José María Agüera Lorente

Artículos

«El gran objetivo de los partidos políticos debería ser combatir el mal: 1. Estableciendo una igualdad política entre todos. 2. Denegando a unos pocos las oportunidades necesarias de incrementar la desigualdad en la sociedad, mediante una inmoderada y especialmente inmerecida acumulación de riqueza.»

«Antes de acusar al “pueblo” de no creer en nada, hay que medir primero el efecto de esta descomunal traición: ha sido dejado a su suerte en un campo raso.»

De espías, privacidad y el capitalismo de la vigilancia

«Que haya un fin, una privacidad, un oscuro agujero para mí; quiero ser olvidado incluso por Dios.» (Robert Browning: Paracelsus, 1835.)

«Sufrimos después la certeza entre tanto feliz timador de que tú, ni yo, ni nadie era mejor. Si todos somos ladrones, el delito solo puede ser que te pillen con la mano en el pastel»

«Ninguna tierra se corresponde con el horizonte infinito de lo global». (Bruno Latour, Dónde aterrizar)

«Una generación no es un puñado de hombres egregios, ni simplemente una masa: es como un nuevo cuerpo social íntegro, con su minoría selecta y su muchedumbre, que ha sido lanzado sobre el ámbito de la existencia con una trayectoria vital determinada. La generación, compromiso dinámico entre masa e individuo, es el concepto más importante de la historia, y, por decirlo así, el gozne sobre que ésta ejecuta sus movimientos.» (José Ortega y Gasset: ‘La idea de las generaciones’)

estado-iglesia-y-educacion-en-espana-un-repaso-desde-el-franquismo-hasta-la-actualidad

«Cuidado con los profetas falsos; se acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces. (…) ¿Acaso se cosechan uvas de las zarzas o higos de los cardos? Así, todo árbol sano da frutos buenos; pero el árbol dañado da frutos malos. (…) Por sus frutos los conoceréis.» (Evangelio Mateo 7, 15 – 20)

«La herramienta de los propagandistas es explotar eficazmente símbolos de repugnancia al servicio del odio». (Robert Sapolsky: Compórtate)

«Puede creerse en la posibilidad de una nueva regulación de las relaciones humanas, que cegará las fuentes del descontento ante la cultura. (…) Esto sería la edad de oro, pero es muy dudoso que pueda llegarse a ello.» (Sigmund Freud: El porvenir de una ilusión).

1 2 3 12