capacidad de defenderse si es necesario.

Yonatan fue perfecto para la entrevista: sus puntos de vista pueden ser radicales, pero se basan en una lógica aguda, coherente y consistente. Fue abierto al expresar sus pensamientos, que incluían algunas declaraciones escandalosas, pero que no dejaban ninguna duda de que quería decir lo que decía. He observado que en EE.UU. 2020, después de medio siglo de la tiranía de lo correcto, muy pocos estadounidenses son lo suficientemente valientes como para celebrar su libertad constitucionalmente protegida para pensar y expresarse libre y auténticamente.

Oí hablar de Yonatan justo antes de Navidad. «Las cosas se han puesto calientes desde la última vez que nos vimos», escribió, refiriéndose a una serie de ataques contra judíos ortodoxos en el área de Nueva York. Añadió: «De todos modos, todo este antisemitismo me ha traído muchos clientes, así que me mantengo ocupado».

Esta semana Yonatan y yo volvimos a la misma pizzería kosher en Monticello donde nos conocimos. Yonatan está muy molesto con los izquierdistas judíos. Cree que están destinados a destruir a los judíos, a Estados Unidos y al mundo entero.

«Mi opinión sobre el actual circo de destitución es que es una muestra típica de los intentos judíos subversivos de izquierda de socavar Estados Unidos desde dentro». En una forma de discurso que es típica de los llamados «antisemitas», Yonatan, un judío del ala ultraderechista judía semejante a la del rabino Meir Kahane, me escribió que el «motor detrás de esta campaña (juicio político) son judíos, judíos muy visibles. Y lo peor es que afirman que son sus ‘valores judíos’ los que los impulsan a hacer esto».

Pregunté a Yonatan quién es judío, o más bien, qué es judío y cuáles son los «valores judíos» «El pueblo judío es una nación, somos una nación antigua que se remonta a los israelitas bíblicos. Pero también somos una religión en el sentido de que somos guiados por un dogma religioso». Yonatan, un judío que está separado de la Torá ya no puede llamarse judío. Sostiene que los liberales judíos están involucrados en un ejercicio fraudulento «pretendiendo que los valores multiculturales y su mala interpretación de Tikun Olam son intrínsecos al judaísmo. [De hecho] el verdadero judaísmo de la Torá promueve cosas que los judíos liberales considerarían brutalidades como la esclavitud, la poligamia, la violación (en tiempos de guerra), el sacrificio de animales, la prohibición total de la homosexualidad, etc.»

Su respuesta me sorprendió y pedí a Yonatan que detallara el judaísmo y la esclavitud. Yonatan no tenía dudas. «La esclavitud -sujeta a reglas- está permitida en el judaísmo, por supuesto». Supongo que el mensaje central es que algunos judíos pueden oponerse a la esclavitud, sin embargo la oposición a la esclavitud no es un «valor judío». Incluso pueden oponerse a la esclavitud a pesar de los llamados «valores judíos». 

Al igual que el presidente Trump, Yonatan tiene duras palabras sobre el judaísmo de la izquierda judía. «En realidad se trata de judíos falsos asimilados, que comen carne de cerdo y profanan el sábado, afiliados al movimiento reformista radical de izquierda que ordenan a las mujeres como rabinos y llevan a cabo «matrimonios» homosexuales bajo una jupá. Estos fraudes helenistas (griegos) representan todo lo que es malo y feo sobre el judaísmo estadounidense y perpetúan el mito del judío subversivo con nariz de gancho que está detrás de cada intento insidioso de subvertir en sus países anfitriones».

No hace falta decir que Yonatan no aprueba a la Izquierda judía y su mantra duplicado, tuve que preguntarle si estaría dispuesto a entrenar militarmente a una rabina o a un cantor de la sinagoga gay.

«La realidad es esta, estas personas causaron el problema. Eso volverá al final para dañarlos. Entonces, ¿debería yo ir y salvarlos de los problemas que me causaron a mí y a todos los judíos?

«Sus acciones nos ponen en peligro a todos, ya que muchos gentiles estadounidenses ven esto correctamente como un intento de subvertir nuestra república por la cual lucharon y murieron e identifican al judío como el enemigo subversivo detrás de él». Está claro que en el universo de Yonatan el judío de izquierda es, con mucho, el elemento más peligroso en la sociedad occidental en general y en los Estados Unidos en particular.

Este miedo al judío asimilado e izquierdista puede sonar extraño para aquellos que son ajenos a la cultura, la historia y la tradición judía. El miedo a los judíos helenistas (griegos) es tan antiguo como el judaísmo. No hay nada más aterrador para los judíos rabínicos que el pensamiento de que algunos de sus hermanos respaldan la ética de los goyim: se suscriben al universalismo, la paz, la armonía y la igualdad. El sionismo nació para detener la asimilación, prometió llevar a los judíos de la diáspora a Palestina y convertirlos en un pueblo como los demás. El Bund antisionista, un partido judío comunista revolucionario de Europa del Este que nació literalmente el mismo año que el sionismo (1897), también fue un intento de evitar que los judíos se unieran a la ruta «helénica» al ofrecerles a los judíos un camino tribal dentro del contexto de una futura revolución soviética. Golda Meir pensó que la verdadera amenaza para la existencia judía no era el conflicto árabe-israelí sino los matrimonios mixtos. Yonatan, como todo judío observante, sabe que Hanukah es una celebración de la victoria del judaísmo conservador tradicional sobre las voces judías helénicas que amenazaban con liberar a los judíos de sí mismos.

Pregunté a Yonatan por qué los judíos parecen propensos a la política subversiva y revolucionaria. Para Yonatan «hay un elemento subversivo y malvado dentro del judaísmo incluso antes de que se diera la Torá. Hay numerosos ejemplos de esto en la Torá de los judíos que viven en medio de nosotros y subvierten nuestra causa». Según Yonatan, Saul Alinsky es un ejemplo perfecto de judío destructivo tan revolucionario Marx. Le pregunté si Jesús debería ser agregado a la lista de estos personajes judíos subversivos. Yonatan evitó la pregunta probablemente porque la respuesta incorrecta podría poner en peligro su futura alianza con la derecha cristiana.

Yonathan me escribió que «generalmente son los más identificables (los judíos ortodoxos) quienes son el blanco de la comprensible reacción antisemita». Es la gente como él, escribió, que «está en la posición de no tener más remedio que luchar contra los conservadores cristianos blancos de derecha, personas que serían nuestros aliados naturales en circunstancias normales si estos judíos helenistas no deshonraran con su maldad el nombre de Dios».

Sentí la necesidad de corregir a Yonatan y le señalé que, por el momento, no son los «nacionalistas blancos» los que han atacado a los judíos ortodoxos. Han sido las comunidades negras en el área de Nueva York que se sienten étnicamente desplazadas por los guetos ortodoxos en constante expansión. Le pregunté cuál es el núcleo de esta aparentemente emergente guerra callejera negra/judía. ¿Tiene algo que ver con las comunidades judías ortodoxas que pueden usar ciertas tácticas poco éticas?

Yonatan no está impresionado con los afroamericanos. Por alguna razón ve el choque entre las comunidades judías ortodoxas y negras como una manifestación de un acto revolucionario de «izquierda». Le señalé que no hay nada siquiera remotamente «zurdo» en los recientes ataques contra comunidades ortodoxas. Él me expresó algunos puntos de vista racistas ardientes. Los cito no porque sean verdaderos, porque no lo son, sino para proporcionar una descripción precisa de la visión del mundo de Yonathan. Dijo que estamos tratando con «personas salvajes, han estado en Estados Unidos tanto como los blancos han estado aquí». Están libres de esclavitud por más de 150 años. Disfrutan de la misma libertad que los blancos, la segregación terminó hace 50 años… A pesar de esa mirada, ¿dónde están ahora? Sin embargo, miren a los judíos, vinimos a fines del siglo XIX y principios del XX. Y mira dónde hemos llegado, vinimos pobres, con mantas en nuestras espaldas, trabajamos en maquiladoras. Ahora estamos a la cabeza de la sociedad. El yerno de Trump es judío, los judíos son los principales banqueros, controlamos la Reserva Federal, controlamos Hollywood, todos esos abogados, los mejores abogados, los mejores contadores, todos los médicos más grandes, tenemos riqueza, tenemos poder, pero esto es desproporcionado con nuestro tamaño: somos solo el 2% de la población. Mira a los negros. Son el 13 % de la población y en su mayor parte viven en la pobreza. Sienten una tremenda sensación de celos hacia nosotros que se convierte en un tremendo odio sediento de sangre».

Le señalé que los recientes ataques en la ciudad de Nueva York no estaban dirigidos a banqueros judíos, médicos o abogados, sino a judíos ortodoxos que tienden a ser pobres y dependientes de ayudas externas. Yonatan piensa que esto es simplemente porque los judíos ortodoxos son fácilmente identificables como judíos. Le señalé que las comunidades rabínicas han utilizado algunas tácticas bárbaras expansionistas para limpiar a los negros y otros de las áreas en las que quieren expandirse, como Kiryas Joel, Crown Heights, Nueva Jersey, etc. Yonatan admitió que esto es cierto. Las comunidades ortodoxas judías, de hecho, usan algunos «medios poco éticos» para lograr su objetivo, pero, dijo, no se comportan de esa manera exclusivamente con los negros, sino que también usan esos medios contra los blancos. Yonatan parece estar diciendo que los judíos ortodoxos no discriminan a los negros en particular, en general desprecian a otros grupos también.

Yonatan cree que «Trump es el mejor amigo que los judíos han tenido y ha dedicado tanto esfuerzo para estar con nosotros y defendernos… Lo menos que le debemos es defenderlo contra este malvado complot judío izquierdista para derrocar la mayor esperanza que Estados Unidos ha tenido en muchas generaciones. Es nuestro trabajo ser una luz sobre las naciones y eso es exactamente lo que debemos hacer, luchar contra nuestro enemigo desde adentro, los izquierdistas, los multiculturalistas y los judíos reformistas».

Cuando le pregunté Yonatan si deberíamos esperar una batalla abierta entre los llamados «verdaderos judíos» y los «izquierdistas» en el corto plazo, dijo que pensaba que sí. Yonatan cree que los llamados goyim no tienen la capacidad de confrontar o incluso abordar los síntomas de los judíos de izquierda: otros ni siquiera comienzan a comprender la profundidad del problema. Solo los «verdaderos judíos» pueden lidiar con la amenaza culturalmente invasiva y eventualmente salvar a los judíos, liberar a Estados Unidos y al resto del mundo. Estados Unidos está dividido, dijo, «estamos trabajando para prepararnos para un bugalú», la guerra civil que se avecina entre patriotas estadounidenses que se adhieren a los «valores judeocristianos» y la llamada izquierda multicultural. Al ubicar este conflicto futuro dentro del contexto de la división norte/sur de Estados Unidos, Yonatan se ve a sí mismo como un escuadrón confederado contemporáneo.

Terminé preguntándole si considera que la situación en Estados Unidos de alguna manera se parece a Alemania en la década de 1930. «Ciertamente», dijo.

Fuente: https://www.unz.com/gatzmon/impeachment-and-antisemitism/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

0