Recomiendo:
0

Entrevista con el economista Jesús Martínez Betancourt, docente de la Universidad de Nariño

«Tumaco registra todos los indicadores del atraso más que cualquier zona del país y del mundo»

Fuentes: Red de Prensa Alternativa Zur RPAZ

La crisis social que vive la costa pacífica nariñense no se soluciona con el desembarco de 9000 soldados, las condiciones de vida y de atraso que vive esta zona del país, solo es comparable con la grave crisis que vive Haití. ¿Cuáles son los problemas estructurales que ha definido la historia política, social, cultural y […]

La crisis social que vive la costa pacífica nariñense no se soluciona con el desembarco de 9000 soldados, las condiciones de vida y de atraso que vive esta zona del país, solo es comparable con la grave crisis que vive Haití.

¿Cuáles son los problemas estructurales que ha definido la historia política, social, cultural y económica del puerto nariñense que ha desembocado en la actual crisis social?

  El tema de Tumaco hay que contextualizarlo en el tema de todo el pacífico por varias razones, una de ellas es su ubicación geopolítica y geoestratégica por su salida al mar, lo que permite transportar cualquier cantidad de productos entre ellos la cocaína transformada, este es un componente que desafortunadamente se ha aprovechado para beneficio de los malos y no para el beneficio de los buenos, como quisiéramos que esa cuenca del Pacífico con 47 países altamente desarrollados la aprovecháramos los buenos para exportar el desarrollo de nuestra región, para exportar productos agroindustriales de todo el departamento de Nariño e inclusive del sur occidente colombiano. entonces problema número uno, la ubicación geopolítica, dos, los altos niveles de atraso de todo el pacífico colombiano, necesidades básicas insatisfechas que superan el 70%, un índice de analfabetismo y condiciones de vida multidimensional con el mismo porcentaje, alta concentración de riqueza , sin embargo es una tierra prodigiosa, paradójicamente el 60% del departamento de Nariño está cubierto por bosques y corresponde esencialmente a la zona costanera, es decir, hay todo un potencial geográfico, morfológico, de relieve y de clima, con los más altos niveles de pluviosidad en el planeta, una biodiversidad increíble, que no ha sido aprovechado para un desarrollo equitativo entre los colombianos y particularmente de los habitantes de la Costa Pacífica, que registran todos los indicadores del atraso más significativo que cualquier otra zona del país, o inclusive del mundo, comparados únicamente con Haití.

Entonces ese es un precioso caldo de cultivo para que asientan allí todo tipo de males, allí cae corrupción de la clase política, los gobernantes, ahí cae narcotráfico, guerrilla, tsunamis, la contaminación del medio ambiente derivada del uso y abuso del mercurio para la minería, la contaminación por el uso del glifosato, un deterioro agresivo del medio ambiente que agudiza las condiciones estructurales para un buen desarrollo de la sociedad de esta zona, frente a lo cual no procede como está haciendo el gobierno de meterle 9000 hombres armados, no se resuelve así, la solución es apuntarle a resolver los problemas estructurales del pacifico colombiano y particularmente de la costa nariñense, agravado por el odioso centralismo excluyente y diferencial no solamente desde Bogotá sino de Nariño, que no ha podido vincular el desarrollo de la costa con la sierra, una vieja consigna que no ha podido articular estas dos viejas zonas de nuestra región.

Se conoce que el gobierno departamental y nacional, ha implementado en Tumaco proyectos de carácter social, históricamente la costa ha sido un foco en donde las organizaciones de control internacional hacen presencia, así como Ongs, con diferentes iniciativas sociales que no han funcionado. ¿A qué se debe este tipo de situaciones desde su perspectiva?

Ocurre que son tan graves los problemas estructurales en Tumaco que cualquier política que se adopte o medidas que se adopten sino apuntan a resolverlos siguen siendo inocuas, superficiales e intrascendentes, allí en Tumaco hay cerca de 200 Ongs de todo tipo inclusive internacionales, ha habido muchos recursos pero como no le apuntan a resolver estos problemas sino a soluciones parciales y superficiales entonces eso queda únicamente como una solución parcial que busca favorecer a determinados grupos pequeños de la población, más aun si se cuenta con otro nivel de situaciones agresivas como por ejemplo el tema de la educación, el bajo nivel educativo de nuestros coterráneos es bastante alto, porque hay una educación de baja calidad, por eso para mí hay dos soluciones radicales que se deben adoptar: la primera es mejorar la calidad y cobertura de la educación comenzando por maestros bien calificados y en segundo lugar buscar un sistema de producción que permitan incorporar mercancías que tengan igual o mejor rentabilidad que la producción de cocaína.

¿Cómo es el aporte económico del puerto de Tumaco al departamento de Nariño y como podría mejorar desde una propuesta integral que beneficie a los habitantes de la costa pacífica nariñense?

Con base a un libro que escribí y que se llama «Pacifico en Llamas, realidad socioeconómica de la costa nariñense», podría decir que si se dividiera la producción de carne de la zona entre el número de habitantes al año le correspondería a cada habitante de la zona costanera nuestra de Nariño una libra y media de carne, o si se repartiera la leche que se produce en la zona entre sus habitantes no le alcanzaría al año en promedio ni siquiera un vaso de leche por habitante, entonces realmente el aporte a la economía regional es insignificante, el departamento de Nariño no ha podido superar el 2% de participación en el producto interno bruto PIB del país. Entonces la solución no solamente está en plantearse el problema de la Costa nariñense sino el problema del departamento de Nariño, un departamento de regiones que debe aportarle más al PIB para que haya una mejor retribución en cuanto a ingreso per cápita para el departamento, pero no hay unas políticas descentralizadoras, mientras siga ese odioso centralismo excluyente en Bogotá o acá que sigamos pensando la sierra para la sierra sin articular a muchas regiones como el norte de Nariño y la Costa que son zonas fuertemente deprimidas, no hay desarrollo equitativo, por eso hay necesidad de revisar el modelo de desarrollo de país, que sea acompasado de acuerdo a las necesidades y potencialidades de la región. Yo tengo una propuesta muy seria sobre el particular y es que nosotros desarrollemos la agroindustria en el departamento de Nariño volcada a la cuenca del pacífico a través de Tumaco, para exportar productos con valor agregado hacia los 47 países que conforman la cuenca del pacífico, los más desarrollados que tienen más de la mitad de la población del planeta que puede ser un buen mercado de ricos que favorecerían al desarrollo del departamento de Nariño.

¿Estas propuestas y la implementación de soluciones estructurales al problema que afronta Tumaco, evidentemente beneficiaria a los pobladores y a todo el país, sin embargo, cabe preguntarse ¿existe algún sector que no quiere que Tumaco realmente progrese?.

Indudablemente en esto hay muchos intereses, por ejemplo, los intereses de los exportadores que tienen sus empresas en Buenaventura, que concentra el 60% de las exportaciones del país, no les gustaría que Tumaco se convirtiera en un puerto alterno, para lo cual no necesitarían más que profundizar en el área marina haciendo un mayor dragado y poner a exportar. El puerto pesquero nunca se lo ha utilizado en un 100%, solamente se lo ha llevado a utilizar el cuarto frio en un 10% y eso para congelar pollo, entonces no ha habido realmente unas políticas de Estado descentralizadoras, de desarrollo equitativo de distintas regiones y esto lo que lleva es a agudizar las diferencias entre las regiones y los conflictos como el que estamos viviendo, entonces insisto en que la solución al problema no es el aumento del pie de fuerza, pues el problema de la violencia no se resuelve así porque esto obedece a problemas estructurales de desarrollo social y de desarrollo económico que marcan diferencias entre sus habitantes y los llevan al camino del atajo, a que se imponga una cultura mafiosa y que no se resuelvan los problemas de fondo como debería ocurrir.

¿Ha sido reiterativa la denuncia de la presencia de multinacionales e intereses extranjeros en la costa pacífica nariñense, efectivamente es así?

Claro que sí , las multinacionales tienen sus tentáculos tendidos en todo el mundo de una manera directa o indirecta y a esto se suma el negocio de la coca, el negocio multinacional más grande que hay en el planeta, acá a Tumaco llega el cartel de Sinaloa, porque es un sitio privilegiado geográficamente por su clima, la riqueza de su tierra, la biodiversidad, la pluviosidad, está cerca al mar, y eso es lo que han aprovechado otros negociantes del crimen a nivel mundial, pero creo que hay que insistir ante la sociedad nariñense en que debemos plantearnos otro modelo de desarrollo dentro de la legalidad, uno que pase por reestructurar el ordenamiento geopolítico del país y darle a las regiones el justo tratamiento que se merecen, las partes policivas son válidas pero no las únicas fórmulas para detener este problemas tan grave que padecen nuestros hermanos de la costa pacífica.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0