El Roto inspirado en Goya sacude conciencias desde El Prado

Fuentes: El asombrario

Andrés Rábago, El Roto, lleva al claustro de los Jerónimos del Museo del Prado 36 dibujos fuertemente inspirados en su admirado Goya. Su forma austera y directa de reflejar la violencia machista, la crítica a la iglesia, al abuso de poder… nos sacude y nos abre los ojos a lo esencial como una bofetada. La muestra «No se puede mirar» puede visitarse hasta el 16 de febrero.

 

De aquellos polvos…. Estos lodos. El Roto.  

Sacarnos una sonrisa para un instante después convertirla en una mueca de horror. Es uno de los logros de Andrés Rábago, El Roto, que no solo consigue remover nuestra conciencia desde hace décadas con sus punzantes viñetas en medios impresos, sino también, y de forma igualmente potente, con los dibujos que se exhiben estos días, en plena celebración de sus 200 años, en el Museo del Prado.

La muestra se compone de 36 dibujos a la aguada que el artista realizó durante 2018 para ser expuestos en la pinacoteca madrileña y está íntimamente unida a la obra de Goya, especialmente a sus dibujos, que se exponen unos pisos más abajo, bajo el título Solo la voluntad me sobra.

Son muchos los lazos que unen la obra de ambos artistas, separados por un lapso temporal de dos siglos. Sin pensarlo mucho brotan las similitudes: el reflejo descarnado de la sociedad del momento, sus vicios, sus lacras más vergonzosas, la miseria moral… Todo ello mostrado con genialidad y sin tapujos, de forma que nos golpea en la cara y nos obliga como espectadores, lo queramos o no, como mínimo a reflexionar.

Curiosamente, la muestra de El Roto lleva por título No se puede mirar, haciendo referencia directa a uno de los dibujos del genio de Fuendetodos, y con un doble juego como significado: lo que los poderosos/abusadores no nos permiten ver, lo que quieren ocultar para que sigamos en la inopia y no podamos denunciarlo (aquella vieja, pero efectiva idea de «pan y circo»); y también lo que no podemos ver porque es tan inmoral y tan real que nuestro primer impulso es retirar la mirada.

Entre estos 36 dibujos de El Roto encontramos, por ejemplo, Nos vigilan, con un enorme ojo con alas de murciélago que escruta el mundo entero y nos lleva a pensar en ese Gran Hermano orwelliano que todo lo ve y que busca el control absoluto. También resulta impactante La contaminación, dibujo inspirado en el Perro semihundido de Goya, en el que El Roto cambia la figura del animal por la caricatura de Goofy, el personaje de Disney.