Recomiendo:
0

Entrevista con Franck Gaudichaud y Ignacio Ponce

La novedad editorial anticapitalista en Chile: ‘América Latina: Emancipaciones en construcción’

Fuentes: Rebelión

«Emancipación (del latín emancipatio, -onis): Acción de liberarse de un vínculo, de una traba, de un estado de dependencia, de una dominación, de un prejuicio»  ‘América Latina: Emancipaciones en construcción’ es un libro recopilatorio editado recientemente por el Doctor en Ciencia Política Franck Gaudichaud ( http://www.rebelion.org/autores.php?id=59 ), y traducido por Rocío Gajardo, con el apoyo […]

«Emancipación (del latín emancipatio, -onis):

Acción de liberarse de un vínculo, de una traba,

de un estado de dependencia, de una dominación, de un prejuicio»

 ‘América Latina: Emancipaciones en construcción’ es un libro recopilatorio editado recientemente por el Doctor en Ciencia Política Franck Gaudichaud ( http://www.rebelion.org/autores.php?id=59 ), y traducido por Rocío Gajardo, con el apoyo incondicional de Darío G.G. Para su publicación en Chile se reunieron dos editoriales independientes, Tiempo Robado ( https://tiemporobadoeditoras.wordpress.com/ ) y América en Movimiento ( http://americaenmovimiento.cl/ ).

El texto está fabricado de muchos textos de poderosa profundidad analítica (una verdadera novedad en el pobre panorama editorial chileno, salvo excepciones contadas, como la Plataforma Nexos ( http://www.plataforma-nexos.cl/ ), la Editorial Quimantú ( http://www.quimantu.cl/ ), la Librería Proyección ( http://www.libreriaproyeccion.cl/ ), Librería Crisis de Valparaíso ( https://libreriacrisis.wordpress.com/ ), Lom Ediciones ( http://www.lom.cl/ ), Le Monde diplomatique-Chile ( http://www.lemondediplomatique.cl/ ), El Desconcierto ( http://eldesconcierto.cl/publicaciones/ ), entre otras pocas).

El mosaico analítico recorre manifestaciones de resistencias anticapitalistas significativas de los pueblos latinoamericanos de Chile, México, Bolivia, Venezuela, Brasil, Ecuador, Colombia, Argentina y Uruguay. Sus claves son liberadoras, lúcidas, amplias, dinámicas, en despliegue y se fundan sobre el análisis concreto de la realidad concreta de cada una de las experiencias registradas críticamente.

Para conocer sus determinaciones principales, el periodista se entrevistó con el editor del libro, Franck Gaudichaud, y uno de los representantes de América en Movimiento, Ignacio Ponce.

https://tiemporobadoeditoras.files.wordpress.com/2015/10/afiche-3-01-2.jpg

 

-¿Cuál es el objetivo de la publicación?

(Franck Gaudichaud) «El libro busca reunir varias luchas ejemplares de distintos países de la región, como comunidades indígenas, campesinas, obreras, mujeres en lucha, feministas, etcétera, que nos permitan sacar algunas lecciones de caminos emancipatorios y de sus problemas. El texto refleja experiencias marcadas por la autogestión, la ruptura con el neoliberalismo, el patriarcalismo y el imperio.»

-¿Y desde tu perspectiva, Ignacio?

(Ignacio Ponce) «La edición realizada por Franck logra rescatar esas luchas cotidianas y por abajo de Latinoamérica en sus diversos pueblos. Lo relevante para el caso de Chile, es que hoy también se están dando distintas luchas en distintos lugares, aquí mismo. También el libro permite conocer luchas similares y distintas a lo largo del continente, y comprender que en otros países se viven conflictos y tensiones, al igual que en Chile, incluso en aquellos donde se transitan procesos progresistas. El texto nos enseña que si en Chile llega a existir algún gobierno de carácter ‘de izquierda’, ello no significará para nada el fin de los conflictos. Tal como se vivió durante el gobierno de la Unidad Popular.»

-¿Qué conflicto revelan los textos escogidos?

(FG) «Actualmente, estamos en medio de un debate donde encontramos entre otros por un lado, a Emir Sader, Atilio Borón; y por otro costado, a Alberto Acosta, Maristella Svampa o Raúl Zibechi. Allí se discute si nos encontramos en una inflexión, un reflujo, un agotamiento, una nueva etapa, según las posiciones, de lo que en algún tiempo se denominó ‘giro a la izquierda’ o ‘reorientación nacional-progresista’ de varios gobiernos de América Latina (en particular América del Sur). Ahora bien, más allá de que estemos frente a un nuevo ciclo o no, lo que se ve realmente es que se agudizan las tensiones entre los movimientos populares y los gobiernos. El caso tal vez más claro, es lo que ocurre en Ecuador (sectores de pueblos indígenas y de la izquierda en contra de las políticas extractivistas del Ejecutivo). Al mismo tiempo, se están reactivando las luchas populares en toda la región, independientemente de los gobiernos, contra del modelo de acumulación extractivista. Sean batallas campesinas o urbanas existen movilizaciones colectivas que enfrentan la depredación extractivista o diversas formas de saqueos provocadas por el capital transnacional, apoyadas o toleradas por los gobiernos según los paises. Al respecto, aún existe una visión muy desarrollista dentro del progresismo y de las izquierdas. Aunque, por cierto, el debate no es si los ecologistas del Norte y las ONG’s del Sur, al decir del vicepresidente de Bolivia García Linera, ‘nos quieren condenar a congelar la naturaleza, transformarnos en guardaparques y a seguir siendo pobres’ o si buscamos un modelo de un neocapitalismo más «soberano». No, por supuesto que la discusión no es esa. Par salir del maldesarollo, de la urgencia social y de la dependencia, obvio que se necesita y necesitará explotar las riquezas y transformar la naturaleza, pero el problema es si esa explotación se da o no en condiciones y perspectivas de construcción de una economía post-extractivista sustentable, basado en el respecto de los «comunes» o del vivir bien. Y es cierto que no se le puede pedir a Bolivia, pequeño país empobrecido, hacerse responsable del desastre medioambiental mundial (en gran parte creado en el Norte), pero eso sí, si el gobierno de Evo reivindica ser ejemplo en el mundo en este plano ojala comencé a aplicar en casa lo que propugna en los foros y cumbres internacionales. Allí las resistencias socio-territoriales de las comunidades y pueblos indígenas latinoamericanos son fundamentales. Asimismo, en Chile, en los casos de Freirina ( http://www.rebelion.org/noticia.php?id=163123 ) y el pueblo Mapuche ( http://www.mapuexpress.org/ ), entre otros.»

Poder y lucha de clases

-Ahora, más allá del extractivismo como una de las expresiones mundiales del capital por ralentizar la tendencia a la caída de la tasa media de la ganancia, y en su movimiento caracterizado por la incesante acumulación originaria, ¿qué pasa con el tema crucial del poder?

(FG) «El libro también es un campo de debate colectivo y fraternal entre las distintas estrategias de las izquierdas latinoamericanas en las últimas dos décadas. Para resumir de manera un poco caricaturesca el estado de la discusión, se encuentran posiciones que defienden desde la toma del poder estatal para impulsar la transformación de la sociedad, hasta las que afirman la imperiosa necesidad de agrietar el capitalismo desde la construcción de autonomías y evitar capturar el Estado o más bien dejarse capturar por él…. El libro prueba que estas visiones corresponden a una antinomia absurda, y se aboca más bien a cómo se pueden articular estas tensiones y contradicciones en perspectivas de tomar el poder para cambiarlo sin ser atrapado por él. Al respecto, hay experiencias muy variadas que describe el libro gracias a autores que vivieron, participaron y conocen de cerca estas historias. Por ejemplo, manifestaciones de la agroecología radical en Colombia donde existe poder real en pleno conflicto, construido desde lo territorial, pero que continúa siendo limitado en el momento de hacerse de las fuerzas suficientes a nivel nacional. A la vez, están la experimentación de los consejos comunales en Venezuela y que se inscriben en la política pública estatal, pero que a veces sufren el peso de la burocracia de un Estado que sigue siendo rentista y corrupto. En general, partimos de la idea de que si tenemos la voluntad de rearmar a la izquierda, debemos abandonar definitivamente el sectarismo pero sin caer en un electoralismo oportunista, y sobre todo abrir los ojos y los oídos a estas «utopías concretas» para aprender de ellas de manera humilde y colectiva»

-¿Cómo se observa a la institucionalización de las luchas en el texto?

(IP) «En ese sentido, el libro muestra que se trata de proyectos en disputa. Queda claro que, a diferencia de cómo se pensó en el siglo XX, hoy nadie tiene la ‘llave maestra’ para establecer un proyecto post-capitalista. La resolución de si la ‘vía electoral’ o la construcción ‘por abajo’ son la solución, se encuentra en tránsito. Creo que ese combate se aclarará de acuerdo a la cohesión de fuerzas de cada pueblo. Los caminos por recorrer serán necesariamente distintos en cada país.»

-¿De qué manera se expresa en términos ampliados la lucha de clases en las experiencias analizadas en ‘América Latina: Emancipaciones en construcción’?

(FG) «Los diferentes autores provienen de corrientes y recorridos de vida distintos. Hay libertarios, marxistas clásicos, compañeros cercanos al pensamiento bolivariano, etcétera. También las historias reunidas en el libro dan cuenta de un sujeto emancipador plural, sin que se disuelva la contradicción capital / fuerza de trabajo, para nada. Sin embargo, se ve que esa contradicción fundamental puede expresarse a través de diferentes actores y en planos variados. El libro deja claro que la discusión de ‘El sujeto único -incluso principal- de la Revolucion’ es obsoleta, pero no así el de ‘los sujetos’, que es fundamental par pensar la transición. La cuestión es cómo construimos sujetos de emancipación, colectivos, populares, que cuenten con un horizonte post-capitalista y autogestionario. El libro no da una respuesta ni un recetario de cómo superar el capitalismo, sino que registra analíticamente experiencias concretas, ‘utopías concretas’ que sí pueden participar en el debate actual.»

-¿Sobrevive el socialismo anticapitalista en la multiplicidad de artículos que forman el libro?

(IP) «Permea varios de los textos. En muchos casos, el horizonte es el socialismo. Ahora bien, intentar concluir que hoy algunos de los países latinoamericanos ya está viviendo una ‘realidad socialista’, para decirlo de algún modo, el mismo libro coloca en tensión ese asunto. Desde las diversas miradas se cuestionan los niveles de politización, como también los niveles de socialización de los proyectos progresistas, tanto ‘desde arriba, como desde abajo’. Yo no estoy bien seguro si en la actualidad es preciso anteponer a la edificación del movimiento popular al socialismo, en tanto ‘perspectiva exclusiva’. Si el socialismo llega a convertirse en el eje rearticulador de la emancipación, entonces el socialismo tendrá que ser resignificado. En verdad, la (re)organización popular es el momento que está ‘a la orden del día’.»

-¿Existe un cuestionamiento en los textos del trabajo asalariado y la propiedad privada, esto es, de las relaciones sociales capitalistas?

(IP) «Efectivamente, en particular en aquellas prácticas que se centran en la autogestión y el control obrero (como los relatan los textos sobre control obrero en Venezuela o empresas recuperadas en Argentina).»

(FG) «El hilo rojo del libro es que se arma en torno a la auto-organización, la autogestión, la comunidad y los bienes comunes en contra de ciertas dominaciones.»

· Para la adquisición de ‘América Latina: Emancipaciones en construcción’, basta ponerse en contacto con una de las dos editoriales chilenas responsables de su publicación.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0