Recomiendo:
0

¿Qué significa luchar por la III República?

Fuentes: A Luchar por el Socialismo

Treinta años después de la proclamación de Juan Carlos I como Rey de España podemos observar como proliferan las banderas antimonárquicas en las manifestaciones. Sectores crecientes de la juventud cuestionan un régimen que les fue impuesto y sobre el que nadie les preguntó. Cada vez más jóvenes acuden con banderas republicanas, con ikurriñas y con […]

Treinta años después de la proclamación de Juan Carlos I como Rey de España podemos observar como proliferan las banderas antimonárquicas en las manifestaciones. Sectores crecientes de la juventud cuestionan un régimen que les fue impuesto y sobre el que nadie les preguntó. Cada vez más jóvenes acuden con banderas republicanas, con ikurriñas y con esteladas a las movilizaciones contra los ataques del neoliberalismo, ligando así la batalla contra el capitalismo con la lucha contra la monarquía y el centralismo españolista.

En este 30 aniversario del rey reivindicamos la actualidad de la lucha por la III República y por el derecho de autodeterminación de los pueblos del Estado español.

30 AÑOS DE MONARQUÍA

Hace treinta años moría Franco y, tal y como lo había decidido el dictador, lo relevaba el rey como Jefe de Estado. Así se pasaba de una dictadura a una monarquía con democracia parlamentaria. Dos regímenes en apariencia diferentes pero con la misma misión. Tanto la monarquía surgida de la Transición, como el golpe de estado del 36 contra la II República, buscan modelos de Estado que salvaguarden los intereses del capital.

¿Fue ese el objetivo del golpe de estado de Franco? Como él mismo proclamó, el levantamiento fascista no fue tanto contra la República en sí, sino contra su incapacidad para aplastar al movimiento revolucionario de la clase trabajadora y de las naciones oprimidas. Se trataba de mantener los privilegios de capitalistas, terratenientes e iglesia, para lo cual era (y sigue siendo) indispensable un Estado duramente centralizado y, por supuesto, unido.

¿Y al morir Franco? Por lógica, después de la dictadura, lo que tocaba era la III República. Sin embargo, con la complicidad traidora de la izquierda mayoritaria -PSOE y PCE-, se nos impuso la monarquía y su bandera.

¿Por qué un rey? Los motivos fueron básicamente los mismos que en el 36. El capitalismo español, debido a su enorme debilidad, necesita de un Estado centralizado económica y políticamente para mantener a raya a los trabajadores, a los estudiantes y a las naciones oprimidas. Y al mando de este Estado debe haber un jefe intocable.

¿Es éste su papel? Si preguntamos a un joven por el rey, nos responderá que es un vividor y un parásito… y aunque esto es verdad, el rol que juega va mucho más allá. También se argumenta que es una figura simbólica y el garante de la democracia. Pero esto no es así. La monarquía concentra un gran poder político. La Constitución -aceptada por la izquierda oficial- otorga al monarca una serie de privilegios que lo colocan como una pieza clave en el sostén del capitalismo español. El rey es el jefe supremo del ejército, encargado de mantener la forzada «unidad de la nación española». Puede paralizar leyes y no aceptar a un presidente electo. Además «la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad», es decir, no puede ser juzgado ni sentenciado. Y ante todo esto no tenemos ni voz ni voto (lo llaman democracia y no lo es).

El rey también juega un papel importante respecto al imperialismo español al ser la encarnación política del dominio de los grandes bancos y empresas estatales (BBVA, Santander, Repsol, Telefónica, Endesa…). A menudo le vemos viajando a países dependientes acompañado de grandes empresarios. Así se enmascaran como relaciones diplomáticas lo que en realidad son negociaciones de las multinacionales españolas para saquear a esos pueblos.

POR LA III REPÚBLICA

Por todo esto, la lucha por la III República representa mucho más que la mera sustitución de un rey por un presidente. Al luchar por la República estamos atacando la piedra angular sobre la que se sostiene todo el capitalismo español. Es la ruptura que tenemos pendiente desde la mal llamada Transición, en la que nos impusieron la monarquía dando continuidad a un aparato de estado franquista que nunca se depuró (altos mandos militares, guardia civil, políticos, jueces, iglesia…). Derribar a la monarquía es una tarea fundamental de todos los revolucionarios. No se puede aspirar al socialismo y a la vez ignorar el modelo de Estado con el que nos exprimen y oprimen los capitalistas.

La lucha por la III República representa la lucha por la autodeterminación de las nacionalidades, por el fin de los privilegios de la iglesia, de políticos y de altos funcionarios, por la reforma agraria, por la desaparición de los cuerpos especiales de represión y por la reconquista de las libertades democráticas.

Para nosotros esta lucha va asociada a la lucha por un Gobierno de los Trabajadores ya que, en realidad, esta batalla saldrá victoriosa únicamente si culmina en una república socialista. La III República no es un fin en sí misma, sino un paso más en el camino hacia el socialismo. Un paso indispensable para que vascos, catalanes, gallegos, andaluces, etc, tengan el derecho a establecer su propia república y decidir sus relaciones con el resto, con soberanía y en pie de igualdad, en una confederación socialista o de repúblicas socialistas. En este marco defendemos la máxima unidad de la clase trabajadora, única clase que puede garantizar los derechos de los pueblos, al mismo tiempo que la lucha por el socialismo.

TODOS A SALAMANCA

Este mes se celebra en Salamanca, presidida por el rey Juan Carlos, una Cumbre Iberoamericana. Este encuentro internacional, donde los jefes de estado latinoamericanos vienen a venderles sus países a las multinacionales españolas, servirá para homenajear al rey en el aniversario de su entronización.

Este 15 de Octubre tenemos una cita importante en Salamanca donde hay convocadas dos manifestaciones (por la III República y el Derecho de Autodeterminación, y de apoyo a los pueblos de América Latina y contra el imperialismo español).

Para acudir a estas movilizaciones, desde Corriente Roja estamos organizando autobuses que saldrán desde diferentes territorios del Estado español ([email protected]).

Como actividades ya programadas donde se difundirán las convocatorias tenemos una fiesta antimonárquica en Sabadell el 30 de septiembre organizada por RUPTURA y un concierto en San Fernando el 7 de octubre organizado por la Unión de Republicanos de la Isla.

EL 15 DE OCTUBRE TODOS A SALAMANCA 30 AÑOS BASTAN, NO A LA MONARQUÍA POR LA III REPÚBLICA Y POR EL DERECHO DE AUTODETERMINACIÓN

Las cumbres Iberoamericanas: Un instrumento de la recolonización

Desde 1991, acompañando la expansión económica española en América Latina, vienen celebrándose estas cumbres a las que asisten Presidentes de Gobiernos y Jefes de estado de 22 países de América Latina, Portugal y España. Las Cumbres Iberoamericanas se han convertido en un instrumento político de la recolonización española. Latinoamérica concentra el mayor operativo de desembarco del imperialismo español. Repsol, BBVA, Santander o Telefónica campan a sus anchas a la vanguardia del expolio de los recursos energéticos, las telecomunicaciones o las pensiones, desde México a Tierra de Fuego. La recolonización española de América latina viene siendo una de los elementos mas destacados del «milagro español», de la acumulación capitalista. Se trata de una política estratégica que comparten desde el de Felipe González todos los gobiernos que le sucedieron.

América Latina concentra el 36% de la Deuda Externa que reclama España. Los más de 3.300 millones de euros de Deuda Externa se han convertido en un instrumento privilegiado del chantaje y el saqueo, bajo muchas y variadas formulas incluyendo la que es un punto central en esta próxima cumbre: el canje de deuda por privatizaciones, ahora de la educación.

El servilismo de los Gobiernos latinoamericanos, su papel de auténticos gobiernos coloniales, es la otra cara de este proceso de recolonización. Incluso los Gobiernos mas «antiimperialistas» como el de Chávez o Castro tornan plumas sus lanzas cuando del imperialismo europeo y español se trata.

* A Luchar por el Socialismo es una publicación mensual del PRT-Izquierda Revolucionaria, sección en el Estado Español de la Liga Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional (LIT-CI)

0