Recomiendo:
0

¿Le saldrá a Trump el tiro por la culata?

Fuentes: Rebelión

Por más que la cloaca, así llama el Presidente Trump a los políticos de Washington, lo ha intentado todo en su contra, parece que al actual inquilino de la Casa Blanca no le han ido tan mal las cosas, hasta ahora. Incluso se dice que tiene grandes posibilidades de ganar las elecciones de noviembre, se […]

Por más que la cloaca, así llama el Presidente Trump a los políticos de Washington, lo ha intentado todo en su contra, parece que al actual inquilino de la Casa Blanca no le han ido tan mal las cosas, hasta ahora. Incluso se dice que tiene grandes posibilidades de ganar las elecciones de noviembre, se habla de su persona y no del partido republicano, donde la gran mayoría de dirigentes no le pueden ver ni en pintura y tienen que tragar la gota amarga de su presencia, pues sin él les iría peor.

Hoy como nunca, la política exterior de EEUU depende de lo que sucede en sus entrañas. Para ser reelecto, Trump necesita apabullar a la cloaca, que es la que hasta ahora han llevado la batuta imperial. Para ello, está arriesgando el todo por el todo, o me llevan en hombros o me sacan a rastras, parecería pensar. Por ahora no le queda más que acatar las presiones de sus enemigos, tanto demócratas como republicanos.

En este contexto se dan las sanciones contra Rusia, China, Irán y el resto del mundo. El Departamento de Estado de EEUU anunció que desde el 22 de agosto se aplicarán nuevas sanciones contra Rusia. Pretexto, el ataque contra la familia Skripal, Serguéi y su hija Yulia, ocurrido el pasado mes de marzo en el Reino Unido, y sobre el cual, más allá de la acusación de la Primer Ministro Theresa May, que actúa de fiscal, juez y verdugo al mismo tiempo, no hay la mínima prueba de la participación rusa. Según el Primer Ministro Dimitri Medvédev, las sanciones contra Rusia se podrían considerar como «una declaración de guerra económica» a las que Moscú responderá con medidas semejantes o de otro tipo y subraya que estas imputaciones se producen «con ausencia de una base legal». Se debe recordar que por mucho menos, porque dejaron de venderle chatarra, Japón los agredió en Pearl Harbor. ¡ Qué paciencia la del Presidente Putin! Merece el premio Nobel de la Paz por su mesura, si éste se entregara a la persona correcta.

¿P or qué tanta sanción por parte de Trump? Pues porque si sus actuales éxitos económicos le garantizan que la mayoría de los estadounidenses vote por sus candidatos en las próximas elecciones, eso no le garantiza su futura reelección, que es lo que en real idad busca. Y quién entienda de verdad este galimatías merece un premio morrocotudo, pues el mismo personaje, Trump, que busca mejorar las relaciones con Rusia, le impone medidas draconianas, las peores de la historia. La consecuencia real de estas sanciones será que, para paliar sus efectos negativos, China, que también ha sido agredida económicamente por EEUU, y Rusia se unan y profundicen sus lazos de colaboración en todos los campos.

Trump, como todo norteamericano, es bueno para el poker, Putin, como todo ruso, es bueno para el ajedrez, y Xi Jinping, como todo chino, es bueno para el go. Trump piensa que tiene una buena mano y hace bluff por si sus cartas no fueran tan buenas como él cree. Pero el bluff da resultados entre jugadores de poker, no contra el ajedrez ni contra el go, por lo que su bluff dirigido contra Rusia y China terminará en un fracaso rotundo. Eso lo sabe él, que no es tonto. ¿ Entonces por qué lo hace? Pues, como ya se dijo, se trata de las elecciones de noviembre que necesita ganar tanto a los demócratas como al sector republicano que le se opone.

En cambio, las medidas contra Irán son también dirigidas contra los europeos, como se verá más adelante . Según un alto funcionario de l gobierno de EEUU: «Vamos a trabajar con países de todo el mundo para contrarrestar la actividad maligna de Irán». Por su parte, Trump señaló que las medidas punitivas contra Irán «son las sanciones más mordaces jamás impuestas para asegurar la paz mundial», a lo que Irán responde que «las relaciones internacionales no son un concurso de belleza, con gastados clichés sobre un deseo de paz mundial… No es la primera vez que un belicista afirma que está librando una guerra por la ‘paz mundial’… Esos berrinches no cambiarán el hecho de que el mundo está cansado del unilateralismo de EEUU». Sólo Israel es el único país que ha alabado ciegamente la decisión estadounidense.

La amenaza de Trump de que «el que haga negocios con Irán no los hará con EEUU» está dirigida contra Europa y no Rusia o China, que no le harán caso y, al contrario, por tener gran experiencia en evitar sanciones y en el desarrollo de la cooperación en épocas duras, van a comerciar más aún con Irán, cumpliendo así con sus compromisos internacionales. También, como ya se dijo, van a unificar su alianza estratégica, que los vuelve invencibles.

Europa siempre les ha bía hecho caso: destruyamos Yugoslavía, para eso estamos; acompáñenme en las aventuras contra Afganistán, Iraq, Libia, Siria… pues te acompañamos; castiguemos a Rusia, todos a una. Y así todo parecía un monólogo, aunque por dentro algo no cuajaba. La vieja Europa, orgullosa de sus raíces y convencida de que es más rico el paté de foie grass que la hamburguesa Macdonald, que es mejor beber una copa de vino francés que toda una jaba de Coca Cola, que la mostaza norteamericana sabe a moutarde de Dijon estropeada, que una sola opera de Mozart agrada más que todos los musicales bullangueros de Hollywood, en esta ocasió n dijo ¡N o ! n ada menos que Federica Mogherini, la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, quien desde Singapur sentenció : «Planeamos continuar y hasta aumentar la legitima cooperación económica con Irán, incluso si EEUU decidió restablecer las sanciones en violación de sus propias obligaciones en el marco del PAIC». Se refería a que Trump decidió retirar a su país del PAIC, acuerdo nuclear que, a cambio de levantar las sanciones internacionales a Irán, establece limitaciones militares a su programa nuclear y que en 2015 fue firmado por Irán, Rusia, Estados Unidos, el Reino Unido, China, Francia, Alemania y ella misma.

No quedaron las cosas ahí sino que Nathalie Tocci, miembro del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, amenazó a las compañías de la UE que acaten las sanciones estadounidenses, con que «serán a su vez sancionadas por la UE, para señalar diplomáticamente a los iraníes que los europeos se toman en serio el acuerdo nuclear con Teherán». De esta manera, con la finalidad de que las empresas europeas puedan hacer legalmente negocios con Irán, la UE bloquea en su territorio el efecto negativo de las sanciones de EEUU; además actualiza el estatuto de bloqueo con el fin de defender los intereses de sus empresas, como parte de su apoyo a la plena y efectiva prosecución de la aplicación del PAIC, que supone el mantenimiento de las relaciones económicas y comerciales entre la UE e Irán, entre otras cosas. Desde esta perspectiva, Trump ha llevado su política internacional, reflejo de la interna, a un callejón sin salida, o se rinde Europa y él es reelecto, o se rinde él y se va de patitas a la calle, con lo que Obama regresaría triunfante.

Tantas sanciones contra el mundo entero está dejando a EEUU prácticamente sin aliados; pronto, los sancionados van a ser tantos que no sería asombroso que se forme una coalición de sancionados que se unan contra el sancionador de manera que de esta unión nazca un mundo libre de sancionadores. Es cosa de permitirle al tiempo cumplir con esta noble tarea. Presidente Trump, lea Alguacil alguacilado.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0