Recomiendo:
5

Quién creó la "doctrina" sobre las razas "favorables" y "desfavorables"

Los juicios de Núremberg condenaron la eugenesia pero no se revelaron sus raíces

Fuentes: Fondsk

Traducido del ruso por Juan Gabriel Caro Rivera

Hace 75 años en la pequeña ciudad alemana de Nuremberg (1) se abrió un juicio internacional contra los principales criminales de guerra nazis. En los discursos de fiscales y expertos a menudo se oía la palabra «eugenesia», la doctrina del Tercer Reich que justificaba la destrucción de los pueblos. La piedra angular de esta doctrina fue la tesis de la división de la humanidad en razas superiores e inferiores. 

Hitler y sus asociados también clasificaron a los eslavos de “inferiores», la mayoría de los cuales vivían en el territorio de la URSS. La mayoría de ellos debían ser destruidos; el resto se convertiría en esclavos de los representantes de la raza germánica. 

En Alemania surgió la idea de que los alemanes tienen un espíritu especial que otros pueblos no habían tenido antes. El teólogo Johann Herder (1744-1803) y Johann Fichte (1762-1814) discutieron este tema. Sin embargo, reconocieron la presencia de un espíritu nacional entre otros pueblos, sin intentar probar que el espíritu germánico es el más alto. Más tarde el tema del espíritu nacional fue continuado por el escritor y sociólogo francés Joseph Gobineau (1816-1882), quien formuló la tesis sobre la superioridad de la raza aria sobre otras razas y pueblos. Un ideólogo de la superioridad de la raza aria también fue Richard Wagner (1813-1883), quien creía que el espíritu heroico germánico fue engendrado por la sangre nórdica. Adolf Hitler en su juventud estaba fascinado por las ideas de la superioridad aria. 

Sin embargo, Hitler y otros ideólogos de la superioridad racial de los arios carecían de una base «científica natural». Y en esto fueron ayudados por los británicos y los estadounidenses, que implantaron la eugenesia en Alemania durante el período entre las dos guerras mundiales, que se convirtió en la base «científica» del genocidio llevado a cabo por el Tercer Reich. 

En la mayoría de los diccionarios, la eugenesia se define como la doctrina de la selección en relación con una persona y sobre formas de mejorar sus propiedades hereditarias, diseñada para combatir los fenómenos de degeneración en el acervo genético humano.  

Es seguro decir que el lugar de nacimiento de la eugenesia es Inglaterra. Su padre fundador es el antropólogo Sir Francis Galton, primo de Charles Darwin. En 1865, publicó un artículo, «Talento y carácter hereditarios», donde describió sus principales postulados. Galton definió la eugenesia como una actividad científica y práctica para desarrollar variedades mejoradas de plantas cultivadas y razas de animales domésticos, así como para mejorar la herencia humana. La eugenesia se convirtió en parte de la genética, cuyo fundador es considerado Gregor Johann Mendel (1882-1884), un biólogo y botánico austríaco, un monje agustino. Experimentando con semillas de guisantes de diferentes variedades, Mendel demostró que, basándose en ciertas reglas y proporciones verificadas matemáticamente, es posible crear nuevas variedades con propiedades predeterminadas. Otros biólogos europeos tomaron las ideas de Mendel introduciendo los conceptos de «cromosoma» y «gen». 

Galton se inspiró en el trabajo de su primo Charles Darwin, quien publicó El origen de las especies en 1859. El título completo de este libro suena elocuente: «Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida». Este nombre implica que existen razas «favorables» en el mundo y existen razas «desfavorables», ya huele a eugenesia. Darwin no tenía dudas de que la raza más «favorable» eran los anglosajones y, aparentemente, temía que la raza anglosajona «favorable» pudiera desaparecer o degradarse. En su trabajo «El origen del hombre y la selección sexual» (1871) señaló que una persona «podía hacer algo por selección racional no solo por la constitución física y la apariencia de sus descendientes, sino también por el desarrollo de sus cualidades mentales y morales» (Darwin C. El origen del hombre y la selección sexual // Darwin Ch. Works. M.: Editorial de la Academia de Ciencias de la URSS, 1951. T. 5, p. 655). 

Las actitudes de Darwin estaban presentes en un nivel subconsciente. Los antepasados de Charles eran personas ideológicas y su espíritu ideológico se formó en las logias masónicas. El padre de Charles, Robert Darwin, un rico médico y financiero, era un masón de clase alta. Aún más famoso fue el abuelo de Charles Erasmus Darwin (1731-1802), también francmasón, una de las figuras más importantes de la Ilustración británica, naturalista, escritor, amigo cercano del padre fundador de los Estados Unidos, Benjamin Franklin. Erasmus Darwin vivió en un momento en que la ideología de la exclusividad de la raza anglosajona se estaba estableciendo en Gran Bretaña. Esto se debió en gran parte a la política colonial de Londres, que, actuando a través de la Compañía Británica de las Indias Orientales, conquistó el mundo y formó el imperio colonial británico.

Las ideas principales de lo que más tarde se denominó darwinismo fueron esbozadas por el abuelo de Charles Darwin en sus tratados, el más famoso de los cuales fue la Zoonomía o las leyes de la vida orgánica (1794). La Iglesia Católica incluyó este trabajo en la lista de libros prohibidos. 

En el siglo XVIII en Inglaterra no había rastro del concepto de «darwinismo», pero existía la ideología del darwinismo social. Thomas Malthus (1766-1834), sacerdote, demógrafo y economista inglés, miembro de la Royal Society of London, sentó sus bases. Malthus fue mejor conocido por su libro Ensayo sobre el principio de la población (1798), donde anunció que la humanidad estaba en peligro frente a la catástrofe ya que la población crecía exponencialmente y la producción de alimentos y otros productos vitales, de forma aritmética. Los desastres naturales y las epidemias son mecanismos «naturales» que mitigan los desequilibrios, pero no son suficientes. Es necesaria una regulación consciente de la población. Incluso las guerras son adecuadas para esto, pero sería aún mejor si las personas estuvieran involucradas en la autorregulación (limitando el número de niños en la familia) y las autoridades controlaran los procesos demográficos. Durante la época de Charles Darwin el neomalthusianismo ya había aparecido y la eugenesia se convirtió en uno de los instrumentos de su política práctica en el siglo XX. 

El propio Charles Darwin dudaba del éxito de las ideas que expuso en El origen de las especies. Aquí está una de sus confesiones de este tipo: “Durante muchos años he estado recopilando notas sobre el origen de los humanos sin ninguna intención de publicar nada sobre este tema, sino más bien con la intención de no publicar mis notas, ya que creía que podrían solo fortalecer los prejuicios que existían en contra de mis puntos de vista” (Darwin Ch. op. cit., p. 133). 

Darwin llamó a la versión del origen del hombre procediendo del mono una «hipótesis». Sin embargo, para aquellos que estaban interesados en la destrucción del cristianismo, era importante hacerla la única e indiscutible versión del darwinismo que rechazaba el dogma cristiano sobre la creación del hombre por Dios a su propia imagen y semejanza. Y a fines del siglo XIX la hipótesis del mono de Darwin se había convertido en una «teoría». Un papel importante en esto pertenecía a Thomas Huxley (1825-1895), quien se llamaba el Bulldog de Darwin. Thomas Huxley, un masón, miembro y luego presidente de la Royal Society of Londres, era un fanático de la hipótesis del mono e hizo que muchos creyeran en ella. 

La descendencia de Thomas Huxley también contribuyó al avance del darwinismo. En primer lugar, sus tres nietos: Aldous Huxley (1894-1963), autor de la novela distópica Brave New World (Un mundo feliz, 1932), uno de los participantes activos en el proyecto de la CIA el MK-Ultra (promoción de drogas y la ideología del «amor libre» en Estados Unidos); Julian Huxley (1887-1975) – biólogo evolutivo, autor de la teoría sintética de la evolución, miembro de la Royal Society of Londres, primer director general de la UNESCO, iniciador de la creación del Fondo Mundial para la Naturaleza; Andrew Huxley (1917-2012) – neurofisiólogo y biofísico, miembro de la Royal Society of Londres, Premio Nobel de Fisiología y Medicina (1963). 

Un estudio de los puntos de vista de los representantes de la élite intelectual británica sobre la evolución, la selección natural y el descenso del hombre del mono muestra que operan en dos versiones. Uno es para los «extraños», la otro es para los «elegidos». Para los «extraños», esta es aproximadamente la versión del darwinismo que se enseñó en las escuelas soviéticas. Dicen que el hombre es producto de la evolución y descendiente de un mono. En el proceso de una mayor selección «natural», una persona mejorará; nadie necesita interferir en este proceso. Y la versión para «uso interno» es completamente diferente: existe, como enseña la eugenesia, el peligro de la degradación humana. Una amenaza particular es la pérdida de los atributos de la «raza superior» por parte de la élite anglosajona. Es necesario intervenir activamente en la formación de razas y pueblos humanos. La eugenesia es una herramienta esencial para la selección consciente. 

A principios del siglo XX la eugenesia capturó las mentes de muchos intelectuales británicos: HG Wells, Bernard Shaw, Bertrand Russell, Houston Chamberlain y otros. La Enciclopedia Británica de 1911 llamó a la eugenesia «un medio natural para mejorar la raza humana mediante la aplicación inteligente de las leyes de la herencia». La eugenesia fue apoyada con entusiasmo por Winston Churchill. 

Incluso antes del estallido de la Primera Guerra Mundial los políticos del Nuevo Mundo se dejaron llevar por la eugenesia. Por ejemplo, el futuro 28º presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson. En Estados Unidos la eugenesia no era solo una ideología, sino que prácticamente se implementó allí. En forma de esterilización forzada de personas (varias decenas de miles de personas fueron sometidas a ella), prohibiciones de matrimonios mixtos, la imposición de prohibiciones a la inmigración de personas con ciertas características étnicas y genéticas, etc. Si Gran Bretaña fue el laboratorio en el que se formó la eugenesia, Estados Unidos se convirtió en un campo de pruebas donde se pusieron en práctica recomendaciones «científicas». En las décadas de 1920 y 1930 se aprobaron leyes eugenésicas a nivel federal y en la mayoría de los estados de EE. UU. Las últimas leyes fueron canceladas solo a mediados de la década de 1960.  

Y en su totalidad la eugenesia se mostró en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. El mundo anglosajón armó a Alemania por adelantado con ideas y herramientas prácticas de eugenesia. Contaré en otro artículo cómo los británicos y los estadounidenses transmitieron su experiencia en el campo de la eugenesia al Tercer Reich. 

Ahora solo señalaré que los criminales nazis que llevaron a cabo el genocidio bajo la bandera de la eugenesia fueron condenados en los juicios de Nuremberg, pero los «expertos» estadounidenses y británicos que prepararon este genocidio estuvieron detrás de escena. La eugenesia sobrevivió con éxito a los ensayos de Nuremberg, pero este nombre desapareció y en su lugar aparecieron otros nombres: «ingeniería genética», «corrección genética», «construcción genética». Y el líder en estas investigaciones sigue siendo el mundo anglosajón.

Nota:

1. https://www.fondsk.ru/news/

Fuente: https://www.fondsk.ru/news/

5