Recomiendo:
3

Cuba frente a la Covid-19

«Vas bien, Fidel»

Fuentes: Rebelión

El 8 de enero de 1959, al frente de la columna guerrillera «José Martí», Fidel Castro Ruz entraba triunfante en La Habana. De importancia histórica fue su alocución en el antiguo Campamento Militar Columbia, emblema del poder castrense en Cuba en el período del dictador Fulgencio Batista. En medio del discurso, el Comandante en Jefe hace una pausa para dirigirse a Camilo Cienfuegos y con una sonrisa dibujada en su rostro le pregunta: «¿Voy bien, Camilo?» «Vas bien, Fidel», le responde el comandante de la columna «Antonio Maceo» Desde ese momento quedó inmortalizada la expresión del «Héroe de Yaguajay», la cual demostró la confianza que había entre los dos comandantes del Ejército Rebelde.

Hoy, en medio de un bloqueo económico de sesenta años y una campaña de estigmatización por parte del imperialismo yanqui, Cuba enfrenta la pandemia de la COVID-19 con la grandeza, el humanismo y la superioridad moral del Comandante en Jefe Fidel. A pesar de los ataques y el aislamiento, la mayor de Las Antillas se ha convertido en una potencia científico-médica gracias a la proyección de Fidel, quien afirmaba que solo el desarrollo humano podía enfrentarse a cualquier adversidad. Por ende, el progreso médico de la isla fue considerado un baluarte de la Revolución, y el acceso a la salud con altos índices de calidad no era solo un privilegio de los cubanos, sino también de los pueblos olvidados que necesitaran de la solidaridad de la isla.

Frente a la COVID-19, los esfuerzos de Cuba están dirigidos a garantizar el bienestar de la población mundial. Actualmente, hay más de trece brigadas médicas con más de 600 profesionales en distintas partes del mundo. Más de 40 países han solicitado a la isla asistencia médica para enfrentar la pandemia que hoy afecta 175 países, según declaraciones del Ministerio de Salud Pública de Cuba. La respuesta no ha sido otra que enviar a integrantes del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve –creado por Fidel en el año 2005– a distintas partes del mundo, conscientes del riesgo que enfrentaran en esta lucha contra la pandemia. Las y los médicos cubanos ya están colaborando en la batalla contra la COVID-19 en Italia, Venezuela, Nicaragua, Granada, Antigua y Barbuda, San Vicente y las Granadinas, El Salvador, Surinam, San Cristóbal y Nieves, Jamaica, Andorra, Belice, Dominica, Santa Lucía y pronto en Angola. Sin embargo, la infinita solidaridad de Cuba no se reduce al actual desafío que enfrenta la humanidad, pues la historia de su Revolución está caracterizada por el apoyo incondicional a distintos países, por ejemplo, asistiendo a los haitianos luego del terremoto del año 2010, combatiendo junto a los africanos el Ébola, e incluso brindado auxilio a las víctimas del huracán Katrina en Estados Unidos.

Además, uno de los medicamentos desarrollados en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba (creado en 1986), el antiviral Interferón Alfa-2B Recombinante (IFNrec), ha sido utilizado para el tratamiento de la COVID-19, principalmente en la República Popular de China. Es un claro ejemplo de la innovación médica y biotecnológica de la isla a pesar del recrudecimiento de las sanciones. La visión humanista de Fidel permitió que Cuba fuese vanguardia biomédica y hoy tuviese la capacidad de enfrentar no solo la pandemia en su territorio, sino también en otras regiones. No obstante, el imperialismo yanqui impide el desarrollo de las campañas médicas de Cuba en otros países que están bajo su órbita.

El 5 de diciembre de 1988, en el discurso pronunciado en el Acto de Conmemoración del XXXII Aniversario del desembarco del Granma, Fidel menciono que “(…) ser internacionalistas es saldar nuestra propia deuda con la humanidad. Quien no sea capaz de luchar por otros, no será nunca suficientemente capaz de luchar por sí mismo”. Hoy, el internacionalismo y la solidaridad cubana le han dado una bofetada al individualismo y el egoísmo del imperialismo yanqui. Una pequeña isla, con una historia excepcional de dignidad y altruismo, víctima de sanciones económicas, ha demostrado al mundo entero su grandeza y disposición de ofrecer lo poco que tiene. Dijo una vez una poetisa nicaragüense: “La solidaridad es la ternura de los pueblos.”

El pueblo heroico de Cuba erigido sobre el internacionalismo de Fidel demuestra que otro mundo sí es posible. En cada país donde llegan las y los médicos cubanos son recibidos con aplausos y admiración, así como una vez el pueblo cubano recibió al Ejército Rebelde, solo que esta vez el ejército no lleva uniformes verde olivo sino batas blancas. Hoy el ejemplo de Fidel recorre las salas de los hospitales y los laboratorios clínicos del mundo. Sí hoy Fidel tuviera que volver a preguntarle a Camilo: «¿Voy bien, Camilo?», sin duda alguna Camilo volvería a responder: «Vas bien, Fidel».