Recomiendo:
2

La fachada democrática

Fuentes: gilad.online

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

El día de las elecciones innumerables comentaristas progresistas y liberales de todos los medios de comunicación fueron lo suficientemente necios como para admitir que la batalla en juego no era realmente sobre Trump o Biden, sino sobre el estilo estadounidense, el futuro, por así decirlo, del discurso público y la vida pública en Estados Unidos.

Los progresistas y los liberales tenían la suficiente confianza para creer que con casi 100 millones de boletas emitidas antes del día de las elecciones, los estadounidenses ya habían lanzado un espectáculo sin precedentes de rechazo a todo lo que pueda parecerse levemente a los “valores conservadores”. Estaban convencidos de que Estados Unidos ya había tomado su decisión. Para ellos, debo asumir, la elección fue solo un acto de formalidad. Básicamente, la batalla ya estaba ganada.

 Pero unas horas más tarde, quedó claro que los encuestadores fallaron completamente una vez más. Los “trumpistas” se negaron a evaporarse. Crecieron sustancialmente e incluso se expandieron demográficamente en algunos territorios electorales «inesperados», tradicionalmente asociados con la política demócrata.

El significado claro de la elección es que Estados Unidos, como la mayoría de los demás estados occidentales, está dividido en dos sociedades opuestas que tienen muy poco en común. Mucho más preocupante es el hecho evidente de que los dos lados de la división no se pueden tolerar mutuamente.

Por mucho que la izquierda, progresistas y liberales estén convencidos de la absoluta vigencia de su forma de pensar, hasta el punto de que insisten en dictarla con medidas autoritarias y tiránicas, mucha gente no compra e incluso rechaza esos valores. Muchos estadounidenses no aceptan el cambio identitario. Muchos estadounidenses no están convencidos en absoluto de que el género no sea binario. Supongo que lo más decepcionante y preocupante para el Partido Demócrata es el hecho de que miembros de «diversas minorías», como los llaman los demócratas, hayan cambiado de bando. Se convirtieron en partidarios de Trump.

Esto es muy fácil de explicar. El Partido Demócrata ofrece a los negros, gays, latinos y las llamadas “minorías diversas” quedar marginados para siempre en una amalgama de “Otros Unidos”. El Partido Republicano está ofreciendo a esas personas una integración inmediata como gente común en el reino estadounidense. Todo lo que necesitan hacer es conseguir una gorra de béisbol roja y unirse al próximo mitin local de Trump. Esta es la unión existencial más básica de la que se haya dado dentro del discurso revolucionario de izquierda, pero solo se materializó en un tsunami sostenido y populista de resistencia política dentro de los contextos de la política populista de derecha.

En el mundo al revés en el que vivimos el Partido Republicano se ha convertido en el partido de la clase trabajadora estadounidense. Personas que se definen por su adhesión a los valores familiares, la iglesia, el trabajo duro y se ven a sí mismos como los estadounidenses. El Partido Demócrata, que decía ser la voz de esos trabajadores, se ha ido transformando gradualmente en un conglomerado identitario urbano. Un colectivo de personas “como” humanos que insisten en identificarse con su biología, “como mujer, como gay, como trans, como negro, como judío”.

En el mundo al revés en el que vivimos la izquierda terminó adoptando el aspecto ideológico hitleriano más vergonzoso y problemático, a diferencia del fascismo italiano que se adhirió al concepto de “socialismo del pueblo italiano”, o del nazismo temprano que impulsó la idea de «Igualdad de las personas de habla alemana», insistió Hitler sobre el «socialismo de una sola raza». Hitler creía que la política de la gente es intrínseca a su biología. A diferencia del pensamiento tradicional de izquierda inclusivo que estaba orientado a la clase, la izquierda contemporánea empuja a la gente a identificarse políticamente en términos biológicos: “como mujer, como negra, como gay, como trans”, etc. El Partido Republicano, por otro lado, se está acercando cada vez más a la política de clase universal. 

En la mañana del 3 de noviembre la prensa liberal estaba lista para anunciar que había ganado la filosofía del «como». Pero tal como están las cosas en este momento, esta batalla entre el pueblo “como pueblo” y los “estadounidenses” puede convertirse en un conflicto realmente violento, ya que no hay nadie en Estados Unidos ni en ningún otro lugar que sepa cómo unir a la gente en un concepto simple de condición de pueblo. Una vez más este no es un fenómeno estadounidense. La misma división exacta y la falta de una perspectiva política unificadora es actualmente evidente en todos los estados occidentales.

El jueves Wall Street subió sustancialmente. Naturalmente muchos comentaristas creían que nuestros oligarcas y magnates financieros estaban entusiasmados con la probabilidad de que Biden ganara las elecciones estadounidenses. Pero también es posible que Wall Street estuviera mucho más emocionado por la perspectiva de una posible guerra civil. Cuando las personas luchan entre sí, el capitalismo, el mamonismo y la usura pueden celebrarse sin piedad y sin límites. Esto es exactamente lo que busca Wall Street.  

También puede ser posible que en el universo global en el que vivimos, en un mundo donde todas las preocupaciones existenciales se reintroduzcan como “amenazas globales” relacionadas con el calentamiento global, turbulencias financieras globales, pandemias globales, etc., en un estado de amargura, la guerra civil es exactamente donde el capitalismo global quiere que estemos las personas. La democracia y la fantasía de la elección política, como tal, son solo un camuflaje. Están ahí para transmitir la imagen de que el caos actual es simplemente nuestra elección o culpa. 

Fuente: https://gilad.online/writings/2020/11/7/the-democratic-faade

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

2