Recomiendo:
0

Páginas de la herida

La vida en .Cat sigue (y seguirá) más o menos igual… por el momento

Fuentes:

Para Joan Margarit (1938-2021), in memoriam. “No te veré más (No et veuré més)”, Miguel Poveda. https://www.elperiodico.com/es/yotele/20210217/final-telediario-miguel-poveda-emotivo-homenaje-musica-joan-margarit-tve-11525931

Algún día tendríamos que hablar de los años 80, que se llevaron la izquierda por la alcantarilla. En España se apagó la lucecita del Pardo y la sociedad se creyó que tenía derecho a hacer lo que le viniera en gana porque ya no estaba el Represor. Nadie le dijo que la lucecita tenía que encenderla ella, que eso es la democracia.

María Cruz Santos Santos (2021)

La actuación de Miguel Poveda, cantando Margarit, en el informativo de TV1 de la noche del pasado martes muestra que pueden hacerse otras cosas. No es la primera vez. Felicitemos a Carlos Franganillo.

El comentario de la historiadora María Cruz Santos Santos no debería caer en saco roto. ¿Pensamos en ello?

Nuestro gran filósofo-humorista da de nuevo en la diana. Un viñeta suya enseña más que mil artículos (incluido este por supuesto). Dos entrelazadas… ¡ni te cuento!

No les aburro con datos y más datos. Seis apuntes-interpretaciones y un corolario final, no más. Celebremos de entrada que es la segunda vez (2017, 2021) que un partido no-nacionalista gana las elecciones autonómicas en .Cat; celebremos también -¡con gritos de júbilo!- la derrota de la ‘Santísima y diabólica Trinidad’ Puigdemont-Borràs-Canadell; recordemos que el voto secesionista alcanza poco más del 25% del censo (aunque saquen mucho pecho por haber conseguido un poco más del 50% de los votos emitidos); constatemos la no proporcionalidad de la ley electoral que rige en las elecciones .Cat, y tomemos nota, como era de prever, de la enorme dimensión de la abstención (nunca como hasta ahora) y de la irrupción de la ultraderecha voxista. La otra ultra, aunque se vistan con otros ropajes, está en Junts y en sus alrededores.

(Entre paréntesis: no nos ocultemos que si el PDCat y el PNCat no hubieran roto con la línea Puigdemont, por la prepotencia e ininterrumpido maltrato del Vivales que sigue pensando que el “Estado.Cat soy yo” y que quien se mueve medio centímetro no sale en su foto, Junts hubiera conseguido probablemente dos escaños más y casi tantos votos como el PSC. Principio de realidad: la Cataluña real es la Cataluña (ir)real).

Hablemos, pues, de esa Cataluña (ir)real que está en el fondo de los resultados electorales. La atmósfera político-cultural, nudo central, cuida, abona y promueve el marco conceptual y vital del mundo secesionista, sigue siendo la misma o algo peor. Dos ilustraciones:

El montaje Puig Antich-Puigdemont, un abyecto insulto a todo y a todos, es el anuncio de una exposición en el barrio de la Floresta de Sant Cugat del Vallès (Barcelona). La muestra se titula (o titulaba) “De Puig Antich a Puigdemont”. CGT, la Comisión Puig Antich y el Ateneo Enciclopédico Popular se han indignado. No es para menos. “Nunca ha habido ningún punto de conexión ni de ideología ni de proyecto” entre Puig Antich “y la actualidad de hoy en día, y menos con Carles Puigdemont”, han comentado. Están “hartas de las manipulaciones y la apropiación de la figura revolucionaria y libertaria de nuestro compañero”, de la que culpan a “otras ideologías y intencionalidades políticas ajenas a su personalidad antiestatista y de transformación radical de la sociedad”. (Puig Antich fue militante del MIL, del Movimiento Ibérico de Liberación, una organización que no era, propiamente hablando, un movimiento libertario).

Les traduzco la “piulada” de Toni Albà, un cómico (de Polònia o ex Polònia) nacional-secesionista fanatizado, reconocido y seguido en ámbitos y redes nacionalistas: “Jordi [Èvole], Cataluña será independiente. Y tú, y los otros eslabones colonizadores, podréis informar a la metrópoli de cómo nos organizamos con éxito como estado independiente”. ¡Amable y cortés… como una patada en el cerebro!

No son las únicas aportaciones ‘culturales’ del secesionismo en estos días pasados. Hay más. El director de teatro,Joan Lluís Bozzo, que en su día se las dio de intelectual de izquierdas (https://www.eltriangle.eu/es/2021/02/13/joan-lluis-bozzo-difunde-que-el-30-de-enero-de-1938-espana-asesino-a-42-personas-entre-ellas-20-ninos-en-la-plaza-sant-felip-neri/), reenvió un mensaje de twitter en el que se aseguraba que el 30 de enero de 1938 «España asesinó a personas, entre ellas 20 niños, en la plaza San Felip Neri» (el autor del tuit, Xavier Díez, se define como «escritor, historiador y articulista». Le entrevisté hace años, un día les cuento lo que pasó). ¡La falsaria hispanofobia revisionista en el puesto de mando! Bozzo ha sido el número 81 de la lista de JxCat por Barcelona en las elecciones del 14F. Hace un año, en febrero de 2020, escribió este tuit: “En el restaurante Can Camp en la Ametlla del Vallès los camareros nos piden que hablemos en español. Nunca más”. También es suyo este otro mensaje de 7 de junio de 2020: “Que no nos engañen. En Cataluña conviven los catalanes (que, sean de donde sean, aman a Cataluña) y los españoles empadronados en Cataluña que quieren eliminar nuestra lengua, cultura, símbolos y libertades, para entregar el país al Reino de España. Alerta máxima”. Durante la campaña electoral se refirió a Illa como Illeta y afirmó que “Illa es como Montilla… pero más corto”. Quina gràcia, quin riure! Afirmar que los bombardeos de Barcelona de enero de 1938 los hizo España fue su última gran aportación intelectual. Todo de muy buen rollo en la república .Cat de las sonrisas.

Sobre nuestro asunto. Nos serán útiles estos dos gráficos:

1. Sueños. No soñemos más: no hay otro gobierno en el tablero que un gobierno ERC-Junts, con la más que probable participación de la CUP, ‘fuerza revolucionaria’ (¡con colectivos ‘comunistas’) que en asuntos nacionalistas van cogidos de la mano del ala más intransigente de Junts. Las intervenciones de los Mossos d’Esquadra de estos días tal vez puedan significar algún obstáculo. Superable sin duda cuando la tormenta amaine.

Por tanto, un nuevo día de la marmota con el aditamento de la CUP, que en absoluto facilita la proximidad, el acercamiento o rebajas tensiones.

ERC intenta convencer también a En Comú Podem. Esperemos que ECP no cometa un error de tal calibre ni que el vicepresidente segundo Pablo Manuel Iglesias (o su mano derecha Jaume Asens), tan comprensivo con el Vivales y con el secesionismo en general, no intervenga para forzar voluntades con la coartada-cuento de ‘profundas estrategias a medio y largo plazo’.

2. VOX. Como a los ñordos-charnegos-currantes se nos acusa de todo, no es imposible que se diga ahora que hemos apoyado en masa a VOX, la gran aportación política por reacción, causa desencadenante, del nacional-secesionismo. Conviene recordar los resultados por distritos de la fuerza ultraderechista en Barcelona ciudad: Ciutat Vella, 6%; Eixample, 5,8%; Sants-Montjuïc, 5,9%; Les Corts, 8,8%; Sarrià Sant Gervasi: 11,2%; Gràcia, 4,3%; Horta-Guinardó, 6,6%; Nou Barris, 9,3%; Sant Andreu, 6,4%; Sant Martí, 6,7%. El distrito donde mayor porcentaje de votos han obtenido es Sarrià Santa Gervasi, donde viven clases adineradas y muy bien situadas.

(Más en concreto: 17,7% en Pedralbes, el barrio más opulento de Barcelona, su renta es de 249% respecto a la media de la ciudad. 14,8% en Tres Torres, la 2ª renta familiar más alta de Barcelona (216%). 12,8% en Galvany y la Bonanova, zona alta de Barcelona, sus rentas son la 4ª y la 5ª de Barcelona (192% y 184% respectivamente). Sin olvidar, el 18,5% en Torre Baró, zona empobrecida de Nou Barris, donde la renta familiar es la 3ª más baja de la ciudad, el 46,5% respecto a la media de Barcelona).

¿Racismo, xenofobia, el discurso de la islamización, en algunos barrios obreros? Muy poco de todo eso. Tal vez haya penetrado algo el énfasis de VOX en la inseguridad, pero, sobre todo y por encima de todo, hartazgo (“¡estamos hasta aquí!”, “hacen lo que quieren”, “¡no paran de insultarnos!”) del discurso y las prácticas nacionalistas y, más en general, de la política de gestos y de su dura realidad económico-social. Se sienten fuera del ágora pública, no cuentan, sólo para los trabajos duros (si los hay).

3. Votos. Aparte del, PDCat (77 mil votos) y VOX (casi 218 mil) que no se presentaron en 2017, el único partido que ha incrementado sus votos ha sido el PSC, 46.199. Las restantes fuerzas: En Comú Podem: -131.734; ERC: -332.254; Junts: -380.231; CUP: -6.159; PP: -76.603; Ciutadans: -951.829. En total, respecto a 2017: -1.543.155. Solo han votado, sumando blancos y nulos, 2.874.610.

Sumados los votos de ERC, JxCat, CUP y PDECat son 1.435.876 votos, su peor registro en unas autonómicas. Respecto a las anteriores de 2017, supone un retroceso de casi 650.000 votos.

3.1. Votos nacionalistas y opción secesionista. Un cambio sensible, y a tener muy en cuenta, está relacionado con las preferencias de los electores de esas fuerzas sobre la relación entre Cataluña y el resto de España. Según el CEO, el CIS catalán, hace cuatro años casi el 90% de los votantes de ERC querían que Cataluña fuese un Estado independiente. Esta cifra es ahora del 60% o 65%. Uno de cada tres votantes de Esquerra elige otras opciones: que Cataluña sea una “comunidad autónoma” (7%), que sea “un Estado dentro de una España federal” (27%). No la construcción de un nuevo muro-Estado.

Las cifras apenas han cambiado entre los votantes de CUP: el 80-85% quieren que Cataluña construya un nuevo muro. Ni entre los votantes de Junts per Catalunya: 85% (por debajo: .Cat = Paraíso fiscal, como Andorra a lo grande). Sí hay cambios, aunque menos que en ERC, entre los votantes del PDeCAT: más o menos una cuarta parte elige opciones federales o autonómicas.

4. Abstenciones. Datos de participación en las elecciones autonómicas .Cat: 1980: 61,34%; 1984: 64,36%; 1988: 59,37%; 1992, 54,87%; 1995: 63,64%; 1999: 59,2%; 2003: 62%; 2006: 56,77%; 2010: 59,95%; 2012: 67,76%; 2015: 74,95%; 2017: 79,04%. Las tres últimas elecciones, las más concurridas de todas.

En el caso del pasado 14F: 53,54%. La más baja hasta ahora, 25,5 puntos menos que en 2017 (aproximadamente un 35%). Los votos nulos, a pesar de la abstención, se han incrementado en un 154% y los votos en blanco un 23%.

Los abstencionistas han pasado de 1.161.564 a 2.488.509, un incremento de 1.326.945 electores (+114%)

¿Razones de una abstención que no ha sido homogénea (observen el gráfico adjunto sobre renta y participación)? Desde luego la COVID, los enfermos y nuestro tiempo de preocupación e incertidumbre. También: otras preocupaciones esenciales; cansancio; aparentemente, menos tensión política; hizo mal tiempo el domingo,… Pero sobre hartazgo y mucha desesperanza política. ¡Todo va a seguir igual, no hay nada que hacer!

5. Territorios amarillos. Resultados nacional-secesionistas por provincias: Barcelona, 47,3%; Gerona, 67%; Lérida, 66,8%; Tarragona, 53,5%. En total, 50,9%. Insisto: un poco más del 25% del censo. Las zonas más nacional-secesionistas: Gerona y Lérida. Población Gerona: 761.947; Lérida: 432.866 (datos de 2018). Cataluña en su conjunto: 7.566.000 (dato de 2019). Suman ambas provincias el 15,8% de la población catalana.

(Escribo Gerona y Lérida siguiendo el hacer nacionalista. Ellos escriben siempre Osca o Saragossa cuando escriben en catalán. Por la misma razón, Gerona y Lérida cuando escribimos en castellano, y Girona y Lleida cuando escribimos en catalán).

6. Resumen. Entre votos contabilizados, abstenciones, nulos y blancos, suman 5.422.446 electores. De estos cinco millones y casi medio:

6.1. Solo el 26,38% han votado al bloque secesionista (37,20% en 2017). Unos 11 puntos menos

6.2. Los secesionistas reivindican el 50,77% (añadiéndole 2,72% del Pdcat al 48,05% de Jxcat, Erc y Cup). El truco publicitario: de un elector de cada cuatro, a uno de cada dos.

Corolario (autocrítco): Como la autocrítica sigue siendo una virtud republicano-leninista que conviene practicar en serio, es justo admitir que los que nos sentimmos de izquierdas y contrarios al nacionalismo (en sus diferentes versiones) no hemos sido capaces de organizar por el momento una fuerza organizada, arraigada en la ciudadanía trabajadora, creada y compuesta por ella, que tenga cuerpo real y alma crítica e informada. En las elecciones o en cualquier otra circunstancia. En eso estamos, en eso estaremos.

No les doy más la tabarra. Un comentario de la amiga “Louise Michele”, communarde, 15.02.2021:

Cuando asumamos de una puñetera vez que hemos venido a parar a Cataluña (por nacimiento o por lo que sea), y que el nacionalismo catalanista, o el catalanismo nacionalista (aclaración bizantina esta que dejo para otros), tiene sus bien armados “regimientos” de gentes muy bien desplegados y distribuidos por el mapa de la seva nació (nación que un malhadado día, ¡ay! hicimos nostra y la defendimos...), acabaremos con vanas esperanzas electorals, y acabaremos con no sé qué de las “izquierdas” y de las “ilusiones”, y con darle al tarro a hipotéticas y engañosas combinaciones de siglas de partits de progrés, como hoy estamos leyendo ya en los foros que ojeamos. Somos “negros” o mestizos (de “Virginia” o de “Harlem”, qué más da…) más o menos mal(con)viviendo entre wasp, kuklusklans, o sociovergents, salvo alguno de nosotros que se “integra” por vía oncle Tom, o por vía supuestamente “marxista-leninista pensamiento maumarramiu” que els recolza “por principios”. Los demás, al sitio subalterno que nos corresponde. Y esta historia será así, como mínimo, por lo que nos queda de vida a bastantes de los que por aquí [email protected] Porque esa catalana historia es la nuestra, la que nos ha tocado vivir, y, en algún momento con falsas pretensiones de cambiarla jugando, siempre, en “campo contrario”, cuando no intentando comprendre al contrario.

Ya lo decía mi padre sobre el “asunto.cat“: “¡Hay que joderse!”. Mientras tanto, quizás que dejemos de ver al abstencionisme.cat con desprecio y desde una supuesta “superioridad moral”, y hagamos alguna cosa para que la próxima vez buena parte de él se convierta en potente participación de vots en blanc que, contabilizados a millones, esto sí que sería una victoria de “los de abajo” y una superioritat moral de debò, como lúcidamente escribió y dijo J. Saramago.

Añado esta nota sobre el amianto del imprescindible e incansable Paco Báez:

Entre los clientes de la multinacional C.A.F., se encuentran los metros de Barcelona y de Madrid. Por lo que respecta a este último, como es sabido, recientemente ha sido conocido el fallecimiento de otro trabajador, a causa del amianto. Por consiguiente, primero en la fabricación, y después en la utilización del producto fabricado, el amianto ha ido dejando un doble rastro, sangriento para los trabajadores, y de beneficios económicos para sus empresas empleadoras. Beneficios que no desean ver mermados, y por eso pleitean hasta el límite, para tratar de soslayar el pago de las indemnizaciones a las que les fuerzan los pleitos exitosos que les plantean las víctimas del asbesto.

0