Recomiendo:
0

Alimentos silvestres, respuesta de mujeres indígenas indias al cambio climático

Fuentes: IPS

  Phlida Kharshala, una indígena khasi del estado nororiental indio de Meghalaya, vende hongos en las afueras de la ciudad de Shillong, con su nieto de 8 años al lado. Ella recolecta y vende diferentes productos silvestres en los bosques, que va cambiando con las estaciones. Crédito: Manipadma Jena / IPS SHILLONG, India, 29 oct […]

 

Phlida Kharshala, una indígena khasi del estado nororiental indio de Meghalaya, vende hongos en las afueras de la ciudad de Shillong, con su nieto de 8 años al lado. Ella recolecta y vende diferentes productos silvestres en los bosques, que va cambiando con las estaciones. Crédito: Manipadma Jena / IPS

SHILLONG, India, 29 oct 2019 (IPS) – El sol apenas ha salido cuando Phlida Kharshala sacude a su nieto de 8 años para que se levante. Luego, se coloca una cesta cónica de bambú en su espalda, fija la cinta tejida que la sostiene sobre su frente y sale con el niño agarrado de la mano.

Para cuando alcanzan un cruce especial de varias carreteras, las madres están llevando a los niños a la escuela o iniciando otras actividades fuera del hogar. Todas son posibles clientas de Kharshala, quien rápidamente alisa una tela de saco sobre la orilla del asfalto y encima de ella coloca montoncitos de variedades diferentes de hongos que va sacando del cesto.

«Después del monzón, es hora de setas», explica a IPS esta mujeres de 60 años y abuela de seis nietos, en el puesto improvisado de la esquina donde habitualmente vende sus productos, a las afueras de la ciudad de Shillong, ubicada a 1 525 metros sobre el nivel del mar, en el noreste del estado indio de Meghalaya, en la ecorregión del Himalaya.

«En mi infancia, las mujeres y las niñas salían en grandes grupos cantando en voz alta en la madrugada para buscar hongos, hierbas y otros productos verdes, bayas y raíces silvestres, y los bosques nos los daban en abundancia», explica la matriarca del pueblo indígena khasi.

Las mujeres khasi consideran que la crisis climática ya llegó y están decididas a hacerle frente recuperando su cocina tradicional y en particular los productos silvestres, que en el pasado abundaron en su sostenible sistema alimentario y lo hicieron tan nutritivo, libre de químicos y prácticamente gratuito.

La región noreste de la India es una de las que cuenta con una biodiversidad más rica, que va desde el bosque tropical lluvioso en sus estribaciones hasta praderas y desiertos fríos.

«El conocimiento de las mujeres khasi de mayor edad sobre la agroecología local es fenomenal», dice Bhogtoram Mawroh, investigadora principal y gerente de conocimiento de la Sociedad de la Comida Lenta y la Agrobiodiversidad del Noreste (Nesfas, en inglés).

«El conocimiento ecológico tradicional es igualmente importante para la ciencia moderna», dijo a IPS la especialista, cuya organización, con sede en Shillong, ejecuta múltiples programas enfocados a mejorar la sostenibilidad y la agrobiodiversidad de los agricultores familiares de la zona, con el objetivo último de avanzar hacia la soberanía alimentaria.

Para Mawroh, «los sistemas alimentarios indígenas son una buena forma de lidiar con la crisis climática porque hay diversidad de tierra y diversidad de cultivos alimentarios, no solo los que cultivamos, sino también los que están en la naturaleza, que han sobrevivido durante siglos y que son más resistentes al estrés climático que los productos cultivados».

El cultivo del krai -mijo, en la lengua khasi- ha sido un patrimonio de las comunidades nativas del estado de Meghalaya. Cuatro décadas atrás, las familias de aldeas de esta región nororiental india solían obtener unos 500 kilogramos anuales del cereal, lo que garantizaba su seguridad alimentaria y nutricional.