Recomiendo:
1

La “Primera línea” en la Universidad del Quindío

Fuentes: Rebelión

La Universidad del Quindío es un ente publico organizado por el gobierno departamental del departamento del mismo nombre para permitir el acceso de los jóvenes oriundos de esta importante región colombiana a los niveles superiores de la educación que otorgan títulos profesionales en diversas áreas de la ciencia y el conocimiento especializado. 

Dicha institución, como ocurre en todos los institutos oficiales, es víctima de la manipulación politiquera de las facciones electorales que predominan en las esferas estatales colombianas. 

En la actualidad, la Universidad esta secuestrada por el grupo vargasllerista de la exgobernadora Sandra Paola Hurtado, acusada penalmente en la Corte Suprema de Justicia por varios delitos contra la administración pública. El Rector de ese centro docente y sus mas inmediatos subalternos son fichas de Hurtado, quienes han convertido tal centro educativo en una cloaca administrativa, como consecuencia del descarado robo en la contratación de las obras civiles, el nombramiento a dedo de funcionarios y el descontrol en los gastos personales de la rosca rectoral. 

La desinstitucionalización de la UQ es un hecho que ha generado el repudio de los estudiantes, los profesores, los trabajadores y la comunidad. 

A pesar de las múltiples denuncias hechas contra todas las irregularidades y trapacerías de Echeverri y sus compinches, las cosas siguen tal cual, sin que exista poder alguno que lleve a un cambio profundo del caos reinante. 

Sin embargo, la inconformidad permanece y toda la comunidad ha protagonizado diversas acciones de protesta y rechazo contra esta criminalidad enquistada en el aparato administrativo universitario. 

El desborde e incremento de la rebeldía estudiantil, docente y laboral, además, es resultado de la ineficacia del aparato judicial que en la practica funciona como un cómplice de Echeverri, muy hábil en la repartija de favores, cupos y burocracias para bloquear cualquier proceso de investigación penal, disciplinaria y administrativa desatado a raíz de las irregularidades ejecutadas desde los órganos superiores universitarios. 

Hemos tenido meses de huelgas, bloqueos, tomas, marchas y plantones que han sido sometidos a la más brutal represión policiaca y a la persecución de los lideres y sectores que valientemente han denunciado todas las vagabunderías presentadas durante los dos largos periodos de Echeverri como mandamás de la UQ. 

En ese cuadro de protestas y denuncias ha surgido una potente subjetividad que demanda con perseverancia un viraje en la situación de la UQ. 

El nivel de avance y consolidación de ese sujeto transformador hizo que en la actual coyuntura cuajara la “Primera línea” universitaria, integrada por estudiantes, trabajadores, docentes y ciudadanos defensores de la educación pública. 

Esa PL es una especie de vanguardia rebelde que ha planteado un punto de quiebre en la crisis de la Universidad, postulando unas peticiones y exigencias que necesariamente deben llegar hasta la expulsión de la actual rosca criminal causante del colapso institucional universitario. 

Lo cierto es que con la presencia de Echeverri y su anillo de subalternos es imposible que la Universidad pueda funcionar con normalidad. 

La normalidad en la UQ debe ser el resultado de un gran remesón administrativo, académico e institucional que propicie la democratización de la entidad mediante la participación directa y critica de todos los segmentos que la conforman. 

Pedir la salida y enjuiciamiento penal de Echeverri y sus socios es el punto de partida de la superación de la crisis. 

Felicitaciones a la “Primera Línea” universitaria del Quindío. Son un ejemplo para el resto del movimiento estudiantil universitario del país. Que sigan adelante en su titánica batalla. 

Nota. Da risa el montaje del gobernador Jaramillo del Quindío, quien ha montado una cortina de humo para desviar el debate publico sobre su mediocre gobierno en la región. 

1