Recomiendo:
0

El periodista Mariano Sánchez Soler presenta el libro La familia Franco SA, en el Fórum de Debats de la Universitat de València

«En la Transición se hizo un pacto de despachos y se decidió no molestar a la familia Franco»

Fuentes: Rebelión

De los 119 ministros de la dictadura franquista, 29 formaron parte de consejos de administración de la banca antes o después de figurar en el ejecutivo. En el libro Ricos por la patria (2001), el periodista Mariano Sánchez Soler (Alicante, 1954) analiza la «comunión» entre la dictadura y los bancos, el papel de la oligarquía, […]

De los 119 ministros de la dictadura franquista, 29 formaron parte de consejos de administración de la banca antes o después de figurar en el ejecutivo. En el libro Ricos por la patria (2001), el periodista Mariano Sánchez Soler (Alicante, 1954) analiza la «comunión» entre la dictadura y los bancos, el papel de la oligarquía, de las llamadas 200 familias. Cita nombres y apellidos como José Félix de Lequerica, Fernando María Castiella, Antonio María de Oriol y Urquijo, José María López de Letona o José María Aguirre Gonzalo.

En otra de sus investigaciones –La Transición sangrienta (2010)-, Sánchez Soler registró 591 muertes por la violencia política entre 1976 y 1983 (primer crimen de los GAL), de las que 188 -y 1.072 heridos- tuvieron un origen institucional (incluye incontrolados de ultraderecha, guerra sucia, represión en la calle y bajo custodia); la violencia estatal sirvió, entre otros fines, «para desmovilizar a las masas que unían las reivindicaciones sindicales y sociales con las consignas políticas»; y además para que la Transición «se realizara sin ningún coste económico ni político relevante», apuntaba el autor.

Mariano Sánchez Soler ha presentado su último libro –La familia Franco SA (Roca, 2019)- en el Fórum de Debats de la Universitat de València. En 1936 Franco percibía el sueldo de capitán general, de 30.000 pesetas anuales; «pero los tres años de guerra convirtieron al Generalísimo en un hombre millonario», recuerda Sánchez Soler, con una fortuna evaluada -en 1940- de 34 millones de pesetas (388 millones de euros actuales, según los cálculos del historiador Ángel Viñas); esta cantidad incluía donativos y «otros conceptos» que pusieron a su disposición el Banco Hispano-Americano, el Banco Español de Crédito, el Banco de Bilbao, entre otras entidades; o por la reventa de las toneladas de café que regaló a España Getulio Vargas, el dictador brasileño (1937-1945).

El autor adopta, como punto de partida, el reportaje publicado en la revista Tiempo, en 2010, por el periodista Javier Otero; subraya que, frente al mito propagandístico de la austeridad, y residente ya en el Palacio de El Pardo, Franco asignó a la Jefatura del Estado una suma de 700.000 pesetas anuales; por otra parte, la viuda del autócrata, Carmen Polo Martínez-Valdés, percibió en la Transición y la democracia, desde la muerte del dictador (noviembre de 1975) y hasta su fallecimiento en 1988, un sueldo bruto de 894.960 pesetas al mes (en conceptos como viuda de Jefe de Estado, pensión por ley o cruces y gratificaciones militares).

El ponente resalta las funciones del llamado clan de El Pardo, del que formaban parte las familias Franco, Polo Martínez-Valdés y Martínez-Bordiú (casado con Carmen Franco Polo, hija del dictador, el yernísimo Cristóbal Martínez-Bordiú participó entre 1950 y 1979 en los consejos de administración de 17 empresas; «todas las SA que contaron con la presencia del marqués vieron crecer sus capitales y ganancias», destaca Mariano Sánchez Soler, quien estuvo al frente -durante una década- del equipo de investigación del semanario Tiempo).

Las tres familias del clan actuaron directamente en más de 50 empresas, en ocasiones mediante testaferros. Desde FASA-Renault y Transmediterránea, en las que estaba presente Nicolás Franco Bahamonde (el hermanísimo); a Unión Eléctrica Fenosa y Galerías Preciados, en las que Carmen Polo de Franco era destacada accionista; la Compañía Española de Finanzas y Administración, con Tomás Martínez-Bordiú; el Banco Catalán de Desarrollo, con el que estuvo relacionado Nicolás Franco Pasqual de Pobil; o Fomento de Obras y Construcciones (FOCSA), en la que se situó Ramón Serrano Suñer. Muy cerca de El Pardo estuvieron grandes empresarios como José Banús, constructor del Valle de los Caídos con mano de obra prisionera; el hotelero José Meliá; el naviero y banquero Eduardo Aznar; Eduardo Barreiros, quien hizo fortuna en el sector de los motores, automóviles y vehículos industriales; o financieros como Ignacio Coca.

¿En qué situación patrimonial se hallaban los herederos -sus familiares directos- a la muerte del dictador (1975)? «Si en su actividad empresarial manejaban capitales sociales de miles de millones de pesetas, el valor de las fincas, palacios y edificios propiedad de Carmen Polo y del matrimonio Villaverde superaba con creces los mil millones», resume el autor de La familia Franco SA; además de las joyas, obras artísticas y obsequios acumulados.

Cifrar el patrimonio con precisión es tarea complicada, por el ocultamiento de fincas a Hacienda tras el nombre de sociedades mercantiles, o por las dificultades para tasar las propiedades en otros países (Filipinas o Miami). Sánchez Soler cita en el libro ejemplos de este patrimonio inmobiliario en 1975: el Pazo y Torres de Meirás, 110.000 metros cuadrados en el municipio de Sada (A Coruña), que en 1975 se valoraba en 150 millones de pesetas; el Palacio de Canto del Pico, en Torrelodones (Madrid), vendido en 1988 por 300 millones de pesetas; la finca Valdefuentes, 9,8 millones de metros cuadrados en el municipio de Arroyomolinos (Madrid); el Palacete de Cornide, en A Coruña, de 879 metros cuadrados; o el Palacio de Caza de Franco, en Castillo de las Navas (Córdoba), que -según informaciones de El País- fue ofertado en Alemania por 120 millones de pesetas en 1982.

Así, tras 40 años de dictadura, el autor de Ricos por la guerra de España y Los banqueros de Franco pone de manifiesto la discrepancia entre las fuentes para calcular la riqueza de los Franco; algunas, «vinculadas durante algún tiempo al círculo familiar, pronosticaron más de 20.000 millones de pesetas»; sin embargo, el periodista Jesús Ynfante escribió en diciembre de 1977 -en la revista Posible- que superaba los 100.000 millones de pesetas.

La hija del dictador, María del Carmen Franco y Polo (duquesa de Franco con grandeza de España), falleció el 29 de diciembre de 2017. Mariano Sánchez Soler valora este punto de inflexión: «Llegaba el momento de repartirse la herencia, hacerse cargo de su emporio inmobiliario y gestionar las compañías, a cuyos consejos de administración accedieron los siete nietos del general». Hasta la fecha de su muerte, Carmen Franco ocupó 21 puestos en consejos de administración; mientras que uno de sus hijos, Francisco de Asís Franco Martínez-Bordiú (Francis), «el hombre de negocios más avezado», se sentaba en 20; el rastro de sus hermanos podía seguirse en una veintena de compañías, «algunas de ellas instrumentales, con poca actividad y sin empleados apenas; es el laberinto societario de los Franco, con un peso determinante del sector inmobiliario», explica el investigador.

La presencia de los nietos de Franco en decenas de empresas -aparcamientos, inmobiliarias, consultorías- ha continuado después de diciembre de 2017. En La familia Franco SA se resaltan dos -con sede en la calle Hermanos Bécquer de Madrid- que representan «el epicentro de los negocios familiares»: Sargo Consulting SL, fundada en 2002 y dedicada a la asesoría de empresas; y la inmobiliaria Fiolasa SL. En junio de 2018, el periodista del digital vozpopuli, Alberto Ortín, informó que según «las cuentas de sociedades vinculadas a los siete nietos de Franco, depositadas en el Registro Mercantil, el patrimonio total con el que cuentan se aproxima a los 50 millones de euros»; el periodista dio a conocer, también en junio de 2018, que la familia del dictador había «regularizado» 7,5 millones de euros no declarados por una de sus empresas, dedicada al alquiler de bienes inmuebles; y pudo hacerlo al acogerse a la amnistía fiscal aprobada en 2012 por el gobierno del PP.

En abril de 2016, el diario El Confidencial y La Sexta revelaron que dos bisnietos del dictador -Juan José y Francisco Franco Suelves- firmaron en 2012 como directores de dos sociedades -Vamfield Alliance Limited y Malini Investments Limited- registradas en un paraíso fiscal, las Islas Vírgenes Británicas (filtración de los llamados papeles de Panamá sobre la opacidad empresarial y tributaria de las élites). Mariano Sánchez Soler se hace eco de estas actividades y apunta -en el Fórum de Debats- a la cuestión medular: «La Transición y el pacto de despachos que entonces se hizo; se decidió no molestar a la familia Franco».

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0