Recomiendo:
5

Con Petro y Hernández se ahonda la eterna polarización colombiana

Fuentes: Rebelión

Una vez con los datos que proporciona “el aterrizadero” (como llamaba a las elecciones el gran elector y político santandereano Alfonso Gómez-Gómez) es posible salirse de los debates inútiles y elucubraciones tan abundantes en Colombia durante todo este periodo preelectoral, del que, adrede, traté de mantenerme alejado. Pero hoy, ya con datos concretos, es posible hacer algunos análisis particulares más precisos. Ir por partes decía Jack el de Londres:  

Lo primero que se debe destacar es la facilidad con la cual casi todos (por no decir todos) los opinólogos y analistas esfumaron el aspecto principal de la contradicción principal: Nada menos que la categoría de Estado que rige hoy en  Colombia. No desde hace 200 años como se propala ingenuamente, sino el Estado Contrainsurgente actual, regido por un bloque de clases dominante que le ha dado esa característica, y que fuera descrito (no me canso de repetirlo) por la socióloga Vilma Liliana Franco en 2009 en su enjundioso libro “Orden Contrainsurgente y Dominación”, el que una vez más recomiendo descargar y estudiar en el siguiente enlace :  https://www.kavilando.org/images/stories/libros/OrdenContrainsurgenteyDominacin.pdf

Con esta aclaración esencial se puede ir al segundo aspecto analítico: En esta primera vuelta electoral pasada, nunca, léase bien nunca, se cuestionó este fondo contradictorio, ni se propuso superar esta contradicción por ninguno, léase bien ninguno, de los tantos candidatos que presentaron sus nombres a consideración. Las críticas que hicieron los dos candidatos que pasarán al balotaje por venir, solo tocaron síntomas o manifestaciones externas específicas en la superficie de la realidad del Estado que vive Colombia, sin ir a su fondo: la corrupción inherente al capitalismo por el “Ingeniero” que lo convirtió en su lema de campaña, y por parte de “Aureliano”, la represión brutal, la interminable mortandad social, el neoliberalismo despiadado, y la participación de los altos mandos militares en política.

Tercero, de suerte que tiene razón Jorge Freytter Florián, el exiliado colombiano y doble víctima precisamente de ese Estado Contrainsurgente, cuando hoy (30.05.22) como balance electoral escribe el siguiente trino en Twitter así:

  “La estrategia del Bloque de Poder fue apostar a dos caballos: @FicoGutierrez y @ingrodolfohdez. Este último para quitarle votos “populista” a @petrogustavo en la primera vuelta. Para la Segunda vuelta, el Bloque de Poder se cohesionará y cerrarán alianza. Fin del comunicado” …

Y más acertado aún, cuando coincide con la aceptación general de que desde la primera declaración post electoral, Fico Gutiérrez y su vicepresidente, las fichas electorales de los tres expresidentes (Uribe Vélez, Pastrana y Cesar Gaviria) comenzaron a conformar la Gran Coalición del “Todos contra Petro” (tocompé) que definirá la próxima elección presidencial.   

Cuarto, Por esta razón es todavía más alegre (o malévola, no se sabe) propagar el relato mediático de que la coalición y la herencia de los tres expresidentes Uribe-Pastrana-Gaviria, esté acabada y derrotada definitivamente. Sus fichas electorales Gutiérrez y Lara, quienes tuvieron 3 ́872.112 votos y no pasaron a la segunda vuelta como lo esperaban, fueron sobrepasados por el “Ingeniero” Hernández quien sacó 4 ́516.894 votos, y por el candidato rival alternativo Petro (en su juventud Aureliano) quien obtuvo 6 ́567.332. Fajardo, el candidato “arremangadito” del sector puro liberal del otro ex presidente JM Santos, representado por su ministro Juan Fernando Cristo, más el MOIR; solo logró la birria de 658 mil votos.

Pero esto no quiere decir, en ningún momento, que la gavilla contrainsurgente de los expresidentes esté derrotada electoralmente para siempre y el férreo y blindado armazón dominante y explotador que han construido este siquiera agrietado. Por el contrario, ha salido fortalecido: el revés electoral momentáneo de ayer, muy seguramente se resolverá en la próxima alianza para el balotaje.

Quinto. Con este contexto general pasemos a lo singular; a los candidatos que se enfrentarán el próximo 19 de junio/ 22:  

 Con relación al “Ingeniero” Hernández, no veo una mejor descripción de su haber, que esta nota publicada por el politólogo y analista Horacio Duque (27.05.22) en https://rebelion.org/rodolfo-hernandez-el-mayor-tierrero-de-bucaramanga-y-su-area-metropolitana/ Que me permito trascribir en su parte fundamental:

…..”En los pocos días que quedan se impone la tarea de desenmascarar a Rodolfo Hernández, un multimillonario desafiante, comparable a la lacra de Donald Trump y su arrogancia de oligarca anárquico y desafiante, supuestamente enemigo de los clanes tradicionales, pero en realidad un demagogo que acude, con ayuda de expertos en la manipulación mediática, a piezas lingüísticas y frases sumarias para atraer a los ciudadanos del común. Sus lemas de campaña son no mentir, no robar y no traicionar, cuando la esencia de su vida y su personalidad es exactamente esa contra ética de ricachones ensoberbecidos.

Rodolfo Hernández es un reconocido especulador inmobiliario del Área Metropolitana de Bucaramanga (que incluye los municipios de Piedecuesta, Floridablanca, Girón Lebrija y Rio Negro), Meseta en la que habitan más de un Millón 500 mil habitantes, 700 mil de los cuales viven en condiciones de pobreza, miseria, sin vivienda, sin salud, sin empleo y sin educación adecuada.

Hernández es un “tierrero” en toda la línea, un acaparador de tierras que al día de hoy dispone de más de 55 mil hectáreas, adquiridas mediante el manejo oscuro de los Planes de Ordenamiento Territorial de los municipios señalados, cuyos concejales ha sobornado para ampliar las áreas urbanas con el fin de valorizar las tierras rurales compradas a precio de huevo de cuyas plusvalías se apropia de manera torcida el flamante candidato de la Liga anti corrupción.

Y no solo eso. Rodolfo es el principal traficante con los subsidios estatales a la vivienda de interés social y prioritario, al día de hoy tiene más de 6 mil apartamentos en el negocio de la compra y venta de vivienda de estratos 1 y 2 en Santander y casi 8 mil tramites de embargo a compradores de sus planes de vivienda en Piedecuesta, Bucaramanga, Floridablanca y Girón.

Se presenta como redentor de los universitarios, pero en realidad es su verdugo, pues su más reciente línea de negocios es la venta y arriendo de Aparta estudios a los estudiantes de provincia que son explotados por las instituciones de educación superior de la región que se aprovechan de la bonanza de este miserable negocio que ha mercantilizado la formación universitaria como ocurre con la uribista y neonazi universidad UDES de Fernando Vargas, otro oligarca de allí denunciado por el robo a los Programas de Alimentación escolar cuando fue alcalde de Bucaramanga.

Hernández si miente, roba y traiciona a la ciudadanía, ya que entre sus antecedentes está el intento de fraude a la alcaldía de Bucaramanga, con la empresa Vitalogic, mediante un contrato para el manejo del relleno sanitario de la ciudad en el cual su hijo Luis Carlos quería echarse al bolsillo más de 100 millones de dólares; Hernández es un impostor que quiere refundir sus vínculos políticos, ideológicos y violentos con el ex presidente Uribe Vélez.

RH quiere llegar a la presidencia de la República para convertirse en el mayor urbanizador pirata de Colombia, en el campeón de los tierreros, en el especulador inmobiliario que niega el derecho a la vivienda de millones de familias sin techo” ….

En definitiva, un personaje ligado desde sus inicios como ingeniero, con las mafias locales de la contratación con el Estado y en los municipios santandereanos para la construcción de infraestructura, con lo cual hizo su primer millón que le permitió entrar en las grandes ligas de la especulación financiera, de la vivienda social y del lavado de dólares. Un señor violento admirador de Hitler, maduro o cacreco, requeñeque o cascarrabias, ajado y marchito, renovado con trasplantes ralos de cabello y cirugías cosméticas antiarrugas para tratar de tapar su decrepitud y senilidad. La imagen falseada, arrogante y presuntuosa que se quiere vender de un “selfmade man” tipo estadounidense (hecho solo y a pulso) sin la ayuda generosa de los buenos contraticos y el soporte violento del Estado colombiano.    

 Una reencarnación del avaro y especulador Félix Grandet, descrito en 1.834 por Balzac en su grandiosa novela “Eugenia Grandet”, que tanto impresionó a Marx en los orígenes del capitalismo financiero del siglo XIX y que hoy, desde esa asolada tierra de Santander, en pleno siglo XXI, el bloque de clases dominante, con la ayuda de la “Embajada”, quieren convertir en el presidente de la también asolada y ensangrentada Colombia.

 Y, sobre Petro (en su juventud Aureliano), también es posible darle la palabra al  profesor colombiano Nicolás Yepes, conocedor del candidato y su candidatura, cuando describe bastante bien la síntesis del “Sancocho Nacional del flaco Bateman”, que fue cocinado para estas elecciones de la siguiente manera (28.05.22) :  https://rebelion.org/lo-que-usted-siempre-quiso-saber-de-petro-y-el-no-se-lo-va-a-contar/

….”Petro, por su parte, ha sabido vender otra imagen, la que hoy lo tiene de primero en todas las encuestas y con gran ventaja sobre el segundo y el tercero en la fila. Según su discurso de campaña él es un demócrata liberal en política, un keynesiano socialdemócrata en economía, un pluralista ecologista en lo social y un católico en lo espiritual; un alma de dios que así logra desmarcarse del comunismo, el socialismo y sus adalides más cercanos: Comunes (ex Farc), el fantasma de Chávez y Castro, y el tan odiado Maduro. Lo suyo sería “el cambio por la vida” y no el cambio hacia el socialismo (así como a Quico “el presidente de la gente” le sirve para ocultar que es el presidente de Uribe y los demás expresidentes). La de Petro es una jugada maestra de intercambio que le ha funcionado” ….  

A este retratoes poco lo que se le pueda agregar. Tal Vez en lo militar,  Rojaspinillista populachero en profundo arrepentimiento después de haber visto las llamaradas del infierno en el palacio de Justicia de Bogotá en 1986.

 Sexto. Con esto se puede decir que es muy probable que la gran coalición del Todos contra Petro, que se está configurando, aleje la tentación del Golpe de Estado del general Zapateiro, que los demócratas verdaderos tanto temen en un país con las características de la Colombia socio preferencial de la OTAN en esta fase de la historia de la Humanidad que se está decidiendo en Ucrania.  Aunque (siempre hay un pero) no hay que desestimar la terrible amenaza de “un golpe cívico militar seco”, consistente en que en el eventual caso de que Petro (en su juventud Aureliano) gane el balotaje próximo, el 7 de Agosto /22 las Fuerzas Armadas en ninguna circunstancia jurarán obediencia como comandante supremo a un guerrillero vestido de civil ahora presidente. Hay veces en la vida que el pasado no perdona, decía el poeta.

Por último, poder escribir o decir que, contrario a los relatos que se están vendiendo desde cada una de las dos campañas (empresas) electorales que participarán en la próxima vuelta; no ha habido ningún cambio, ni de derecha ni de izquierda. Ninguna derrota definitiva, lo que solo se podría aclarar el 20 de junio próximo. Y que mientras tanto, lo que persiste y se ve en los hechos sociales y políticos; lo que permanece y continúa (como lo digo en el título de este escrito) es la eterna y tradicional polarización de la sociedad de suma cero, es decir, solo habrá vencedores y vencidos, como ha sido desde siempre la mejor tradición guerrerista de Colombia. Y eso demuele cualquier esperanza o ilusión, y duele profundamente ver como un hermoso país como Colombia que simula ser un país civilizado y hasta democrático, seguirá siendo un “gorila con sacoleva”, aislado y agresivo con sus vecinos, en un platanal de posesión estadounidense.  

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.