Recomiendo:
0

Los mileuristas ya representan el 42% de todos los asalariados

Fuentes: El Periódico

Barcelona La «trampa» de los salarios bajos atrapa cada vez a más trabajadores. La proporción de asalariados que cobran, como máximo, alrededor de los 1.000 euros al mes ha pasado en un año del 35,7% al 42,7% de todos los trabajadores, según destaca el Anuario sociolaboral de la UGT de Catalunya. Aunque el último dato […]

Barcelona

La «trampa» de los salarios bajos atrapa cada vez a más trabajadores. La proporción de asalariados que cobran, como máximo, alrededor de los 1.000 euros al mes ha pasado en un año del 35,7% al 42,7% de todos los trabajadores, según destaca el Anuario sociolaboral de la UGT de Catalunya.

Aunque el último dato corresponde al 2005, el estudio advierte de la persistencia de la tendencia a la creación de empleo en las categorías más bajas. La combinación de esta bolsa creciente de mileuristas o aspirantes a ese nivel con una inflación elevada afecta cada vez a más población, «incluso a familias con ingresos medios», según advirtió ayer Antón Costas, catedrático de Política Económica de la UB y autor del estudio sobre salarios.

Más pobreza

El problema se agrava si se tiene en cuenta que los productos y bienes básicos, que configuran la cesta de la compra de los mileuristas, han subido 0,5 puntos más que el índice de precios de consumo general del 2002 al 2006. Esa ecuación perversa de menos sueldo y más inflación da como resultado un incremento del riesgo de pobreza, que ya afecta al 19,1% de la población catalana, según el anuario.

Pese a cierta mejora en los salarios como consecuencia de la ofensiva sindical de lograr sueldos mínimos de 1.000 euros, la inflación descontrolada «empeorará la situación económica de muchas familias este año», aseguró Costas. El catedrático indicó que las peticiones de moderación salarial de algunas empresas han de ir acompañadas de un recorte de la remuneración de los directivos y de los accionistas después de varios años de subidas récord, así como de un compromiso de estabilidad laboral para la plantilla.

Aunque el anuario muestra una mejora del índice de calidad laboral de Catalunya, que pasa del cuarto al segundo puesto en España después de Madrid, la coordinadora del estudio, Carme Rangil, destacó la necesidad de reducir el tiempo de trabajo y de extender la jornada intensiva, que tienen el 52,6% de catalanes frente al 56,7% en toda España.

0