Recomiendo:
2

Por la vida y la libertad de los prisioneros políticos en huelga de hambre

Fuentes: Rebelion

En el contexto de la Huelga de Hambre (HH) de los Prisioneros Políticos mapuche, recluidos en los penales de Angol, Temuco y Lebu, quienes hoy cumplen 73 días sin ingerir alimentos, diversas comunidades de Cañete realizaron una manifestación demandando el cumplimiento del Convenio 169 de la OIT, ratificado por Chile en 2008, que contempla entre otros, el respeto a la cosmovisión de los pueblos originarios.

Los presos políticos mapuches en huelga de hambre, entre los cuales sólo uno está en la condición de condenado, que es el machi Celestino Córdova, están pidiendo ser trasladados hasta sus comunidades, centros de estudios o trabajo, para esperar allí el juicio y sus posteriores condenas, y en el caso del machi, ser trasladado a su rewe, para poder cumplir con su misión de autoridad ancestral espiritual de sus comunidades.

La respuesta del Estado chileno no ha sido distinta a la de ocasiones anteriores, manteniendo una práctica permanente de violación a los derechos humanos de nuestros pueblos ancestrales, militarizando el territorio, golpeando, torturando y criminalizando la justa lucha por sus demandas.

Hoy ya fueron detenidos cerca de 11 comuneros en Cañete que marchaban para manifestar su exigencia, entre las cuales hay ya 4 mujeres, quienes fueron trasladadas hasta centros de detención, en medio de la acostumbrada fuerza que suelen ejercer  los aparatos policiales.

En estos momentos más de 100 comuneros, mujeres, niños/as y hombres se encuentran ocupando el museo de Cañete, manifestando su apoyo a la huelga de hambre de los presos políticos mapuches. La respuesta del gobierno de Chile no se ha dejado esperar y a través del director del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, Carlos Maillet, ha ordenado el desalojo por la fuerza. Desde Solidaridad y Memoria, junto a organizaciones defensoras de derechos humanos, le decimos al gobierno que hoy podrán desalojar a nuestros lamuen que están al interior del museo de Cañete, podrán golpearlos, pero sepa usted que existe la plena convicción de  continuar con esta lucha, y las comunidades mapuches no vacilarán en recuperar el museo, que se encuentra dentro del territorio que les pertenece en derecho.

Seguiremos junto a nuestros hermanos del pueblo mapuche, estaremos presentes en sus justas demandas, y contarán siempre con la solidaridad del pueblo no mapuche, que hoy les reconoce sus derechos, y el respeto de su cosmovisión.

¡La lucha continúa!

¡Amulepe taiñ weichan!

2