Recomiendo:
0

Muere en el olvido la que creó y cantó el himno de la Resistencia contra los nazis

Fuentes: Rebelión

¿Qué hacía en Alaska esta gran dama de 88 años, Anna Betoulinsky, nacida en 1917 en San Petersburgo, hija de madre griega y de padre ruso aristócrata, exiliada desde muy joven en Francia (al sudeste, en Menton), más tarde bailarina de ballets rusos en Paris antes de convertirse en la cantante Anna Marly -seudónimo escogido […]

¿Qué hacía en Alaska esta gran dama de 88 años, Anna Betoulinsky, nacida en 1917 en San Petersburgo, hija de madre griega y de padre ruso aristócrata, exiliada desde muy joven en Francia (al sudeste, en Menton), más tarde bailarina de ballets rusos en Paris antes de convertirse en la cantante Anna Marly -seudónimo escogido al azar de una guía telefónica- que se presenta a partir de 1935 en Sheherazada, el cabaret parisino de la juventud dorada?

Las anécdotas del pasado no lo dicen. Allí murió Anna Marly a comienzos de ese año. Allí había decidido establecerse… Se dice que allí continuaba componiendo canciones, fábulas, poemas.

La Historia la ha incluido en sus páginas hace 65 años cuando compuso «El Canto de los Partisanos» (» Le Chant des Partisans «), el himno de la unión de la Resistencia contra los nazis. En 1940, la guerra, el éxodo, la lanza a los caminos de España, Portugal, Londres, en fin, dondequiera que se organiza la resistencia. Canta con su guitarra en el teatro del ejército y en la BBC. En el diario francés Liberación del 16 de febrero de 2006, Annick Peigne-Giuly, un periodista que conoce la historia de Anna Marly al dedillo, cuenta: «Una noche al enterarse que Smolensk, ciudad de la URSS europea era bombardeada por los nazis, la palabra «partisanos» (partisanski) le cruzó por la mente como un rayo. De un tirón compone la canción, un poema melancólico que canta en ruso acompañándose solamente con el sonido de sus dedos pulsando las cuerdas. Es La Marcha de los Partisanos (en ruso) dedicada a los partisanos soviéticos, la que luego se convertiría en The Guerilla Song para la BBC, y un poco más tarde en Le Chant des Partisans para los franceses».

La última gran presentación pública de Anna Marly fue en el año 2000. Ella había cantado en Paris con el Coro del Ejército francés, su «Canto de los Partisanos» el día del 60 aniversario del Llamado desde Londres del General de Gaulle el 18 de junio de 1940. Escribió una autobiografía «Anna Marly, trovadora de la resistencia» (Editions Taillandier/Historia, 2000) y compuso 300 canciones -entre ellas «Una canción en tres tiempos» (» Une chanson à trois temps «) para Edith Piaf.

Marly estuvo entre los artistas que, ante la ocupación nazi, escogieron el exilio y el compromiso personal mientras que otros del mundo de la música o el cine componían con el enemigo y no dudaban en participar en las recepciones de propagada en Paris o incluso en aceptar trasladarse a Alemania. Al comienzo, la composición de Anna Marly es transmitida silbada solamente por las ondas cortas de Radio-Londres -con sede en la BBC- dos veces al día dedicada a los combatientes de la resistencia (1). Su ritmo lento y lancinante le da una fuerza fuera de lo común. Al final de la guerra, El Canto de los Partisanos se convierte en un éxito mundial y «la trovadora de la resistencia» lo canta en el mundo entero, incluyendo América del Sur cuando decide desembarcar en Brasil en 1947. En 1954, el himno de la Resistencia francesa durante la ocupación fue también un canto que los soldados del Viet-minh entonaron ante el ejército francés en Dien Bien Phu. El Lamento del Partisano, compuesto también por Marly en el mismo periodo con palabras de Emmanuel d’Astier de la Vigerie, un alto dirigente de la Resistencia, será interpretada en los años 60 por Joan Baez y Leonard Cohen. En Francia, Le Chant des Partisans se interpretó más tarde en diferentes versiones incluyendo rock y hip-hop (hubiera sido preferible que algunos de los autores no lo hubiesen intentado). Seguramente recordaremos la de los grupos Noir Désir o Zebda, pero es Yves Montand quien » realizará una versión inspirada y magnífica, la cual queda como la versión de referencia para la gran mayoría (cuando no se conoce la de la autora como ocurre la mayoría de las veces)» (Encarta 2005).

En efecto, para la gran audiencia francesa, y hasta nuestros días, Le Chant des Partisans se asocia con dos autores de las letras francesas: el escritor Joseph Kessel (1898-1979, quien en aquel entonces ya era el autor de «L’Equipage», «Belle de Jour», «Fortune carrée» y «La Passante du Sans-Souci») y su sobrino (2) Maurice Druon (1918). Ambos se encontraban exiliados en Inglaterra cuando el 30 de mayo de 1943 después de haber escuchado la canción de Anna Marly realizan una versión al francés en algunas horas. De la versión original en ruso no se conserva más que la música, afortunadamente, y la palabra «cuervo»… (3) Del otro lado de la Mancha, los maquis que escuchaban la radio en Londres descubren el Canto de los Partisanos interpretado por una francesa también miembro de la Resistencia en armas, Germaine Sablon.

Acababa de nacer «la Marsellesa del ejército de las sombras», como lo llamó Joseph Kessel. » La joven era morena, alta, maciza, llena de vitalidad, de cordialidad. Su guitarra se había contagiado con el ardor y la exaltación de quien la tocaba», escribiría el autor cuando la conoció en 1943.

Pero el Canto de los Partisanos se le escaparía a su autora Anna Marly. «Este le sería confiscado por la historia y por los dos adaptadores franceses», escribió A. Peigne-Giuly. ¿Qué podía hacer la grácil Anna Marly ante estas dos imponentes personalidades? Eclipsarse y vivir prácticamente en el anonimato. Todavía el año pasado Maurice Druon afirmaba que «nunca tuvimos conocimiento de que ella hubiese compuesto alguna letra» en ruso del Canto de los Partisanos y que fue él el único coautor de la canción. El nombre de Anna Marly se perdió en la indiferencia. Solo el anuncio de su muerte logra sacarla un instante del olvido. En su libro de memorias Marly había escrito: «Nos olvidarán/nos mantendrán en la sombra».

Pero es a plena luz que Marly se une a la leyenda de los cantos revolucionarios, a los Rouget de Lisle con su Marsellesa y a los obreros Eugène Pottier y Pierre Degeyter con la Internacional.

(1)- Unas pocas horas más tarde, murió en Paris Jacques Baumel, también combatiente de la resistencia desde el primer momento, y el último elegido de la Republica hijo de la Resistencia. Baumel vivió los cuatro años de ocupación en la clandestinidad con un alto nivel de responsabilidad. Solía decir: «Algo ha muerto en los que lograron sobrevivir».

(2) – Maurice Druon, novelista, es conocido principalmente por su antología de los «Reyes Malditos» (» Rois Maudits «) (1955-1957). Se desempeña durante un año como ministro de asuntos culturales (1973-1974) y es miembro de la Academia francesa desde 1966.

(3)- » Amigo, ¿escuchas el vuelo negro de los cuervos sobre nuestra planicies?/ Amigo, ¿escuchas los gritos sordos del país que encadenan?/ ¡Adelante Partisanos, obreros y campesinos, a las armas! » (palabras originales en francés en http://www.paroles.net., sección canciones populares).

0