Recomiendo:
0

La ciudadanía se suma al impulso de la energía solar en Chile

Fuentes: IPS

Parte de los paneles de la Central Solar Buin 1, la primera financiada en Chile con acciones vendidas a la ciudadanía, está lista para generar desde ahora 10 kilovatios, de los cuales 75 por ciento se dedicarán al autoconsumo y el resto se inyectarán a la red de distribución nacional. Crédito: Orlando Milesi/IPS SANTIAGO, 5 […]

Parte de los paneles de la Central Solar Buin 1, la primera financiada en Chile con acciones vendidas a la ciudadanía, está lista para generar desde ahora 10 kilovatios, de los cuales 75 por ciento se dedicarán al autoconsumo y el resto se inyectarán a la red de distribución nacional. Crédito: Orlando Milesi/IPS

SANTIAGO, 5 ene 2017 (IPS) – Chile comienza 2017 dando un paso innovador en el desarrollo de la energía solar, donde ostenta la primacía de América Latina, con la entrada en funcionamiento de su primera planta ciudadana.

Este país sudamericano de casi 18 millones de habitantes tiene proyectos por 9.000 millones de dólares en el área de las energías renovables no convencionales (ERNC) durante los próximos cuatro años, en un esfuerzo para romper su alta dependencia de los combustibles fósiles, que aún generan más de 55 por ciento de la electricidad.

La Agenda de Energía, establecida en 2014 por la presidenta socialista Michelle Bachelet, cuenta con la participación de inversores internacionales, grandes compañías eléctricas, los determinantes sectores de la minería y la agricultura y la academia.

Ahora se suman los ecologistas, con el primer proyecto para incorporar a los ciudadanos en la producción y en las ganancias que generan las ERNC, en particular la energía solar.

Se trata de una pequeña planta fotovoltaica de 10 kilovatios que usará la energía solar para generar electricidad de autoconsumo e inyectar el remanente a la red de distribución general.

Esto permitirá a los «accionistas ciudadanos» que participen de la iniciativa recibir una rentabilidad estimada en el monto de la inflación anual más dos por ciento adicional.

«El propósito es crear una forma en la cual los ciudadanos puedan participar en los beneficios por un lado de la energía solar y en el proceso de democratización de la energía», explicó Manuel Baquedano, director del Instituto de Ecología Política que impulsó esta iniciativa ciudadana.

La planta Central Solar Buin 1 va a funcionar comercialmente desde mediados de este mes en la comuna (municipio) de Buin, en la periferia sur de Santiago, y su cliente principal es el Centro Tecnológico para la Sustentabilidad, que se abastecerá desde ahora con la energía eléctrica producida en la planta.

«En Chile hemos presenciado un desarrollo muy importante de la energía solar fruto de la presión ciudadana que no quiso más represas. Se abrió entonces un espacio muy grande para desarrollar las ERNC», dijo Baquedano a IPS.

«Pero esta ha estado concentrada en grandes emprendimientos, con plantas solares que fundamentalmente abastecen a la minería. Y quedó pendiente la posibilidad de que todos los ciudadanos podamos disfrutar de una energía que es directa», explicó.