Recomiendo:
0

29-S Pelear el ahora para gozar el mañana

Fuentes: Rebelión

«A las tres de la tarde pararon los astilleros de Nervión y luego todas las fábricas. Todos juntos, como un torrente humano, fueron a los Altos hornos; muy pronto, los obreros de los Altos hornos de Astilleros y de «La Vizcaya» se sumaron a la huelga y a las manifestaciones… La huelga se extendía como […]


«A las tres de la tarde pararon los astilleros de Nervión y luego todas las fábricas. Todos juntos, como un torrente humano, fueron a los Altos hornos; muy pronto, los obreros de los Altos hornos de Astilleros y de «La Vizcaya» se sumaron a la huelga y a las manifestaciones… La huelga se extendía como una mancha de aceite y en aquel atardecer había 21.000 trabajadores en huelga, es decir el 99 por ciento del censo obrero de Bilbao y de la periferia». Capítulo IV de «Historia del movimiento obrero español», de Núñez de Arenas y Manuel Tuñón de Lara.

Ni por torpeza ni por cobardía el gobierno correa de trasmisión de la banca y los monopolios hace sufrir a los millones de parados, a los millones de subempleados, a los millones de familias trabajadoras, lo hace por puros y duros intereses económicos de sus representados y defendidos: extorsionadores que provocan desastres sociales y desequilibrios que ya se llevan por delante más suicidios que muertos en accidentes de tráfico. El gestor del capital, Zapatero, ha asegurado a sus señores en Nueva York que tomará todas las medidas que se consideren necesarias contra los trabajadores, y les ha presentado como ejemplo las que ha puesto en marcha bajo el título «Reforma laboral». Les ha ido a presentar las pruebas de que cumple con el programa de la patronal, les ha llevado los libros con los resultados de la socialdemocracia y, les ha hablado de cómo prepara el terreno para el siguiente gestor. Sabe del nuevo equipo de la derecha y está enseñando a los tribunos del imperio sus credenciales para que le den un puesto desde el que pueda llevarse el pago por su servicio.

La huelga del 29 debe tener un día 30 y más, de lo con erario los de la clase de lo común, la clase de la mayoría, la clase de la vida exprimida por unos privatizadores, vamos a ir retrocediendo hasta aquellos niveles en la plaza donde el mayoral escogía, según su gusto y el mandato que llevaba, la mano de obra, no a personas si no a subhumanos.

A Zapatero y su prole, muertos electoralmente hace tiempo, ya no les preocupa presentarse ante los trabajadores como un cadáver corrompido a los pies de los usureros a los que sirve, saben que solo engañan a los inocentes ciegos y sordos, que no son pocos, pero están contentos porque ha conseguido, el y su prole, entregar a gran parte del electorado a la derecha más derecha que ellos mismos. Objetivo cumplido.

Una vez afianzado el encargo de facilitar el robo y el crimen económico, político y social, no le importa morir a la vista de todos, eso es lo que menos le asusta, le asusta la fuerza obrera. Y para desanimar a cuanto pueda levanta la voz diciendo que va a seguir adelante. El conglomerado multinacional, la Internacional Capitalista, propone, y su correa de transmisión socialdemócrata se lo dispone.

Un ejemplo de algo que afecta al trabajo, a su carácter y a las condiciones de futuro, que el gobierno ha sacado en estos días y queda oculto: El presupuesto para investigación científica se congela, se recorta, se encoge, se retrotrae, y a eso se añade la eliminación de becas a estudiantes e investigadores, con lo que en vez de incentivar la creación, la búsqueda de salidas, la mejora social, paralizan el trabajo que manifiesta la necesidad de futuro mejor, y condena a las próximas generaciones de investigación a un entorno sin indicadores, a una situación de parálisis, a la obediencia regida por el inmediato desconocimiento, el abandono del pensar social, y así abrir más paso, todo el paso que puedan, a la frivolidad, a la pereza de pensamiento.

El día 29 de septiembre desde la primera hora, noche, entrará por las ventanas una luz crepuscular, la huelga, y al terminar el mismo día 29 quizá veamos, y si no en los días siguientes, si se va apagando o encendiendo esa luz que es la de los trabajadores. En el otro lado esperan el gobierno antiobrero y sus señores: corruptos, déspotas, maníacos, insolventes, explotadores, quienes no pagan ni el salario pactado y quienes quieren no pagarlo, los que han empezado a llevarnos a la vida de deportados, temporeros, desgraciados, y nos prometen que veremos a nuestro alrededor, a los nuestros y a nosotros mismos, desarrapados, hambrientos, moribundos, para enriquecerse aún más. Esa es la crisis capitalista abriéndose en canal.

Pelear el ahora para gozar el mañana. A la calle que ya es hora. El 29 de septiembre nos vemos en la calle.

Ramón Pedregal Casanova es autor de «Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios», editado por Fundación Domingo Malagón y Asociación Foro por la Memoria. Posfacios ([email protected])

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0