Recomiendo:
3

A 125 años de la caída en combate de José Martí

Ofrenda de vida por la patria cubana y Nuestra América

Fuentes: Rebelión

Imagen: José Martí y la niña María Mantilla (1890)

“Martí era un hombre extraordinario y encantador. No obstante su genialidad, su inmenso talento, las graves responsabilidades que pesaban sobre su cuerpo endeble, nunca se cansaba y siempre tenía una frase de consuelo o de bondad para los demás, oírlo hablar era como un verdadero regalo para la mente y el corazón. Poseía un extraordinario magnetismo, principalmente en la mirada, donde quiera que iba irradiaba luz. Jamás descuidaba un detalle”.

María Mantilla, Los Ángeles CA, 1952

La tarde del 19 de mayo de 1895 en un claro de la manigua cubana al oriente del país, en el interfluvio de los ríos Contramaestre y Cauto, en los campos de la finca Dos Ríos, bajo el fuego cerrado del ejército español es derribado de su caballo un patriota universal y glorioso, grandioso y extraordinario. El mundo hispanoamericano le conoce como un gran forjador de la prosa y la poesía modernista en América Latina. Los niños y las niñas le conocen como el autor de su atesorada revista La edad de oro y del libro de poemas Ismaelillo; el pueblo llano le reconoce por sus Versos libres y sus Versos sencillos, por sus pensamientos, por sus ideas. Otros le reconocen por su completa obra literaria, novela, poesía, teatro, artículos de prensa, crónicas, cartas, obituarios, discursos. Mucho fue el trajinar de Martí por América, muchos pueblos le vieron, compartieron con él su verbo esclarecedor y brillante. Su tarea por la independencia Nuestro Americana fue larga. Ya había escrito Martí en El Federalista, edición literaria (México 5 de marzo de 1876) que “La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida; truécase en polvo el cráneo pensador; pero viven perpetuamente y fructifican los pensamientos que en él se elaboraron…” Y así es: Martí como Bolívar nos siguen y nos seguirán en todos los tiempos con su obra, con su ejemplo magnífico de patriotas, luchadores y pensadores.

José Julián Martí Pérez nació en La Habana, el 28 de enero de 1853. Político; a los doce años empezó a estudiar en el colegio que dirigía el poeta y hombre de ideas, Rafael María de Mendive. A un año del comienzo de la Guerra de los Diez Años, cuando tenía 16 años recibió condena a trabajos forzados por su apoyo a la causa independentista cubana. En 1871 fue deportado a España, allí escribió denuncias de abusos y atropellos de España en Cuba. El presidio político en Cuba, es una de ellas. En España Martí obtiene las Licenciaturas en Derecho, Filosofía y Letras en la Universidad de Zaragoza en 1874. Se traslada a Nueva York, México y Guatemala. En México se casa con Carmen Zayas, regresa a Cuba y en 1878 nace su hijo José Francisco. Volvió a la lucha siendo uno de los fundadores del Club Central Revolucionario Cubano y fue electo Vicepresidente en marzo de 1879, posteriormente se funda el Comité Revolucionario Cubano.

El 17 de septiembre de 1879, estando en Cuba, Martí es detenido y deportado nuevamente a España por sus vínculos en la Guerra Chiquita. Visitó Madrid, Francia y los Estados Unidos, donde se radicó. Martí logra llevar a su esposa e hijo el 3 de marzo de 1880. En 1881 tiene una estancia de seis meses en Venezuela en donde edita una revista, escribe en periódicos y desarrolla importante actividad académica. Inicia el modernismo en América Latina, en sus artículos en La Opinión Nacional, La Revista Venezolana y los poemas de Ismaelillo. En la década de los años ochenta, además, colabora con La Nación, de Buenos Aires y El Partido Liberal, de México. A mediados de 1882 reinició la labor de reorganización de los revolucionarios. El 2 de octubre de 1884 se reúne por vez primera con los líderes Máximo Gómez y Antonio Maceo y comienza a participar en el Plan Insurreccional. En enero de 1891 se publica su magnífica obra “Nuestra América” y escribe “Los versos sencillos”. En enero de 1892 redactó las Bases y los Estatutos del Partido Revolucionario Cubano.

El 14 de ese mes fundó el periódico Patria, órgano oficial del Partido. En los años 1893 y 1894 recorrió países de América y ciudades de Estados Unidos, uniendo a los principales jefes de la Guerra del 68 y acopiando recursos. El 8 de diciembre de 1894 redactó y firmó, el plan de alzamiento en Cuba, el Plan Fernandina, que fue descubierto e incautadas las naves con las cuales se iba a ejecutar. El 29 de enero de 1895, partió de Nueva York a Montecristi, República Dominicana, donde lo esperaba Máximo Gómez, con quien firmó el 25 de marzo de 1895 un documento conocido como «Manifiesto de Montecristi». Ambos líderes llegan a Cuba el 11 de abril de 1895, por Playitas de Cajobabo, Baracoa. El 15 de abril de 1895 los jefes allí reunidos bajo la dirección de Gómez, acordaron conferir a Martí el grado de Mayor General por sus méritos y servicios prestados.

El 28 de abril de 1895, en Guantánamo, en unión de Gómez firmó la circular Política de Guerra. El 5 de mayo de 1895 tuvo lugar su encuentro con Gómez y Maceo en La Mejorana, allí se discutió la estrategia a seguir. El 14 de mayo de 1895 firmó la «Circular a los jefes y oficiales del Ejército Libertador», último de los documentos organizativos de la guerra, la que elaboró con Gómez. Siguiendo la marcha hacia el oeste de la provincia oriental, llegaron a Dos Ríos, cerca de Palma Soriano. El 19 de mayo de 1895 una columna española se desplegó en la zona y los cubanos fueron a su encuentro. Martí se separó del grueso de las fuerzas patriotas, acompañado solamente por su ayudante Ángel de la Guardia. Martí cabalgó, sin saberlo, hacia un grupo de españoles y fue alcanzado por tres disparos que le causaron la muerte. Portaba Martí, en ese momento, una medalla con la foto de María Mantilla, a quien un mes antes le había escrito: “Yo amo a mi hijita… Amor es delicadeza, esperanza fina, merecimiento y respeto”

Desde el 14 de febrero hasta el 17 de mayo de 1895 Martí estuvo dando cuenta del itinerario seguido desde Dominicana hasta su incursión en Cuba al extremo oriente de esa nación, desde Montecristi a Cabo Haitiano (14 de febrero al 8 de abril de 1895) y desde Cabo Haitiano a Dos Ríos (9 de abril hasta el 17 de mayo, dos días antes de su caída en combate): Son dos libretas, que fueron conocidas en conjunto como los Diarios de campaña de José Martí. Del último escrito de Martí en el segundo diario, de fecha 17 de mayo de 1895 leemos:

“Gómez sale, con los 40 caballos, a molestar el convoy de Bayamo. Me quedo, escribiendo, con Garriga y Feria que copian las Instrucciones Generales a los Jefes y Oficiales—conmigo doce hombres, bajo el Teniente Chacón, con tres guardias, a los tres caminos; y junto a mí, Graciano Pérez. Rosalío, en su arrenquín, con el fango a la rodilla, me trae, en su jaba de casa, el almuerzo cariñoso: ´por Ud. doy mi vida.´ Vienen, recién salidos de Santiago, dos hermanos Chacón, dueño el uno del arria cogida anteayer, y su hermano rubio, bachiller y cómico,– y José Cabrera, zapatero de Jiguaní, trabado y franco,–y Duane, negro joven, y como labrado, en camisa, pantalón y gran cinto, y Ávalos, tímido, y Rafael Vásquez, y Desiderio Soler, de 16 años, a quien Chacón trae como hijo—Otro hijo hay aquí, Ezequiel Morales, con 18 años, de padre muerto en la guerra. Y estos que vienen, me cuentan de Rosa Moreno, la campesina viuda, que le mandó a Rabí su hijo único Melesio, de 16 años: ´allá murió tu padre: ya yo no puedo ir: tú ve.´ Asan plátanos, y majan tasajo de vaca, con una piedra en el pilón, para los recién venidos.”

El día de la muerte de Martí, escribe Máximo Gómez:

“¡Que guerra ésta! Pensaba yo por la noche; que al lado de un instante de ligero placer, aparece otro de amarguísimo dolor. Ya nos falta el mejor de los compañeros y el alma podemos decir del levantamiento”

La última carta que escribe Martí (el día anterior a su muerte) es para su amigo mexicano Manuel Mercado explicando su incorporación al ejército independentista en tierras cubanas y su interpretación del significado de la anexión de Cuba a los Estados Unidos para otros países de América (extracto):

“Mi hermano queridísimo: Ya puedo escribir: ya puedo decirle con qué ternura y agradecimiento y respeto lo quiero, y a esa casa que es mía, y mi orgullo y obligación; ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber —puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo— de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso. En silencio ha tenido que ser, y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas, y de proclamarse en lo que son, levantarían dificultades demasiado recias pª alcanzar sobre ellas el fin. Las mismas obligaciones menores y públicas de los pueblos, —como ese de Vd. , y mío,— más vitalmente interesados en impedir que en Cuba se abra, por la anexión de los imperialistas de allá y los españoles, el camino, que se ha de cegar, y con nuestra sangre estamos cegando, de la anexión de los pueblos de nuestra América al Norte revuelto y brutal que los desprecia, —les habrían impedido la adhesión ostensible y ayuda patente a este sacrificio, que se hace en bien inmediato y de ellos. Viví en el monstruo, y le conozco las entrañas;— y mi honda es la de David…”

¡Evocamos a Martí y con él a todos los luchadores por la patria Nuestro Americana y nuestro compromiso en contra del imperialismo!

Bibliografía y documentos electrónicos consultados

Diarios de campaña de José Martí / Edición anotada por Mayra Beatriz Martínez.—La Habana: Ediciones Especiales del Centro de Estudios Martianos, 2014

José Martí: Obras completas, Edición crítica.—La Habana: Centro de Estudios Martianos, 2000

Venezuela en José Martí, diaporama / Preparado por Wolfgang R. VIcent Vielma con la asesoría de Zaida Castro Delgado.—Caracas: Casa de Nuestra América José Martí, 2015

Yo conocí a María Mantilla / Juana Lidia Orille-Azcuy, artículo publicado en Varona, núm 51, julio-diciembre, 2010, pp. 78-81 Universidad Pedagógica Enrique José Varona, La Habana, Cuba.

Wolfgang R. Vicent Vielma. Licenciado en Geografía (UCV, 1986). Especialista en Análisis de Datos en Ciencias Sociales (UCV, 1989). Trabajador de la Casa de Nuestra América José Martí. Facilitador de la Misión Rivas de Educación Media; Profesor de la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (UNEFANB).

3