Unión Sindical Obrera, 97 años conquistando el porvenir

Fuentes: Prensa Rural

97 años después, ya no estamos solo en Barrancabermeja y ya no somos solo trabajadores de Ecopetrol, somos 25 mil hombres y mujeres presentes a lo largo de toda la cadena de producción del petróleo y sus derivados en 27 territorios de Colombia. La Unión Sindical Obrera es la segunda organización sindical colombiana con mayor […]

97 años después, ya no estamos solo en Barrancabermeja y ya no somos solo trabajadores de Ecopetrol, somos 25 mil hombres y mujeres presentes a lo largo de toda la cadena de producción del petróleo y sus derivados en 27 territorios de Colombia.

La Unión Sindical Obrera es la segunda organización sindical colombiana con mayor afiliación, es la marca sindical más reconocida y negocia la más importante convención colectiva del país con Ecopetrol. Desde el comienzo, la USO ha sido una organización de trabajadores en alianza con las organizaciones sociales y populares, primero del Magdalena Medio y luego por toda Colombia.

Desde el 10 de febrero de 1923 el sentido de nuestra existencia, de nuestra lucha, ha sido la soberanía energética nacional. Que nuestros inmensos recursos en materias primas se destinen al bienestar del pueblo colombiano y al desarrollo de una república democrática, justa, libre y soberana.

Gracias a huelgas masivas hemos conquistado para el país no solo la propiedad, sino la explotación por Ecopetrol de los yacimientos más ricos del país, la creación de la Empresa Colombiana de Petróleos, inversión social en los territorios y derechos laborales mínimos para la mayoría de los trabajadores del sector petrolero colombiano.

Hoy, que celebramos el 97 aniversario de la gloriosa Unión Sindical Obrera debemos recordar agradecidos a nuestros fundadores y fundadoras por su osadía de crear un sindicato petrolero en un país con unas élites y un Estado que han sostenido que el pueblo y los trabajadores son ciudadanías de tercera, que se deben contentar con derechos políticos y sociales de cuarta categoría, otorgados con cuentagotas desde la cima del poder.

En 1923 la legislación laboral colectiva estaba naciendo, pero no para regular un amplio ejercicio del derecho de asociación sindical, al contrario, se proclamaban leyes laborales para restringir el ejercicio de esos derechos humanos fundamentales, por eso, sindicatos como la USO nacieron al filo de la ilegalidad y sus huelgas han sido ferozmente perseguidas y reprimidas.

La lucha de la Unión Sindical Obrera por justicia social, soberanía energética, democracia plena y trabajo decente en la industria del petróleo, no ha ocurrido en clubes y salas de juntas, ha sido, es, en las calles y campos, en donde hemos sufrido brutal represión.

Esas luchas nos han significado miles de trabajadores despedidos en casi un siglo de historia, cientos de detenidos y 123 afiliados y dirigentes asesinados desde 1977, fecha en la que se inició el registro de la violencia antisindical sistemática ocurrida en Colombia.

Porque la USO es desde su fundación mucho más que una reivindicación económica o gremial, es un grito de dignidad de los que hemos sido excluidos de la ciudadanía plena, los derechos sociales y la igualdad, por tener un papel protagónico en la construcción de nuestro destino individual y de la nación en la que vivimos.

Esta celebración del día de fundación de la USO, se produce en un momento crucial. A trancas y barrancas Colombia se está movilizando contra una oligarquía indolente y violenta, y nosotros nos sentimos parte de este pueblo que ha reanudado su marcha histórica por igualdad y democracia. La construcción de la paz completa es nuestro sueño mayor y la transición energética un reto global que las juventudes han comprendido a plenitud y que nosotros debemos asumir sin temor.

La nuestra es una organización para los trabajadores de la energía, de las viejas y de las nuevas, es una organización que mantiene su ideal: soberanía energética para el desarrollo nacional, y es un sindicato qué seguirá abanderando el papel dominante del Estado en el sector a través de una empresa 100% pública, Ecopetrol o como se llegare a llamar cuando el petróleo ya no esté.

¡Viva la Gloriosa Unión Sindical Obrera!
¡Reivindicación agradecida de nuestros fundadores y mártires!

Fuente original: https://prensarural.org/spip/spip.php?article25081

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.