Recomiendo:
5

Justicia Patriarcal & #JuanaRivasLibertad

¿Arrepentimiento? Lo que queréis es sometimiento

Fuentes: https://tribunafeminista.elplural.com/

A veces te preguntan qué es un maltratador, cómo has podido vivir tantos años con él, y tú tienes tantas respuestas, que al final ves que todas apuntan a algo tan simple como MIEDO.


Cuando lo conoces es el ser más estupendo, gentil y maravilloso que existe. Cuando te da la primera bofetada piensas, “Está nervioso”. Él te pide perdón y tú lo disculpas, y piensas, “Esto no va a volver a suceder, es buenísimo”. Pero ahí empieza todo.

Al principio crees que tú eres la culpable y piensas, “Algo no he hecho bien, algo no le ha gustado o lo he molestado de alguna manera”. Y así sigues pensando hasta que ves que aquello que él hace no es normal, porque si te quiere como él afirma cuando te pide perdón y promete no volver a hacerlo, ¿por qué vuelve a suceder?.

Empiezas a comprender que no eres tú, y la culpa tiende a “desaparecer” para dar paso al MIEDO: ¿cómo vendrá hoy?; ¿cómo evito que se moleste?; voy a ver si estoy bien arreglada, tengo que procurar que todo esté en su sitio y en orden, es muy importante que no se enfade.

Pero él vuelve como siempre, dando órdenes y criticando, y soltando la mano si se te ocurre preguntar por qué. Reaccionas pensando, “No lo aguanto más”. Pero suele haber hijos e inmediatamente rectificas,”¿Dónde voy?. No tengo dinero y no tengo fuerzas para empezar algo yo sola. Necesito ayuda”.

Recurres a la familia, pero tenían tanto miedo de él que era imposible escaparme. Piensas recurrir a la Polícía, y a veces es peor porque está conviviendo contigo y cree que le traicionas, y entonces sí que te conviertes en su enemiga.

Vivir con un maltratador implica tener la comida y la cena a su hora, y para llevar esa convivencia hay que ir en la corriente que él manda. El miedo te paraliza, y encima tienes que agradarle sexualmente. ¿Tú quieres que te toque?. NO, pero estás tan machacada que crees que ya no tienes derecho a poder decidir si quieres o no.

Cuando vives con un maltratador te quitan el derecho a ser persona, eres una sombra de él. Te aísla y no tienes amigas, estás sola. Sólo queda obedecer. Y callas, y sigues callando, por tí y por tus hijos

Así va pasando la vida. En mi caso 35 años. Hasta que mis hijos ya adultos me dieron el ultimátum, BASTA YA. Y me ayudaron a esconderme y a librarme de él.

Hoy que ya está muerto sé que ya no me va a poder dañar más. Ya me hizo daño para el resto de mi vida, al igual que a mis hijos.

Conocí “Generando Igualdad”, y por medio de una psicóloga cogí fuerzas para trabajar y demostrarme a mí misma que era válida y que era persona. También hay cursos de Autoestima, y de aprender a dejar de ser sumisas, diciendo NO cuando queremos decir NO.

Allí en estos Talleres empezamos una recuperación donde curamos nuestras heridas y aprendemos a vivir con ellas.

Esta es una carta abierta de Pilar, para quien le interese leerla”.

Pilar contaba 68 años cuando se grabó leyendo esta carta, que envió al Podcast Radiojaputa a finales de 2019. La directora del programa expresó a la perfección lo que creo que todas le diríamos a Pilar tras escucharla, o en este caso leerla: “Mil gracias Pilar, por la generosidad que supone regalarnos este mensaje, que puede ser inspiración y motivación para otras muchas”.

Y hoy, 25 de julio de 2021, yo retomo este testimonio como fondo para mis reflexiones sobre lo que está ocurriendo con Juana Rivas.

El enorme regalo que nos deja el testimonio de Pilar es la visibilización del MIEDO de las mujeres víctimas de maltrato: un maltratador asume un estatus de superioridad frente a su pareja y a sus hijas/os y ejecuta comportamientos de abuso de poder para afianzar esa superioridad, buscando su sometimiento a través de la internalización del miedo ante el daño que su control absoluto del poder puede desencadenar sobre ella y sus hijas/os. El MIEDO ante lo que puede hacer el maltratador con ellas y con sus hijas/os, y la sensación de abandono institucional, mediatiza el comportamiento de las víctimas de Violencia Machista/Sexista. Y considero importante aclarar estos conceptos:

  • en el Diccionario Ideológico Feminista de Victoria Sau, “el machismo lo constituyen aquellos actos, físicos o verbales, por medio de los cuales se manifiesta de forma vulgar y poco apropiada el sexismo subyacente en la estructura social (…). El machista generalmente actúa como tal sin que, en cambio, sea capaz de <<explicar>> o dar cuenta de la razón interna de sus actos. Se limita a poner en práctica de un modo grosero (grosso modo) aquello que el sexismo de la cultura a la que pertenece por nacionalidad y condición social le brinda”
  • del sexismo, en el mismo Diccionario Ideológico Feminista encontramos la siguiente definición: “Conjunto de todos y cada uno de los métodos empleados en el seno del patriarcado para poder mantener la situación de inferioridad, subordinación y explotación del sexo dominado: el femenino.”

En otras palabras, si el machismo es comportamiento; el sexismo es método, estrategia. Por lo que el machismo estaría vinculado a las relaciones (inter)personales cotidianas menos explícitamente reguladas y el sexismo con lo institucional. (Flavia A.Limone Reina, “Una aproximación teórica a la comprensión del machismo”).

Y lo que está ocurriendo en “lo institucional” con Juana Rivas es extraordinariamente preocupante.

Valentín Ruiz es Fiscal del Juzgado de lo Penal 1 en Granada, y tras la concesión del Tercer grado para Juana Rivas se ha dirigido al juez de vigilancia penitenciaria para pedirle que revoque esa semilibertad y vuelva al segundo grado. A lo largo de trece folios expone sus argumentos, entre los que figuran su desconfianza hacia Juana Rivas, ya que pone en duda las verdaderas razones de su arrepentimiento y especifica que tiene “predisposición a infringir normas”. Uno de los argumentos de peso es que psicóloga y educador no han tenido tiempo suficiente para valorar realmente a Juana Rivas (que estos profesionales consideren que sí lo han tenido no parece un hecho relevante para él). Para el Fiscal las valoraciones se han tomado de manera “precipitada y sin fundamento ni tiempo para evaluar todas esas cuestiones”.

El escrito del fiscal insiste repetidamente en que la decisión del paso a semilibertad se ha dictado “desde Madrid” y sin haber superado ningún programa específico de tratamiento para abordar los déficit que se desprenden de los informes de los expertos de la Junta del CIS pues «no ha existido tiempo para ello». Advierte en este sentido que «el internamiento efectivo es el único modo de concienciar al delincuente de que no puede abusar de la situación de poder que ostentaba convirtiendo su propia voluntad en ley. El internamiento y la concienciación van juntos y aquí brillan por su ausencia”.

También hace referencia al hecho de que Juana Rivas ha manifestado a la psicóloga “que asume su responsabilidad y al educador le manifiesta que reconoce los hechos sentenciados y que se arrepiente, aunque en ningún momento reconoce o admite haber cometido un delito, ni manifiesta conciencia alguna del daño causado a las víctimas, que, en este caso, no solo son sus propios hijos, sino también el padre de tales hijos. No mostrando empatía alguna con una de las víctimas, concretamente con el padre de los niños, en relación al cual mantiene aún una grave e importante relación conflictiva sin resolver a pesar de toda la trayectoria que ya lleva condenada en este tema». 

Carlos Arangüez, abogado de Rivas, ha mostrado su “perplejidad” porque el fiscal haya recurrido esa libertad y solicite su ingreso en prisión. Según Arangüez, Juana Rivas “cumple todos los requisitos para tener el régimen de semilibertad y poder ocuparse de sus tareas profesionales y dormir en su domicilio”. El letrado se sorprende de que juez y fiscal sean tan persistentes en ir contra las decisiones que benefician a Rivas y explica que se va a oponer “enérgicamente” a la petición del fiscal. Arangüez califica el escrito del fiscal como uno más de los actos de “violencia institucional judicial que está sufriendo Juana”.

Y el abogado de Juana alude a Juez y Fiscal y a uno más de los actos de “violencia institucional judicial”, porque una semana antes, aparecía la siguiente noticia en los medios de comunicación: “El juez Manuel Piñar y el Fiscal Valentín Ruiz se oponen al indulto a Juana Rivas porque no se ha arrepentido”.

Y aquí encontramos nuevas declaraciones de Valentín Ruiz explicando los argumentos que figuran en su informe emitido contra el indulto solicitado por Juana Rivas:

–   vulneró «deliberadamente nuestra legislación interna» e hizo «burla de los compromisos internacionales suscritos por España», al darse a la fuga y negarse a entregar, como habían ordenado los jueces, a sus dos hijos al padre (que para eso es el Pater Familias, y Dios y el Patriarcado no se equivocan nunca).

  • no constata un arrepentimiento sincero en Juana Rivas, al contrario, percibe «incoherencia, cuando no un completo absurdo en su justificación de la petición de indulto” (y aquí,a mi entender, entra en un despliegue de papanatismo y pedantería, aludiendo a la paradoja conocida como ‘El gato de Schrödinger’, que muestra ante qué tipo de personaje estamos).
  • no se dan los requisitos de «justicia, equidad y utilidad pública» que precisa una medida de gracia como el indulto (es decir, las mujeres que no agachan la cabeza ante la INJUSTICIA PATRIARCAL no pueden ser premiadas, hasta aquí podíamos llegar. ¿Que las mujeres mantengan las denuncias por maltrato y traten de revocar la custodia compartida de un padre maltratador no son actos relacionados con la “justicia, equidad y utilidad pública?. PUES PARA MÍ SÍ).
  • Juana Rivas estuvo en «franca rebeldía» dificultando en extremo la vuelta de los hijos con el padre, y cuando le tocó responder personalmente por lo sucedido excusó o pretextó su dolor de sufrida madre maltratada, acompasada del revuelo mediático» (esta actitud despectiva ante las denuncias de Juana Rivas, que aún están en proceso de resolución en Italia, yo la considero despreciable, señor Fiscal Valentín Ruiz).

Pero también tenemos las declaraciones del Juez Manuel Piñar, pareja de hecho del Fiscal en la petición de denegación del indulto a Juana Rivas:

–  Juana Rivas «no se ha arrepentido» ni tampoco «consta para nada ese ambiente infernal de maltrato» por parte del padre de los niños que ella ha denunciado (claro, si la hubieran asesinado a ella o a los niños, o la hubiera mandado al hospital a ella o a los niños, pues constaría).

  • Otorgarle un indulto a esta madre «en cierto modo anima y alienta otras conductas similares de individuos que pueden lanzarse al delito, en la creencia de que al final, desde el ámbito ejecutivo, le van a indultar» (pasar por el calvario que está pasando Juana Rivas tiene unas secuelas psicobiosociológicas que creo que sólo un ser con la empatía de una ameba, y una mentalidad antediluviana, puede pasar por alto).
  • el «reiterado alegato» de haber actuado en defensa de sus hijos, para alejarlos de un «maltratador, no es válido. «No consta para nada ese ambiente infernal de maltrato porque no ha habido ni una sola condena posteriormente al momento en que se inicia la convivencia tras un primer incidente lejano en el tiempo, tras el cual la penada inició la convivencia con el padre de los menores». No se puede «imponer» como relevante jurídicamente «un hecho o una realidad que no existe y que el derecho no la validado ni la ha acreditado, y, por tanto, el criterio de cometió el delito para defender a sus hijos es falaz y falso y como tal no debería ser tomado en cuenta para indultar». Juana Rivas  «no ha dado ninguna muestra de su predisposición a la reinserción, desde el momento en que después de ser condenada en España, repite la misma conducta en Italia, dando muestra de una predisposición a infringir normas» (es vergonzoso que un Juez diga que algo que aún no se ha demostrado es falaz y falso, ya que un tribunal italiano ha vuelto a abrir la pericia por la custodia de los menores y la fiscalía tiene sobre la mesa las seis denuncias de Rivas contra Arcuri que no han sido archivadas. Varios informes psicológicos de hospitales públicos italianos, así como del servicio de salud mental del Servicio Andaluz de Salud afirman una situación de posibles malos tratos graves de los menores por parte de su padre y una situación mental vulnerable por parte de los menores. Sin embargo, ninguna de estas actuaciones ha abierto investigaciones en nuestro país. Juana Rivas y sus hijos están reconocidos en España como víctimas de violencia de género por organismos públicos especializados en dichas violencias.

Juez Manuel Piñar, ¿ha omitido proporcionar información relevante en su petición de denegación del indulto y en sus declaraciones a la prensa?. Porque esta información que yo aporto ahora y que ni usted ni el Fiscal han aportado en ningún momento cambia bastante la opinión que la opinión pública estaba teniendo respecto a la adecuación o no de la concesión del indulto, ¿verdad?.

¡Pero qué maniobra tan fea Señor Juez y Señor Fiscal!).

Y el colofón a esta “violencia institucional judicial” lo pone el padre de los menores, el italiano Francesco Arcuri, que también se mostró contrario a la concesión del indulto y, en un escrito presentado hace varias semanas como «parte ofendida», consideró que Juana Rivas no cumple ninguno de los requisitos legales para obtener este beneficio. Su abogado adelantó además que Arcuri recurrirá la posible concesión del indulto «en cualquiera de sus modalidades, en todas las instancias y tribunales competentes».

Así que el posicionamiento del Fiscal Valentín Ruiz, del Juez Manuel Piñero y del condenado y aún acusado por malos tratos Francesco Arcuri, que coinciden en destacar la falta de arrepentimiento de Juana Rivas, requisito para ser indultada, se incluirán en el expediente que redacta el Tribunal Supremo (TS) y que este alto tribunal trasladará al Consejo de Ministros, encargado de tomar la decisión final.

Pero es que resulta que la ley de indulto “no requiere el arrepentimiento como una condición necesaria”, y esta no es una afirmación mía sino de  Antonio Doval, catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Alicante.

Josep M. Tamarit, catedrático de Derecho Penal de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), añade que el indulto es “una decisión que toma el Gobierno de manera individualizada y que no debe argumentar de acuerdo con conceptos propios del Código Penal”. El Gobierno, apunta, puede tener en cuenta si hay arrepentimiento, pero no es un factor determinante.

Así que Señor Juez y Señor Fiscal, sabiendo ustedes perfectamente el escaso peso que el arrepentimiento tiene, ¿qué objetivo persigue el “revuelo mediático” que en esta ocasión han orquestado ustedes?. A mí se me ocurren diferentes hipótesis: a río revuelto introduzco el tema de las denuncias falsas, porque el juez califica el testimonio de Juana Rivas como “falaz y falso”; sin nombrar el SAP lo introduzco porque tanto el Juez como el Fiscal hablan del enorme daño causado al padre de los niños; ambos al hablar de Juana Rivas hablan de  aparecer ante la opinión pública “en franca rebeldía”, no mostrar “predisposición a la reinserción” pero sí “predisposición a infringir normas”, y a mí, esta manera de describir el comportamiento de Juana Rivas desde la Judicatura y sus aledaños me recuerda las prácticas de humillación pública a las que fueron sometidas las mujeres republicanas, para que a partir de entonces todas las mujeres aprendieran la lección del “respeto al hombre” y supieran cuál es su sitio. Hablan de arrepentimiento pero están pensando en sometimiento.

Inicié mi artículo mostrando un ejemplo de vida marcada por el miedo y el silencio. La vida que Juana quería para ella y sus hijos era otra y por éso denunció, y se encontró con la Injusticia Patriarcal. Actualmente en España cada vez más mujeres que presentan denuncias por maltrato y violencia de género y vicaria se encuentran con la Injusticia Patriarcal. No podemos dejarlas solas ni permitir que queden silenciados los “actos de violencia institucional judicial” que sufren. Tenemos la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, que introduce modificaciones en la Ley Orgánica del Poder Judicial y en el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal,  y el Movimiento Feminista exige que se implementen y actualicen de forma efectiva.

NO VAN A BORRARNOS, NI SILENCIARNOS NI DOBLEGARNOS. SABEMOS PERFECTAMENTE LO QUE QUEREMOS Y LO QUE NO QUEREMOS, Y JUNTAS LO RECLAMAMOS.

#HartazgoFeminista

#CumplimientoAgendaFeminista

#PorUnaSociedadIgualitaria


Fuente: https://tribunafeminista.elplural.com/2021/07/arrepentimiento-lo-que-quereis-es-sometimiento/

**Sobre la autora: Puri Liétor Psicóloga sanitaria y activista Feminista

5