Recomiendo:
0

Ir por lana y salir trasquilado

El manejo torpe de la estadística en el debate político en Cuba

Fuentes: El Estado como tal (Blog)

La estadística puede ser como un perro grande e inestable. Si va a usarse para tratar de arremeter contra alguien en un debate, quien lo azuza debe ser capaz de manejar ese perrazo. ¡Cuidado, que puede morder al propio azuzador! Le acaba de ocurrir al compañero Carlos Luque. Ha dicho recientemente que he rehuido hacer […]

La estadística puede ser como un perro grande e inestable. Si va a usarse para tratar de arremeter contra alguien en un debate, quien lo azuza debe ser capaz de manejar ese perrazo. ¡Cuidado, que puede morder al propio azuzador!

Le acaba de ocurrir al compañero Carlos Luque. Ha dicho recientemente que he rehuido hacer una discusión respecto a una supuesta «falta» que él me habría señalado en cuanto al uso de la estadística. No es la primera vez que el compañero Luque dice eso. Lo ha mencionado anteriormente en otros comentarios.

Hasta ahora había considerado que no tenía mucho sentido dedicar más tiempo a aclararle a Luque su impericia en la estadística económica. Cualquier persona con un entendimiento básico de estadística podría percatarse de la superficialidad de su crítica. Después de todo, cosas peores me ha prodigado en sus comentarios. Su desliz estadístico era un típico caso de pecatta minuta del cual no salía nada constructivo.

Sin embargo, parece que, confundiendo mi indiferencia con la intención de rehuir una discusión, el compañero Luque ha dejado llevarse por el entusiasmo y se ha «pasado». Parece haber llegado entonces el momento de intentar sacar al comentarista de la bruma de ignorancia que lo obnubila.

El compañero Luque ha manufacturado, a partir de la cuestión estadística, una acusación múltiple de deshonestidad académica, de aviesa intencionalidad política y de cobardía.

No puedo interpretar otra cosa cuando el comentarista ha afirmado que me ha criticado por «tomar los datos de distintos tipo de propiedad (en aquel caso de la propiedad cooperativa, no esencialmente privada y por lo tanto más social, y lo sumó a los datos de la propiedad privada propiamente dicha) para de allí sacar las consecuencias que importaban a su tesis en aquella ocasión, que, como siempre, se trata de demeritar a la empresa socialista bajo la cobertura de la cientificidad. Por cierto, eso también lo señaló un especializado economista. Pero todo parece indicar que atrapado en falta, la respuesta fue mutis por el foro. Por cierto, esa es otra especie de sutil torcedura cuasi académica, cuasi fake news«. (Ver, Carlos Luque, «Sr. Pedro Monreal: No comemos del mismo pan», Rebelión, 13 de octubre de 2018, https://www.rebelion.org/noticia.php?id=247701

La implicación parece clara: se habría manipulado desmañadamente la estadística para demeritar la empresa socialista y al hacerlo me dedicaría a propalar un tipo de fake news.

Según el comentarista, esa sería la implicación de una conjeturada falta que habría sido cometida en mi texto titulado «Los «puristas» de la propiedad y la «conceptualización» del modelo cubano» que fue publicado el 21 de mayo de 2018 en el blog Segunda Cita, de Silvio Rodríguez http://segundacita.blogspot.com/2018/05/los-puristas-de-la-propiedad-y-la.html

En ese texto expresé lo siguiente: «En Cuba, el 78,7% de la superficie agrícola es propiedad de todo el pueblo, representada por el Estado, pero el sector estatal solamente produce el 15,1% de las viandas y hortalizas, mientras que el sector privado produce el 75,5%«. También expresé que «La superficie cultivada en las empresas estatales es apenas el 19% de la superficie cultivada del país«.

En uno de los comentarios hechos por el compañero Luque en aquella ocasión detalló la presumida falta estadística de mi texto, acudiendo a la tabla 2.4 «Superficie total del país de acuerdo al uso y a la forma de gestión» del documento de la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba (ONEI) «Panorama. Uso de la tierra 2016. Edición Junio 2017», http://www.one.cu/publicaciones/05agropecuario/balanceusoytenencia/Panorama%20Uso%20de%20la%20Tierra%202016.pdf

Dijo entonces el compañero Luque lo siguiente: «En la tabla 2.4 Superficie total del país de acuerdo al uso y a la forma de gestión, las cantidades y los por cientos están agrupados en tres columnas. Las segundas columnas, (cantidades y %), agrupan a Cooperativas (UBPC; CPA y CCS). Las UBCP y CPA son formas de gestión cooperativas socialistas por definición. Por lo tanto, al sostener ud que la superficie cultivada privada es de un 75% (que en realidad es de un 80%, según la tabla que el sitio presenta como la actualizada), está teniendo en cuenta el 56%, que corresponde a la columna denominada Cooperativas (UBPC; CPA y CCS), más el 26%, que corresponde a los agricultores pequeños… Me parece una inconsistencia en el uso de los datos fácticos, sobre todo si ud. contrapone insistentemente la propiedad estatal y la superficie cultivada con respecto a la propiedad privada de esa forma«. Comentario de las 11:28 del 24 de mayo de 2018, en el blog Segunda Cita http://segundacita.blogspot.com/2018/05/los-puristas-de-la-propiedad-y-la.html

Es precisamente en este punto donde ese perrazo que son las estadísticas parece haberle dado una dentellada al entusiasmado comentarista.

¿De dónde sacó el comentarista que el único 75% que mencioné en mi artículo (en realidad 75,5%) se refería a la «superficie cultivada privada»?

La cifra que se encuentra en mi artículo -75,5%- no se refiere a la «superficie cultivada» (que se mide en hectáreas) sino a la «producción» de viandas y hortalizas (que se mide en toneladas).

La tabla 2.4 la utilicé solamente como fuente del dato del 19% de la superficie cultivada del país que es gestionada por entidades estatales. (La cifra aparece marcada en color rojo de la tabla que se presenta a continuación).

El otro porciento de superficie que menciono (78,7%) tiene como fuente la tabla 2.3 «Superficie total del país de acuerdo al uso y a la estructura de la propiedad», de la misma publicación. (La cifra aparece marcada en color rojo de la tabla que se presenta a continuación).

Hasta ahí los porcientos de superficie de tierra, que como he dicho no tienen que ver con la cifra de 75,5% que menciono, que corresponde a nivel relativo de producción, no a la superficie cultivada.

La tabla correcta para identificar el 75,5% que menciono es la tabla 1.2 «Participación por sectores de propiedad», que mide producción y que en realidad corresponde a un documento distinto de la ONEI titulado «Sector Agropecuario. Indicadores seleccionados. Enero- Septiembre 2017. Edición Diciembre de 2017» , el cual también cité en mi artículo http://www.one.cu/publicaciones/05agropecuario/ppalesindsectoragrop/ppales_indsep17.pdf

Las cifras 75,5% y 15,1% que menciono en mi artículo aparecen marcadas en color rojo en la tabla que se presenta a continuación.

Son datos del sistema estadístico oficial de Cuba. Ni los he construido ni los he interpretado. Ni he sumado ni he restado nada. Los datos han sido tomados directamente de una tabla.

Resumiendo, el compañero Luque se lanzó a montar una crítica utilizando como cimiento la tabla estadística incorrecta. Un desliz de analista amateur.

Sobre ese error suyo, el compañero Luque ha tratado de construir luego un esperpento político aderezado con simplezas como esas de «mutis por el foro» y «fake news».

Un amable consejo para el comentarista: en el futuro debería prestar mayor atención a los detalles. Los datos de producción requieren una tabla estadística que mida la producción y no una tabla con datos de superficie. Las toneladas son una cosa, las hectáreas otra.

Cualquiera que no sepa algo sobre un tema puede equivocarse cuando se refiere a ese tema. Con eso no hay problema. Eso es humano, pero mi recomendación es que debería tenerse algún sentido elemental de la responsabilidad cuando, en el marco de un debate político, intenta utilizarse un tema que no se domina para decir que otro participante «evita» la discusión o para atribuirle la producción de «cuasi fake news».

El perrazo de la estadística mordió esta vez a su azuzador. Espero que el compañero Luque sepa sacar la lección adecuada.

Fuente: http://elestadocomotal.com/2018/10/14/ir-por-lana-y-salir-trasquilado-el-manejo-torpe-de-la-estadistica-en-el-debate-politico-en-cuba/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0