Recomiendo:
0

Algunos puntos sobre el futuro gobierno de coalición

Fuentes: Rebelión

1º.- En el PSOE y sus aledaños están los intelectuales orgánicos más inteligentes del bloque del poder en España. 2º.- Dentro del PSOE -y por extensión del bloque del poder- había y hay dos grandes tendencias: una, la continuista, o al enemigo ni agua, que busca superar la crisis de legitimidad de la democracia demediada […]

1º.- En el PSOE y sus aledaños están los intelectuales orgánicos más inteligentes del bloque del poder en España.

2º.- Dentro del PSOE -y por extensión del bloque del poder- había y hay dos grandes tendencias: una, la continuista, o al enemigo ni agua, que busca superar la crisis de legitimidad de la democracia demediada española con un gobierno monocolor socialista o con un gran pacto explícito o implícito de los partidos borbónicos -en esencia PSOE/PP-; dos, la transformista, o el abrazo del oso, que defiende la apuesta por absorber/neutralizar a Unidas Podemos comprometiéndolo en un gobierno de coalición o pacto de legislatura.

3º.- La decisión de ir a unas nuevas elecciones era una carta que se creía ganadora por parte de las eminencias grises del PSOE en orden a posibilitar la primera opción. Sin embargo, los resultados electorales del 10N han hecho muy difícil este camino de continuismo. Además, y en un plano más personal, Sánchez ha podido sentirse amenazado en su liderazgo por los rumores que apuntaban a su posible substitución por un Boyer, plato de gusto del PP.

4º.- Ante la gran dificultad que, debido a la resistencia del electorado, presentaba la opción continuista y el suicidio que podrían representar unas tercera elecciones, las eminencias grises de Sánchez, en un giro de 180 grados, han optado por seguir la segunda vía: el transformismo. Hay que reconocerles su audacia y sobre todo su rapidez de reflejos: solo 48 horas después del 10N.

5º.- Por su parte la dirección actual de Unidas Podemos llegó a la conclusión hace tiempo de que era imposible un proceso constituyente en España que acabara con el llamado régimen del 78.

6º.- En opinión de la cúpula de Unidas Podemos, la conocida como ventana de oportunidad nacida con la crisis económica y el 15M se estaba cerrando. Sin embargo, aún quedaba una rendija: la imposibilidad del bloque de poder de formar un gobierno debido fundamentalmente a la fuerza electoral -decreciente, pero importante- de Unidas Podemos y, en otro orden de cosas, de los nacionalismos periféricos, en especial, el catalán.

7º.- En esta situación, los dirigentes de Unidas Podemos decidieron seguir la máxima napoleónica: On s´engage, et puis l´on voit, en castellano y en plata: nos lanzamos a la piscina y luego vemos. Esto es, decidieron jugarse el todo por el todo, sospechando que era una última oportunidad y que si se dejaba pasar el tren se acabaría el viaje. Ese «todo por el todo» era la entrada en un gobierno de coalición.

8º.- Ha sido necesaria la repetición electoral, la caída en votos de PSOE, la práctica desaparición de C’s, la resistencia electoral de Unidas Podemos, el auge de VOX, el temblor del sillón de Sánchez y el horizonte de una recesión para que ese arriesgado envite haya sido por fin aceptado por los socialistas.

9º.- Necesario es apuntar aquí que la correlación de fuerzas políticas no es favorable para Unidas Podemos -retroceso electoral, debilidad orgánica, reflujo de los movimientos sociales, giro conservador de la clase media- y que solo la dificultad de las élites dominantes de «arreglar» sus diferencias internas -competencia entre PP y Ciudadanos por la hegemonía en la derecha, auge de la extrema derecha, imposibilidad de un pacto PP/PSOE por las consecuencias electorales desastrosas que podría tener para a ambos- ha posibilitado este golpe de audacia.

10º.- Para el PSOE y los intereses de clase que defiende se trata, pues, de absorber a Unidas Podemos y neutralizar su naturaleza «radical». Esto es: transformismo.

11.- Para Unidas Podemos se trata de aprovechar las contradicciones de las élites dominantes para introducir reformas políticas, sociales y económicas más favorables a los de abajo.

12.- El futuro gobierno -si es que llega a formarse- vivirá pues una permanente lucha entre estas dos posiciones: ¿logrará el PSOE «domesticar» a Unidas Podemos? ¿Conseguirá Unidas Podemos «arrastrar» hacia la izquierda al PSOE?

13.- En definitiva lo que se va a poner a discusión y a prueba es la posibilidad de abrir un espacio de reformas socialdemócratas en España en un momento en que se vislumbra una crisis económica y en un marco en el que las políticas neo liberales siguen mandando en Europa.

14.- Algo es seguro: sin la presión de los de abajo, vigilante, permanente y organizada, el transformismo vencerá y la vía socialdemócrata será cerrada.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0