Recomiendo:
2

El proyecto de Red Eléctrica de España (REE) incluye 189 torres y atraviesa 16 municipios de la provincia

Colectivos sociales se movilizan contra la nueva línea eléctrica de muy alta tensión en Castelló

Fuentes: Rebelión [Imagen: Plataforma No a la MAT]

Una marcha ciclista. Es una de las formas con que la plataforma No a la MAT (Molt Alta Tensió)-Castelló lucha contra la implantación de una línea de alta tensión -promovida por Red Eléctrica de España (REE)- prevista para atravesar de sur a norte las comarcas castellonenses.

Celebrada el 10 y 11 de julio, la marcha fue también organizada por Castelló en Bici y contó con la colaboración de los ayuntamientos de Borriol y Atzeneta del Maestrat. Recorrieron algunos tramos del trazado. A las acciones reivindicativas de estas fechas se sumó el velero Diosa Maat, de Ecologistas en Acción.

En el contexto de las concentraciones, recogida de firmas, ciclo de charlas, ruedas de prensa, proyección de documentales y rutas de senderismo por los municipios afectados, integrantes de No a la Mat estuvieron el 22 de julio en Villafamés; en esta localidad de la Plana Alta, de 1.830 habitantes, se constituyó la plataforma en 2013; en julio de 2016 un centenar de personas, reunidas en asamblea en Atzeneta, firmaron un manifiesto de rechazo al proyecto, por ser “completamente innecesario” y por la “cicatriz enorme” que generaría en el territorio (pocos meses después se desplazaron a Bruselas para trasladar esta petición a la Eurocámara). Actualmente llevan recogidas más de 2.000 peticiones digitales en un mes, para que el Gobierno de España “suspenda la línea de muy alta tensión”.

El 26 de febrero de 2021 fue una de las fechas claves en la macroinfraestructura. El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, cuya titular es Teresa Ribera, emitió la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable a esta línea eléctrica, de 400 kilovatios, doble circuito y 189 torres entre 44 y 79 metros de altura. Con una longitud de 86,7 kilómetros, el punto de origen se sitúa en la subestación Morella y el final en la subestación La Plana, cuya ampliación está prevista. La tramitación del proyecto se inició en 2005.

El objetivo de la nueva línea de muy alta tensión, afirma la DIA, es “reforzar el eje existente entre Aragón y Valencia de la red de transporte de energía eléctrica, permitiendo incrementar la calidad de suministro del sistema”.

Los términos municipales afectados por esta gran autopista eléctrica son 16: Almassora, Castelló de la Plana, Borriol, Sant Joan de Moró, Villafamés, Vall d’Alba, Les Useres, Atzeneta del Maestrat, Culla, La Torre d’en Besora, Benasal, Villafranca del Cid, Ares del Maestrat, Castellfort, Cinctorres y Morella.

En cuanto a la entidad promotora, el grupo multinacional REE, es el transportista único y operador del sistema eléctrico español. La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) es el accionista principal. REE cotiza en el IBEX 35, y en el primer semestre de 2021 ha obtenido un beneficio de 358 millones de euros, un 8% superior al del mismo periodo de 2020. La presidenta de Red Eléctrica es Beatriz Corredor, exministra de Vivienda durante el Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero; en el cargo le antecedió Jordi Sevilla, también exministro del PSOE. Asimismo José Folgado, secretario de Estado de Energía durante la presidencia del derechista José María Aznar, desempeñó la presidencia de REE.

La DIA informa de elementos ambientales significativos en el entorno del trazado. Por ejemplo en cuanto a la vegetación, se constata la presencia de carrascales, quejigales y sabinares-enebrales y, en las ramblas y barrancos, las adelfas. Además de los Hábitats naturales de Interés Comunitario (con encinares, robledales ibéricos o matorrales arborescentes), cinco de ellos incluidos en la Red Natura 2000, podría verse afectada la avifauna: especies como el águila perdicera, calificada como “vulnerable” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas (CEEA); o rapaces forestales como la culebrera europea, el busardo ratonero, el azor o el gavilán.

A ello se añaden otras rapaces y aves rupícolas como el alimoche (“vulnerable” según el Catálogo Valenciano de Especies de Fauna amenazada); el águila real, el halcón peregrino, el búho real y el cernícalo vulgar (en agosto de 2020 la ONG SEO/BirdLife apuntó que cinco millones de aves podrían estar muriendo anualmente en el estado español por la colisión contra líneas eléctricas).

“El trazado finalmente seleccionado rodea los Parajes Naturales Municipales ‘El Mollet’, en el municipio de Sant Joan de Moró; y ‘Sant Miquel” en el municipio de Villafamés. El trazado pasa muy próximo a la Zona Especial de Conservación (ZEC) ‘Serra d’en Garceran’ y cruza el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) ‘L’Alt Maestrat’ y la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) ‘L’Alt Maestrat, Tinença de Benifassà, Turmell i Vallivana’. En el ámbito de estudio el promotor ha identificado siete Bienes de Interés Cultural (BIC), seis Bienes de Relevancia Local (BRL), 21 yacimientos de arte rupestre y 64 yacimientos arqueológicos”, detalla la DIA.

La Declaración de Impacto agrega que la línea eléctrica “sobrevuela” los Montes de Utilidad Pública “Morral Roig” y “Espinals” y 47 vías pecuarias, así como los senderos de gran recorrido GR-7 y GR-33 y una ruta turística en el término municipal de Culla.  

Un factor destacado en las alegaciones de particulares y ayuntamientos al proyecto son los posibles impactos en la salud humana, por la exposición a los campos electromagnéticos. Entre las amenazas apuntadas figura  la leucemia infantil; la Subdirección General de Evaluación Ambiental señala que 110 edificaciones aisladas –de las que 19 tienen entre sus usos principales el de la vivienda- están ubicadas en zona de riesgo (ocho en Castelló, tres en Borriol, cuatro en Les Useres, dos en Atzeneta del Maestrat y dos en Culla). Otros impactos relevantes son los humos y acústicos, por el tránsito de maquinaria pesada durante las obras.

“Por debajo de las torres eléctricas tendrá que desbrozarse o talarse hasta un 30% de la vegetación”, advierte No a la MAT. Se trata de instalaciones “para transportar energía a gran velocidad y largas distancias, en ningún caso destinadas a distribuir electricidad a las casas de la gente de pueblos y ciudades que atraviesan”, denuncia la plataforma.

Además “la MAT no vendrá sola, sino acompañada de proyectos de megaplantaciones de placas solares y eólicas impulsadas por multinacionales”. Así, la fragmentación del territorio y el efecto barrera para las aves, los “daños irreparables” al patrimonio y el paisaje tradicional se sumarán –sostienen los activistas- a los problemas de despoblación y dificultades de vida que ya padece el mundo rural.

La Comisión de Medio Ambiente de las Cortes Valencianas aprobó el pasado 25 de mayo, a propuesta del grupo Compromís, una resolución para que el Gobierno Valenciano (PSPV-PSOE, Compromís y Podemos) inste al Gobierno central a la paralización de la MAT y la apertura de una nueva fase de presentación de alegaciones, “dado que durante el periodo de exposición pública no se ha informado de modo eficaz”. En caso de que la empresa renuncie a dar marcha atrás, el texto pide que se le obligue a que el trazado no afecte al medio natural ni a las poblaciones (en octubre de 2016 las Cortes Valencianas aprobaron una resolución con idéntico contenido).

En la exposición de motivos, tres diputadas de Compromís recuerdan que la nueva infraestructura “afecta a lugares emblemáticos de las comarcas de Castellón, como la Sierra de Borriol, Villafamés, la Mola d’Ares y espacios de la Red Natura 2000 de l’Alt Maestrat; también a los Parajes Naturales Municipales de la Mola d’Ares, el Mollet (San Joan de Moró) y la ermita de San Miguel (Villafamés), a pesar de que son citados en el Estudio de Impacto ambiental como espacios a evitar”.

Otras consecuencias negativas son el impacto visual de las torres, los cortafuegos y el deterioro del paisaje, concluyen las parlamentarias de Compromís Belén Bachero, Graciela Ferrer y Mònica Àlvaro. También la diputada de Unides Podem por Castelló en el Congreso, Marisa Saavedra, se ha manifestado en contra de la MAT, por considerarla un proyecto contrario a la transición ecológica y una “agresión al medio y el mundo rural”.

2