El Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia restringe la información divulgable

Cinco cosas que ignoras sobre Israel y su lobby

Fuentes: Anti War

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Desde el 11-S Israel y su lobby han estado trabajando arduamente para reducir las opciones políticas de EE.UU. con respecto a Irán para llegar a la confrontación militar. El Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia también está en el negocio de dicha limitación. Después de cumplir inicialmente con la Ley de Libertad de Información (FOIA) y divulgar información sobre el extenso programa de armas nucleares de Israel en 2015, la corte dela jueza Tanya S. Chutkan se convirtió lentamente en otro engranaje federal de una gran máquina de secretos que frustra la divulgación de información sobre Israel. Esa información retenida incluye archivos de la CIA sobre el robo y el desvío de uranio empobrecido de armas propiedad del Gobierno de los Estados Unidos hacia el programa de armas nucleares de Israel; números presupuestarios de primera línea para miles de millones en apoyo secreto de la inteligencia estadounidense a Israel; partes de una orden mordaza de la Administración de Obama de 2012 que prohíbe la divulgación de información del gobierno de EE.UU. sobre el programa de armas nucleares de Israel; cartas presidenciales que prometen a Israel que la Casa Blanca no respetará el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares ni la Ley de Control de Exportación de Armas. También se conservan las identidades de los funcionarios que trabajan en la Oficina de Terrorismo e Inteligencia Financiera del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

No comenzó de esta manera.

En 2015 Israel y su lobby estadounidense presionaron para que EE.UU. ataque las instalaciones nucleares de Irán y contra el Acuerdo Nuclear de Irán (JCPOA) que tenía como objetivo evitar tales ataques. La jueza de distrito de los Estados Unidos, Tanya S. Chutkan, ordenó al Departamento de Defensa publicar un estudio de 1987 titulado «Crítica de la evaluación de tecnología en Israel y las naciones de la OTAN» que ponía la mirada en las amplias instalaciones de producción de armas nucleares de Israel, el mal uso del apoyo nuclear civil de EE.UU. provisto bajo el programa Atomsfor Peace y el trabajo secreto de Israel sobre el desarrollo de bombas de hidrógeno que ayudó a socavar la narrativa de guerra israelí. El informe que finalmente salió a la luz para el dominio público proporcionó el contexto perdido hace mucho tiempo de que Israel, no Irán, es el principal estado patrocinador del Medio Oriente en el desarrollo clandestino de armas nucleares, la proliferación y el espionaje en el extranjero relacionado con los desarrollos de dichas armas.

The Nation Magazine presentó una historia sobre la notable aparición del informe, mientras que el ahora difunto semanario neoconservador Weekly Standard lo consideró una «violación impactante», que la Administración de Obama se había atrevido a desafiar a Israel y al mandato de su lobby de que la información oficial del Gobierno de EE.UU. sobre la energía nuclear israelí y el programa de armas nunca se haría público a los estadounidenses.

Más tarde, en 2015, la jueza Chutkan parecía un poco menos dispuesta a permitir que cualquier liberación ordenada por la corte de miles de archivos sobre cómo espías israelíes –en colaboración con líderes de la organización sionista estadounidense del área de Pittsburgh– realizaron un desvío ilegal de material nuclear de la Corporación de Materiales y Equipos Nucleares (NUMEC) en Apollo, Pennsylvania. El material terminó en la instalación de producción de armas nucleares de Dimona, en Israel. Se ejerció suficiente presión para que la CIA publicara evidencia clasificada sobre cómo había frustrado dos investigaciones del FBI sobre la estafa al no compartir información de inteligencia. La CIA liberó una pequeña cantidad de documentos de los miles de archivos NUMEC de la CIA. Hoy El rebelde sitio del difunto frente de contrabando de NUMEC se somete a una limpieza de 350 millones de dólares financiada por los contribuyentes estadounidenses. Es posible que esos contribuyentes nunca se enteren de la historia completa de esa planta descuidada que los funcionarios de la CIA denominaron «una operación israelí desde el principio«.

El 20 de agosto de 2019 Chutkan se retractó después de dictaminar inicialmente que el presidente Obama había reconocido oficialmente que EE.UU. tenía un presupuesto secreto para el apoyo de inteligencia para Israel. Tal reconocimiento debería haber valido a los ciudadanos el derecho a saber con precisión cuánto más recibe Israel en apoyo secreto financiado por los contribuyentes, más allá de la mayor parte del presupuesto de asistencia exterior de los EE.UU. que ya va a Israel y que públicamente es hecho conocido. La liberación del apoyo de inteligencia a Israel probablemente habría agregado miles de millones a los 282.400 millones de dólares públicamente conocidos que Israel ha recibido en asistencia extranjera desde 1948. Como potencia nuclear clandestina Israel no es elegible para recibir asistencia extranjera de los Estados Unidos bajo la Ley de Control de Exportación de Armas, tampoco ausencia de exenciones y notificaciones públicas del Congreso que nunca han tenido lugar. Conocer la cantidad de ayuda secreta de inteligencia ayudaría a los estadounidenses a comprender la cantidad total que sale ilegalmente del Tesoro de los Estados Unidos cada año. Pero después de iniciar «golpeando a la CIA a pedido de registros de Israel» Chutkan, designada por Obama, finalmente titubeó y luego retrocedió ante las demandas de liberación del presupuesto de inteligencia.

El 30 de septiembre de 2019 el tribunal dictaminó que el público tampoco puede ver la versión completa y sin censura de una orden de mordaza disfrazada como una guía de clasificación. La ley WNP-136 prohíbe a todos los empleados y contratistas federales reconocer públicamente lo que los estadounidenses y el mundo ya saben: que Israel ha tenido un programa de armas nucleares durante mucho tiempo. La única función de esta directriz de secreto es proporcionar cobertura a la Casa Blanca y las agencias federales que eluden las leyes que prohíben específicamente la ayuda exterior de los Estados Unidos al Estado nuclear no perteneciente al TNP. La publicación del texto completo de la orden de mordaza también ayudaría a los estadounidenses a comprender cómo funciona realmente el poder en Washington. Pero el tribunal de Chutkan dictaminó que a pesar de que otras pautas de clasificación son de dominio público, las disposiciones clave en la orden de mordaza nuclear para con Israel deben permanecer en secreto junto con detalles de cómo surgió. En lugar de permitir el reconocimiento oficial por parte de otras agencias federales de EE.UU. de que Israel es un Estado poseedor de armas nucleares que supera las demandas de secreto, el tribunal de Chutkan dictaminó que el Departamento de Energía o el Departamento de Estado de EE.UU. habrían tenido que emitir sus propios reconocimientos para que la WNP-136 pueda liberarse. Desde hace mucho tiempo la CIA clasificó a Israel como potencia nuclear, pero la jueza Chutkan lo consideró irrelevante.

El 27 de noviembre de 2019 el tribunal de Chutkan decidió que ciertas cartas presidenciales secretas nunca se divulgarán al público estadounidense. Cuatro presidentes estadounidenses -bajo presión secreta de cabilderos de Israel y funcionarios del Gobierno israelí al principio de sus administraciones presidenciales- se comprometieron formalmente a no obedecer las disposiciones de la Ley de Control de Exportación de Armas o NPT sobre Israel. Al igual que WNP-136, estas cartas secretas permitieron la transferencia ilegal de al menos 100.000 millones de dólares en ayuda extranjera públicamente conocida para la cual Israel no era elegible. Ordenar la publicación de una o más de las cartas revelaría cómo funciona realmente el poder y cómo se puede dejar de lado la observancia de las leyes (nuevamente, la Ley de Control de Exportación de Armas) si suficientes cabilderos extranjeros protegen secretamente al presidente en momentos vulnerables. La mayoría de los estadounidenses no pueden dejar de lado preventivamente la aplicación de las leyes a través de tales maniobras sospechosas. Merecen ver cómo funciona la infracción de la ley premeditada cuando sus dólares fiscales y las leyes aprobadas por sus representantes en el Congreso están en juego. El tribunal de Chutkan no estaba dispuesto a mostrar al público estadounidense ni siquiera una sola carta. En cambio aceptó las declaraciones juradas de un antiguo burócrata gubernamental altamente comprometido de la Administración Nacional de Archivos y Registros (NARA) que se había mudado al Consejo de Seguridad Nacional. Desde esa posición emitió negaciones como autoridad de clasificación «neutral» en las cartas contenidas en las bibliotecas presidenciales de NARA.

Tampoco se permite a los estadounidenses conocer la identidad de los empleados en una unidad relativamente nueva del Departamento del Tesoro llamada Oficina del Tesoro e Inteligencia Financiera (OTFI). La creación de esta unidad fue un éxito de la división de cabildeo -(el Comité de Asuntos Públicos de Israel de Estados Unidos, o AIPAC)- de un agente extranjero israelí designado ordenado a registrarse como tal por el Departamento de Justicia en 1962 (el AZC). Pocos estadounidenses conocen la verdadera historia del origen de AIPAC o sobre el fracaso del Departamento de Justicia para hacer cumplir las normas vigentes del NARA para permitir a AIPAC operar a pesar de los continuos escándalos de espionaje.

Como era de esperar, la actividad observable del OTFI es casi completamente la realización de una guerra económica contra los rivales de Israel desde dentro del Tesoro. Si bien afirma trabajar para contrarrestar la proliferación nuclear, evita cuidadosamente sancionar o incluso enumerar contrabandistas nucleares israelíes conocidos e identificados por el FBI y el DHS. Eso incluye al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y al confeso espía y traficante de armas israelí Arnon Milchan, propietario de las compañías principales utilizadas en la infame operación de contrabando de armas nucleares «Proyecto Pinto«.

El más reciente en una sucesión ininterrumpida de partidarios de Israel indiscutible y severamente comprometidos, no aptos y duros que ocuparon el puesto de jefa de OTFI, Sigal Mandelker (la hija de inmigrantes israelíes en Pittsburgh que supuestamente posee la doble ciudadanía israelí), finalmente se va del Tesoro para el sector privado. Las principales calificaciones de los nombrados políticos de OTFI parecen ser solo su intensa dedicación para promover los intereses de un país extranjero desde dentro de la burocracia federal. La publicidad y los informes sobre el caso y la exposición pública limitada de los puntos ciegos curiosos de OTFI quizás tuvieron algo que ver con la partida de Mandelker. ¿Pero hasta qué punto se extiende la captura de OTFI por parte del lobby de Israel a través del personal? La demanda de la FOIA para descubrir permanece en un curioso estado de limbo cuando el despido de Chutkan se acerca a su primer aniversario.

Muchos estadounidenses aún insisten en la transparencia con respecto al salario y la posición de todos los empleados del gobierno federal. Esa transparencia comenzó hace mucho tiempo cuando James Madison reveló su salario de 25.000 dólares y su posición de «presidente» en el Registro Oficial. También merecen conocer los nombres de los empleados de OTFI de manera oportuna. Pero el tribunal de Chutkan parece estar esperando una designación legal de OTFI como funcionarios de inteligencia o de aplicación de la ley (que no lo son) o algún otro artificio próximo, a pesar de que tales retrasos no están permitidos después de la emisión de un fallo.

El tribunal de Chutkan terminó oficialmente el caso al establecer la moción de los acusados ​​para juicio sumario el 31 de marzo de 2019. La orden de Chutkan socava severamente el derecho del demandante a una apelación oportuna. Esto se debe a que nunca se emitió un memorándum de los puntos de la ley que justifique la orden. Casi un año después no se ofrece ninguna explicación, incluso cuando el personal de OTFI intensifica la guerra económica contra Irán a raíz del intercambio militar entre Irán y Estados Unidos que el lobby de Israel trabajó tan diligentemente para que ocurra.

Desafortunadamente la sala de la juez Chutkan no es una anomalía. Desde que los demandantes de la Ley de Libertad de Información comenzaron a buscar una revisión judicial, miles de precedentes establecidos han tendido a reducir y dificultar la realización de la transparencia y la responsabilidad que FOIA pretendía crear en Estados Unidos.

Grant F. Smith es el autor del nuevo libro The Israel Lobby Entres Government State. Es director del Institute for Research: Middle Eastern Policy, en Washington DC y fue demandante en los casos mencionados anteriormente.

Fuente: https://original.antiwar.com/smith-grant/2020/01/16/five-things-you-cant-know-about-israel-and-its-lobby/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.