Recomiendo:
0

Arquitectura y Revolución

El monumento a Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht

Fuentes: Sin permiso

«¡El orden reina en Berlín!»: ¡Estúpidos secuaces! Vuestro «orden» está construido sobre la arena. Mañana la revolución se levantará vibrante y anunciará con su fanfarria, para terror vuestro: ¡Yo fui, yo soy y yo seré! (Últimas palabras de Rosa Luxemburgo escritas la noche de su asesinato)   Acabamos de sufrir la mayor de las pérdidas. […]

«¡El orden reina en Berlín!»: ¡Estúpidos secuaces! Vuestro «orden» está construido sobre la arena. Mañana la revolución se levantará vibrante y anunciará con su fanfarria, para terror vuestro: ¡Yo fui, yo soy y yo seré! (Últimas palabras de Rosa Luxemburgo escritas la noche de su asesinato)

 

Acabamos de sufrir la mayor de las pérdidas. El duelo nos embarga por partida doble. Nos han arrebatado a dos líderes, dos jefes cuyos nombres quedarán inscritos por siempre jamás en el libro de oro de la revolución proletaria: Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo. (León Trotsky)

 

El marxismo revolucionario tiene entre sus figuras notables a Rosa Luxemburgo [1871-1919]. Muchas biografías se han escrito sobre ella, la de Paul Frölich narra en Rosa Luxemburgo. Vida y obra -en su capítulo final «Hacia la muerte»- las vicisitudes de los últimos días de su vida hasta su asesinato el 15 de enero de 1919, perpetrado por el gobierno socialdemócrata en el Berlín de entonces.

Seguir leyendo…

0