Recomiendo:
0

Traducción íntegra del cable en el que funcionarios de EEUU expresan sus opiniones la disidencia en Cuba

Fuentes: Wikileaks

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens


ID: 202438

Fecha: 2009-04-15 13:33:00

Origen: 09HAVANA221

Fuente: Sección de Intereses de EE.UU., La Habana

Clasificación: CONFIDENCIAL

Destino: VZCZCXYZ0001

PP RUEHWEB

DE RUEHUB #0221/01 1051333

ZNY CCCCC ZZH

P 151333Z APR 09

FM USINT *HAVANA

A RUEHC/SECSTATE WASHDC PRIORITY 4310

INFO RHMFISS/CDR USSOUTHCOM MIAMI FL

RUEAIIA/CIA WASHINGTON DC

RHMFISS/COGARD INTELCOORDCEN WASHINGTON DC

RHEHAAA/NATIONAL SECURITY COUNCIL WASHINGTON DC

RHMFISS/NAVINTELOFC GUANTANAMO BAY CU

C O N F I D E N C I A L HAVANA 000221

SIPDIS

E.O. 12958: DECL: 03/08/2019

RÓTULOS: PGOV, PINR, PREL, PHUM, CU

TEMA: EE.UU. Y EL PAPEL DE LA OPOSICIÓN EN CUBA

Clasificado por: COM Jonathan Farrar (**) por motivos 1.4 (b) y (d)

1. (C) RESUMEN:

Como el gobierno de Raúl Castro de Cuba (GDC) parece haberse establecido en una posición de indiscutida autoridad en el interior, vale la pena preguntar qué hace la oposición política cubana y el papel que puede jugar en el futuro. Dos recientes artículos de opinión editorial en la prensa internacional que han enfurecido a los dirigentes de los disidentes argumentan que las respuestas son: no mucho y nada. Aunque los artículos de opinión editorial no lo mencionan, esta evaluación debiera incluir la advertencia de que parte del motivo para la relativa inacción de la oposición es que el GDC está tomando pasos activos para debilitarla. Muchos grupos opositores tienden a la dominación por individuos con fuertes egos que no trabajan bien en conjunto y por ello son objetivos fáciles para manipulación por los servicios de seguridad cubanos.

La Agenda para la Transición, que fue lanzada con mucha promesa hace un año, está a punto de dividirse.

El Diálogo Nacional de Oswaldo Paya ha recogido a algunos disidentes aislados, pero no ha emprendido ninguna acción significativa en meses. Aunque los disidentes han reaccionado de manera muy negativa a los artículos en la prensa internacional, el hecho es que contienen más de un grano de verdad y hubiera sido mejor si la crítica hubiese sido aceptada como llamada de atención.

2. (C) Sin una verdadera epifanía entre la dirección de la oposición y una disminución de la represión oficial de sus actividades, no es probable que el movimiento disidente tradicional suplante al gobierno cubano. Los disidentes han desempeñado, y seguirán desempeñando, un rol clave en su actuación como la conciencia de Cuba y merecen nuestro apoyo en ese papel. Pero tenemos que mirar a otra parte, incluido dentro del propio gobierno, para encontrar a los sucesores más probables del régimen de Castro. Fin del resumen.

Crítica pública irrita a la comunidad disidente

3. (C) Dos recientes artículos de opinión editorial que fueron publicados en la prensa de Miami, uno de Ivette Leyva Martínez titulado «el muro de la disidencia», y el otro de Fernando Ravsberg titulada «Cuba, los disidentes y el mundo», argumentaron que el movimiento disidente en Cuba se ha convertido en tan viejo y tan fuera de contacto con las vidas de cubanos de a pie como el propio régimen. Los artículos representaban críticas exhaustivas y bastante equilibradas del movimiento disidente, y aparecieron cuando los disidentes están bajo más presión que nunca por parte del gobierno cubano. Como tales, podrían haber generado un debate de reforma entre los dirigentes disidentes, pero en lugar de hacerlo simplemente han concentrado la frustración de los disidentes con la comunidad cubana del exilio.

4. (C) En general, formularíamos la misma crítica a la mayor parte del movimiento disidente oficial con el que hemos tenido contacto en La Habana. Para ser justos hacia los disidentes agregaríamos -como no lo hicieron los artículos de opinión editorial- que ser un activista contra el GDC en Cuba es enormemente difícil, y que es casi seguro que cualquier esfuerzo por ir más allá de pequeñas reuniones en casas particulares sería rápida y firmemente reprimido por los servicios de seguridad.

Habiendo dicho eso, vemos muy poca evidencia de que las organizaciones disidentes de la línea principal tengan mucha resonancia entre los cubanos de a pie. Sondeos informales que hemos realizado entre postulantes a visas y refugiados no han mostrado virtualmente ninguna percepción de personalidades o agendas disidentes. A juzgar por las reacciones que hemos escuchado de nuestros contactos disidentes, la acusación más dolorosa hecha por los comentaristas fue que los disidentes son viejos y fuera de contacto. Muchos de los dirigentes del movimiento disidente son por cierto comparativamente viejos. Antiguos disidentes XXXXXXXXXXXX tienen más de 60 años. Otros como Francisco Chaviano y su esposa Ana Aguililla, René Gómez Manzano y Oswaldo Paya tienen bastante más de 50.

Tienen poco contacto con cubanos más jóvenes y, en la medida que tienen un mensaje que salga al público, no atrae a ese segmento de la sociedad. Su enfoque muy válido sobre el sufrimiento de amigos y parientes que son retenidos como prisioneros de conciencia, y que el gobierno no mantiene derechos humanos básicos, no toman en cuenta los intereses de cubanos que están más preocupados de tener más oportunidades de viajar libremente y vivir confortablemente.

El movimiento disidente no es un conjunto coherente

—————————————

5. (C) Tengan o no las organizaciones de oposición agendas que puedan llegar a atraer a una amplia gama de intereses en la isla, deben comenzar por lograr algún nivel de unidad de propósito como oposición, o por lo menos dejar de gastar tanta energía en el intento de rebajarse entre ellos. A pesar de afirmaciones de que representan a «miles de cubanos», vemos poca evidencia de un apoyo semejante, por lo menos desde el punto de observación, reconocidamente limitado, que tenemos en La Habana. Cuando interrogamos a dirigentes de la oposición sobre sus programas, no vemos plataformas hechas para atraer a una amplia muestra representativa de la sociedad cubana. En su lugar, su mayor esfuerzo se dirige a obtener suficientes recursos para mantener en vida de un día al otro a los principales organizadores y a sus principales seguidores. Una organización de partido político dijo abierta y francamente al COM que necesita recursos para pagar salarios y le presentó un presupuesto en la esperanza de que USINT estuviera en condiciones de cubrirlo. Junto con la busca de recursos como una preocupación primordial, la próxima ocupación más importante parece ser limitar preservar el poder y el acceso a escasos recursos.

6. (C) Individuos más jóvenes, incluidos blogueros, músicos, y artistas del espectáculo y plásticos no pertenecen a organizaciones identificables, aunque son mejores en la adopción de posiciones «rebeldes» con mayor atracción popular. Sin embargo, estos individuos siguen siendo estrechamente controlados por el GDC, esquivan la etiqueta de «disidente», y no parecen aspirar a ningún papel dirigente. La fama internacional lograda por unos pocos, como la bloguera Yoanny Sánchez, alimenta más celo entre las organizaciones disidentes tradicionales y les impide trabajar con las incipientes redes que comienzan a formar las generaciones más jóvenes.

Divisiones internas y una visión limitada obstaculizan la actividad

7. (C) El actual feudo en la dirección de la Agenda para la Transición es un ejemplo. Cuando la organización fue fundada hace un año, fue innovadora en el sentido de que juntó a una variedad inusualmente amplia de disidentes. Los únicos grupos importantes ausentes fueron los de Oswaldo Paya, quien fue invitado pero se negó a sumarse, y

XXXXXXXXXXXX, un grupo que es considerado por otros disidentes como una organización opositora «dócil» controlada por el GDC. Sin embargo, después de sólo un año, en el cual su principal logro fue la presentación de un premio a un joven artista gráfico por diseñar un logo para la organización, la Agenda para la Transición parece cercana a desintegrarse. El punto crucial de la disputa parece ser una lucha por el poder entre XXXXXXXXXXXX y varios seguidores por un lado y

XXXXXXXXXXXX y algunos de sus seguidores por el otro. Pero el problema principal reside en el hecho de que, mientras el concepto de unificar la oposición para una organización tiene mucho mérito, los miembros no han sido capaces de superar el desafío de mantener trabajando juntas a varias personalidades muy fuertes e intransigentes. Las divisiones que serían naturales entre los miembros de un grupo semejante son agravadas por medidas activas tomadas por la seguridad del Estado cubano, que trabaja por ganar a ciertos miembros e infiltrar la organización con sus propios agentes cuya tarea es avivar cualquier discordia que exista.

8. (C) Oswaldo Paya y sus partidarios, quienes ahora incluyen a XXXXXXXXXXXX Manzano y al economista disidente Oscar Espinosa Chepe, siguen siendo una fuerza muy sobria y seria. Paya ha esbozado grandes planes para organizar su «Diálogo Nacional» de la misma manera como lo hizo con el Proyecto Varela a fines de los años noventa con apoyo de la base en toda la isla, pero hay poca actividad aparente. El hecho es que 41 de los 54 prisioneros de conciencia arrestados en la Primavera Negra de 2003 y que voluntarios del Proyecto Varela siguen siendo retenidos evidentemente abruma a Paya. Por ello, gran parte de su enfoque se ha concentrado en la defensa de derechos humanos y demandas por la liberación de prisioneros políticos. Aunque estos son objetivos laudables en los que se debe insistir, como señalado anteriormente, tienen poca resonancia dentro de la sociedad cubana y no ofrecen una alternativa política al gobierno de Cuba.

Partidos políticos incipientes en Cuba

9. (C) El COM se reunió el 31 de marzo con los dirigentes de varios auto-proclamados partidos políticos, que en su mayoría afirman de alguna manera que son sucesores del antiguo Partido Liberal de Cuba. Estos individuos por lo menos afirman que tienen objetivos políticos. Cada grupo presentó una plataforma, todas las cuales fueron muy similares. Pero también eran bastante impresionantes, encarando temas difíciles como la reforma constitucional, el estatus de las fuerzas armadas y de las fuerzas de seguridad, y la política económica interior e internacional. Sin embargo, cuando el COM pidió a representantes de cada grupo que explicaran cómo atraerían al público cubano en general si mañana hubiera elecciones nacionales abiertas, ninguno tuvo una buena respuesta, y fue evidente que no habían dado mucha consideración a esa posibilidad. Los grupos expresaron su agradecimiento a USINT por juntarlos en un foro semejante, y parecieron dispuestos a considerar la función de políticas de base en su planificación. Sin embargo, hasta ahora no hay indicios de que haya algún movimiento general en esa dirección.

Relaciones con la comunidad en el exilio

10. (C) Un problema constante, y que se está agudizando al aparecer en el horizonte el fin eventual del régimen de los hermanos Castro, es la relación entre la oposición en la isla y la comunidad en el exilio. Incluso a pesar de que gran parte de sus recursos sigue llegando de grupos en el exilio, miembros de la oposición de todos los tipos se quejan de que la intención de los exiliados es debilitar a los grupos opositores locales para poder llegar al poder cuando partan los Castro. Los isleños acusan a los exiliados basados en Miami y en Madrid de tratar de orquestar sus actividades desde lejos, y de tergiversar sus puntos de vista ante los responsables políticos en Washington. Irónicamente, la «comunidad en el exilio» incluye en muchos casos a antiguos disidentes que sólo han podido partir de la isla recientemente. Su cercanía a los disidentes restantes en la isla, no parece mantenerlos en las buenas gracias de estos últimos. En su lugar, son asimilados casi de inmediato con «ellos», como la oposición en la isla describe a la comunidad en el exilio.

COMENTARIO

——-

11. (C) COMENTARIO: Varios dirigentes de los disidentes han mantenido su enfoque sobre temas específicos como el tratamiento de prisioneros políticos, y ese trabajo es valioso y meritorio. Vale especialmente para grupos como las Damas de Blanco, cuyo enfoque muy estrecho sobre la condición difícil de miembros encarcelados de sus familias las ha convertido en una de las organizaciones más efectivas en la isla. Es el movimiento disidente que responsabiliza al GDC por sus violaciones de los derechos humanos y civiles básicos. Desde nuestro punto de vista, sin embargo, hay pocos, si algunos, disidentes que tengan una visión política que pueda ser aplicada a una futura administración. Aunque los disidentes no están dispuestos a reconocerlo, no son ampliamente conocidos en Cuba fuera del cuerpo diplomático y los periodistas. Un factor crucial que contribuye a esto es el esfuerzo concentrado del GDC por mantener divididos e incapaces de alcanzar a los cubanos de a pie a los disidentes. No nos cabe duda de que, como se afirma, el movimiento disidente está fuertemente penetrado por la seguridad del Estado. Esta penetración permite al gobierno utilizar los egos y los feudos personales que son normales en toda sociedad, y exacerbar las divisiones que puedan existir naturalmente entre los disidentes. A menos que el GDC suavice su represión de organizaciones opositoras, y los propios disidentes se hagan más capaces de una conducta cooperativa, es poco probable que jueguen algún papel significativo en cualquier gobierno que suceda a los hermanos Castro. No obstante, debemos seguir apoyando el buen trabajo realizado por el movimiento disidente en la promoción de la observación de los derechos humanos internacionalmente reconocidos y publicitar la difícil condición de los prisioneros políticos.

12. (C) CONTINUACIÓN DEL COMENTARIO: Creemos que es la generación más joven de «disidentes no tradicionales», como Yoanny Sánchez, la que probablemente tenga un mayor impacto a largo plazo sobre Cuba después de Castro. Sin embargo, los sucesores inmediatos más factibles al régimen de Castro provendrán probablemente de los rangos medianos del propio gobierno. No sabemos todavía quién podría llegar eventualmente a posiciones de liderazgo en lugar de la vieja guardia de dentro del gobierno. La reciente purga de funcionarios más jóvenes como el ex vicepresidente Lage y el ex ministro de exteriores Pérez Roque debe haber hecho reflexionar a cualquiera en ese marco que haya considerado la posibilidad de pensar en alta voz sobre el futuro. A pesar de ello, creemos que debemos tratar de expandir nuestros contactos dentro de la sociedad cubana con la mayor amplitud posible respecto a liderazgo y a iniciativas democráticas. También debemos seguir abriendo Cuba a la edad de la información mediante medidas como las anunciadas el 13 de abril, para facilitar y alentar a las generaciones más jóvenes de cubanos que buscan más libertad y oportunidad. Fin del comentario.

(*) USINT es la sección de intereses de EEUU en La Habana

(**) Farrar es Johnatan Farrar, el

FARRAR

0