Marcos Silva Martínez C.

Artículos

Aunque a muchos no les parezca, vivimos la tiranía de la dictadura del capitalismo global, defendida tácitamente por gobiernos mediocres y secuaces, del neocolonialismo del imperialismo global.

Colombia acumuló más de 200 años de supuesta vida independiente y soberana. Solo después de dos siglos, de supuesto ejercicio democrático del poder público, fue posible la elección de un gobernante de izquierda.

Los enemigos del actual gobierno, con su oposición irracional y perversa, a todo lo que signifique desarrollo socioeconómico integral, le están demostrando a las mayorías nacionales, que son los enemigos del desarrollo nacional y del pueblo en general.

El flagelo de la corrupción impide el desarrollo integral que necesita la nación.

El inédito cambio de jefe de gobierno y el perfil del gobernante elegido, son resultados forjados en el tiempo. Fue posible después de más de doscientos años de oscurantismo político y de padecer los resultados y efectos de 118 erráticos, mediocres, lacayos e irresponsables gobernantes, desde 1810.

La realidad colombiana es absolutamente lo contrario de lo que pregonan el gobierno y los usufructuarios del poder político y económico: el desempleo crece al igual que la precariedad salarial y la pobreza.

1 2 3 5