Recomiendo:
0

Análisis minucioso de los informes de Amnistía Internacional sobre la Operación Muro Protector

¿Ha perdido el norte Amnistía Internacional? (quinta y sexta parte)

Fuentes: Byline

Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos.

El sesgado enfoque de lo referente a las pruebas que tiene Amnistía Internacional (AI) también es evidente en [su informe] Families under the Rubble [Familias bajo los escombros], que examina los ataques dirigidos a viviendas civiles habitadas. Concluye que los ocho ataques en los que se centra fueron ilegales en varios sentidos, además de posiblemente ser crímenes de guerra [1]. Sin embargo, aunque AI afirma que «le corresponde a Israel proporcionar información concerniente a los ataques y sus objetivos deliberados», y aunque el propio Israel «no hizo ninguna declaración sobre quién o qué era el objetivo, ni siguiera reconoció haber llevado a cabo estos ataques», asume extrañamente la tarea de descubrir pretextos israelíes legítimos para cada uno de estos ataques mortíferos. Constantemente hace conjeturas, a menudo basándose en los más endebles de los argumentos, acerca de que Israel atacó esta o aquella vivienda porque un militante de Hamas podía estar escondido en su interior (véase Tabla 3).

 

TABLA 3 Amnistía Internacional: Por qué atacó Israel viviendas civiles en Gaza

Caso 1 (18 civiles palestinos muertos, 7 de una familia, 11 de otra)

Uno de los vecinos afirmó haber oído a otros que un grupo de personas desconocidas andaba por el pasillo de abajo la noche del ataque. Sin haber visto a estas personas, algunos vecinos especularon acerca de que podían se miembros de un grupo armado. […]. No está claro cuál era el objetivo deliberado de este ataque. Aunque un grupo de hombres hubiera entrado en el edificio y el ejército supusiera o supiera que eran miembros de un grupo armado, estas acciones de atacar dos viviendas familiares era temerarias y desproporcionadas.

Caso 2 (26 civiles palestinos muertos, 25 de una familia )

El objetivo aparente de los ataques de Israel era Ahmed Sahmoud, miembro de las Brigadas al-Qassam, el ala armada de Hamas. Según fuentes israelíes, era un oficial superior del comando Khan Yunis. Informes anteriores del ataque afirmaban que estaba dentro del edificio visitando a un miembro de la familia Abu Jame. Miembros de esta familia supervivientes y vecinos lo negaron. […][Algunos] vecinos creían que Ahmed Sahmoud podía estar bajo la terraza del piso de su madre en la planta baja cuando la casa fue atacada […] Si Ahmed Sahmoud era el objetivo deliberado esto constituiría una ataque extremadamente desproporcionado.

Caso 3 (36 civiles palestinos muertos, 16 de una familia, 7 de una 2ª familia, 7 de una 3ª familia, 4 de una 4ª familia)

Al preguntar a muchos miembros de la familia y a sus vecinos, un trabajador de AI encontró a tres residentes que podían haber sido el objetivo del ataque [siguen cuatro largos párrafos repletos de especulaciones no concluyentes sobre ellos]. Aunque los tres hombres que podían ser los objetivos hubieran participado directamente en las hostilidades, su presencia en la vivienda no habría privado a las otras personas residentes en ella de su inmunidad frente a ataques directos al ser civiles. Se debería haber considerado que […] los efectos de un ataque […] eran manifiestamente desproporcionados.

Caso 4 (14 civiles palestinos muertos, 5 de una familia, 4 de una 2ª familia)

Dos vecinos afirmaron que después del ataque habían descubierto que al menos cuatro miembros del las Brigadas al-Qassem, el ala armada de Hamas, incluidos un comandante de batallón y un oficial de comunicaciones, aparentemente usaban el piso vacío del edificio desde algún tiempo antes del ataque […] AI no ha podido verificar esta información. No obstante, si las Brigadas al-Qassam utilizaban el piso vacío […], la pérdida de vidas humanas en este ataque fue claramente desproporcionada.

Caso 5 (5 civiles palestinos muertos, todos de una familia)

Los vecinos dijeron al trabajador de AI que ellos creían que el objetivo del ataque era la vivienda del hombre conocido como «Abu Amra», que en ese momento no estaba en el piso. […]. AI no ha podido confirmar la identidad de «Abu Amra» ni [sic] si tenía o no alguna relación con algún grupo armado. Aunque «Abu Amra» fuera un combatiente o hubiera participado directamente en las hostilidades, este ataque se llevó a cabo de manera que violó el derecho humanitario internacional.

Caso 6 (6 civiles palestinos muertos, 5 de una familia)

Aunque sus familiares lo negaron, tanto Ramadan Kamal al-Bakri como Ibrahim al-Mashharawi [dos de las personas fallecidas] eran miembros de las Brigadas al-Quds de Yihad Islámica […] [Si estos dos hombres] eran los objetivos deliberados,[…] las fuerzas israelíes deberían haber tomado las precauciones necesarias para minimizar el riesgo para los civiles del edificio [2].

Caso 7 (8 civiles palestinos muertos, todos de una familia)

Todos los testigos que declararon afirmaron que ninguno de los miembros de la familia pertenecía a grupos armados.[…] [El hermano del cabeza de familia fallecido] afirmó: «Antes Ra’fat había salido con una antorcha a investigar un cohete que creía había salido de un olivar al este de nuestra casa.[…] Ellos probablemente pensaron que Ra’fat había lanzado el cohete desde el olivar y pensaron que era de la resistencia». […] Aunque las fuerzas israelíes creyeran que había un combatiente, se deberían haber dado cuenta de que bombardear la casa sería un ataque desproporcionado.

Caso 8 (8 civiles palestinos muertos,todos de una familia)

El objetivo deliberado del ataque parece haber sido Hayel Abu Dahrouj, mimbro de las Brigadas al-Quds de la Yihad Islámica, que había vuelto a la casa poco después del ataque. «Perdió a sus hijos, así que volvió a la casa», declaró su hermano Wael al trabajador de AI. […] Si Hayel Abu Dahrouj era el objetivo deliberado, no está claro por qué las fuerzas israelíes no tomaron las precauciones necesarias para minimizar el riesgo para los civiles que estaban en las casas.

Dejando de lado que en la mayoría de estos casos no está claro cómo pudo haber sabido Israel antes del ataque que había militantes en las viviendas (la mayoría de los vecinos lo desconocían) [3], dejando de lado que al proporcionar a Israel coartadas para los más atroces de los crímenes que cometió durante la OMP, AI alivió convenientemente las cargas de la hasbara [propaganda] israelí [4] y dejando de lado que hasta el crítico más duro de Israel reconocería un error operacional ocasional, lo que hace aún más vergonzosamente apologética el hecho de que cada caso AI detecte un militante Hamas objetivo de Israel; dejando todo esto de lado, voluntaria o involuntariamente el efecto global del informe de AI es transmitir la clara impresión de que en la inmensa mayoría de los casos el objetivo de Israel al atacar viviendas civiles eran militantes de Hamas. De hecho, en un sobrio cálculo de su valor pedagógico, pero también en un estado de locura desbocada, Israel infligió una forma atroz de castigo colectivo, ya que indiscriminada o intencionadamente arrasó una cantidad sorprendente de viviendas gazíes al tener inicialmente como objetivo los corazones de militantes de Hamas [5] y a continuación, cuando empezó la invasión terrestre, al embarcarse en una orgía de destrucción y después, en el desenlace de la OMP, al pulverizar cuatro edificios de viviendas emblemáticos de Gaza. Aunque en su informe «Nothing Is Immune»: Israel’s destruction of landmark buildings in Gaza AI reconoce que fue «una forma de castigo colectivo», considera el acto culminante de Israel la excepción que confirma la regla: «[…] Los ataques son muy significativos porque son ejemplos de lo que parece haber sido la destrucción y ataque de edificios y propiedades civiles a gran escala llevados a cabo sin que hubiera necesidad militar». Pero la inmensa mayoría de la destrucción causada por Israel a lo largo de toda la OMP consistió en un castigo colectivo a una escala demencial y desprovisto de finalidad militar, y menos aún de necesidad. El ataque por parte de Israel a militantes de Hamas que ocupaban o estaban desplegados en estas viviendas a lo sumo equivale a lo que sería un error estadístico. ¿Es posible que AI crea que se ocultaba un militante de Hamas en todas o siquiera en la mayoría de las dieciocho mil viviendas que destruyó Israel en Gaza?

Notas

[1] En particular, «la pérdida de vidas civiles, los daños a civiles y los daños a objetos civiles parecen desproporcionados, esto es, fuera de la proporción con la posible ventaja militar de llevar a cabo el ataque».

[2] A pesar del intrépido detective de AI, [el informe del gobierno israelí] 2014 Gaza Conflict (publicado después del informe de AI) indica que «Omar Al-Rahim, un veterano comandante de la Yihad Islámica Palestina» era el verdadero objetivo de este ataque (párrafos 267, 456).

[3] En otra nota inapropiada AI critica reiteradamente a Israel por no haber hecho advertencias antes de sus ataques. Pero si el objetivo era un militante de Hamas, ¿no habría errado su objetivo el alertarle antes?

[4] La vaga, subjetiva y relativa acusación de «desproporcionado» es mucho más fácil de rebatir que la acusación de ataque indiscriminado o intencionado a civiles o a objetos civiles. 2014 Gaza Conflict menciona repetidamente las innumerables salvedades relacionadas con el principio de proporcionalidad, con lo que demuestra, en efecto, la casi imposibilidad de condenar a nadie a causa de ello (párrafos 49, 317-33, 401-2, 452, 456, Anexo, párrafos 6-8). En una nota relacionada, cuando Hamas lanza proyectiles de mortero en una zona poblada AI le acusa del cargo no refutable de ataque «indiscriminado», mientras que cuando Israel arroja una bomba de 2.000 libras y dispara proyectiles de artillería en una zona densamente poblada y mata a gran cantidad de civiles, AI le acusa de cometer un ataque «desproporcionado», y a continuación invita a Israel a rebatir la acusación («Le corresponde a Israel proporcionar información concerniente a por qué atacó […]»). Véase Families under the Rubble, edificio Al-Dali, hogar de la familia Al-Louh.

[5] B’Tselem (Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados: The legal and moral implications of the policy of attacking residential buildings in the Gaza Strip, summer 2014 (2015), pp. 37-41.

¿Ha perdido el norte Amnistía Internacional? (Sexta parte) » El único propósito de la OMP fue dejar a las «familias bajo los escombros»».

La espantosa verdad de lo ocurrido en Gaza se percibe no gracias al eficaz encubrimiento de Amnistía Internacional (AI) sino a la colección de testimonios de soldados de las las Fuerzas de Densa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés) que sirvieron en Gaza durante la OMP recogidos por [la organización israelí] Breaking the Silence [Romper el Silencio] (véase Tabla 4) [1].

 

TABLA 4 Destrucción de propiedades/viviendas en Gaza durante OMPE: selección de testimonios de soldados

1* [¿Vio alguna de las fotos aéreas «antes y después»?]**
Claro. Barrios arrasados. ¿Sabe qué chiste se contaba en aquel momento? Decía que los palestinos solo cantan el estribillo porque no les quedan versos [casas, la palabra para casa en hebreo es la misma que para verso ].
5

Durante la charla [en el adiestramiento] él [el mando de alto rango del batallón armado] nos mostró la instalación de combate urbano y dijo: «Imaginad todo lo que veis aquí como si alguien viniera ahora y lo destruyera todo. Casi no quedan edificios en pie». La tendencia es evitar riesgos, más bien destruir cuanto nos encontramos.

14

Tenía la impresión de que cada casa por la que pasábamos en nuestro camino había sido alcanzada por un obús y también casas que estaban lejos. Era metódico. No había ninguna amenaza.

15
Mientras estábamos estacionados ahí, las fuerzas acorazadas disparaban todo el rato a las casas de los alrededores. No sé cuál era la orden exacta, pero parecía que cada casa se consideraba una amenaza, con lo que había que lanzar al menos un obús contra cada vivienda….
[Cuando ustedes se fueron, ¿quedó alguna casa en pie? ]
Casi ninguna.
20
[¿A qué disparaban?]
A las casas.
[¿Casas elegidas arbitrariamente?]
Sí.
[¿Cuánto fuego utilizaron?]
Se hablaba constantemente de cuánto fuego se disparaba, de cuánto de acertaba, quién fallaba. Había personas que dispararon 20 obuses al día. Es sencillo: a quien le apetece disparar más, dispara más. La mayoría de los tipos disparaban más. Decenas de obuses [al día], a lo largo de toda la operación. Multiplíquelo por 11 tanques en la compañía.
21

No sé cómo lo lograron, los operadores del D9*** no descansaban un segundo. Sin parar, como si jugaran con arena en la playa. Conducían arriba y abajo, arriba y abajo, arrasando otra casa, otra calle. Y en un momento dado no quedaba rastro de esa calle. […] Día y noche, siete horas al día, iban arriba y abajo juntando montículos, haciendo terraplenes, arrasando casa tras casa.

28

No había ninguna amenaza y estaba tranquilo, y entonces aparece esta orden en el aparato emisor recepto radio: «Chicos, todo el mundo a formar una fila, frente al barrio de al-Bureij». […] Lo recuerdo, todos los tanques estaban en fila y yo personalmente pregunté a mi superior: «¿A dónde disparamos?» Me contestó: «Elegid donde queráis». Y más tarde, hablando con otros tipos, cada uno elije su propio objetivo y el comandante lo denominó en la radio «buenos días, al-Bureij.» «Estamos llevando a cabo un ‘Buenos días, al-Bureij’, chicos» esa era la cita. […] Y todo el mundo lanzó obuses a donde quería, obviamente. Nadie había disparado contra nosotros, ni antes ni después ni durante.

30
Todo «mojado» [utilizar fuego real]. Desde el momento en que entramos disparamos cohetes [antitanques] MATADOR y LAW contra cada casa antes de «entrar», todo «mojado», granadas, toda la parafernalia. Guerra.
[¿En cada habitación en la que entraban abrían «mojado»?]
Todo. Cuando conseguíamos una casa, ya estaba medio destruida. Montones y montones de agujeros de bala dentro, todo lo de dentro completamente patas arriba.
[Durante las dos horas en las que la artillería había disparado antes, ¿a qué disparaban?]
A zonas dispersas cerca de las casas. A todas las zonas agrícolas cerca de las casas. Antes de hacer cualquier movimiento un tanque dispara, siempre. Aquellos tipos tenían el gatillo fácil, estaban completamente locos. Esas eran sus órdenes, estoy seguro de ello, no es posible que nadie vaya simplemente disparando de esta manera. La idea [del brigada] era «dispararemos sin preocuparnos por ello y luego veremos qué pasa».
[¿Se dirigía el fuego a lugares que se consideraban sospechosos?]
No, no necesariamente. El tanque dispara a lugares a los que sabes que tienes que entrar, dispara a esas casas.
[¿Solo a las casas a las que ustedes van a entrar?]
No, también a las casas de los alrededores. Ahí también hay terrenos agrícolas, el D9 los destroza. Y frágiles cobertizos. Echa abajo todo lo que encuentra en su camino, derriba invernaderos. Se arrasaron montones de casas en «Bar’s Bar» [el apodo dado a un grupo de casas en el que están posicionadas las fuerzas]. Casas vacías que nos molestaban. Que nos molestaba incluso verlas.
33

El mismo día que abandonamos Gaza, los ingenieros de combate volaron todas las casas en las que habíamos estado.

34
Se nos dio [a los cuerpos blindados] varios objetivos. […] No es como cualquier ciudad normal en la que ves un edificio al lado de otro y hay un espacio entre ellos. Parece una capa compacta.
[¿Y en ese momento les estaban disparando?]
No había fuego dirigido contra nosotros, pero se consideraba que aquellos eran «puntos sospechosos», lo que significa [que se utilizaba] una política muy laxa de abrir fuego. Eso quiere decir todo lo que parezca que nos amenaza.[…] Todo comandante de tanque sabía e incluso cada simple soldado sabía que si resultaba que algo no iba bien, pueden decir que habían visto algo sospechoso.
37

A uno de los comandante de algo rango le encantaba el D9s. Era un verdadero defensor de arrasar cosas. Hizo un buen uso de él. Digamos simplemente que siempre que él estaba por ahí toda la infraestructura en torno a los edificios era destruida totalmente, casi cada casa recibió un disparo de obús. Estaba muy a favor de eso.

42
La fuerzas […] destruyeron todo lo que todavía quedaba detrás. Literalmente no quedó una sola casa en pie. […] «Estamos entrando en una zona para destruir toda la infraestructura de túneles que todavía permanece en pie». Si uno lo piensa, en realidad significa cada casa de la zona.
[Usted afirmó que de acuerdo con la información de inteligencia que tenían las IDF ahí no quedaban túneles]
Cierto. Lo que querían decir es que esta es la zona en la que se mueve la brigada, si todavía hay algo en pie hay que derribarlo. […] Esta incursión ocurrió la noche anterior al alto el fuego. […] Entraron solo para destruir cosas. Solo para destruir cosas sin ton ni son, para terminar el trabajo, hasta que se les dijera que pararan.
46

Una tarde el comandante de la compañía nos reunió a todos y se nos dijo que estábamos a punto de emprender una operación ofensiva para «provocar» al barrio que nos dominaba, que era al-Bureij. […] Porque hasta entonces no habíamos tenido ningún verdadero combate con ellos. […] Cuando empezó a oscurecer mi tanque abría el camino, íbamos en un convoy corto y había esa casa pequeña. Y de pronto vemos todo un barrio disparándonos, montones de casas, todo abarrotado de gente, y cuando llegamos a aquella casa pequeña llegó la orden de atacar. Cada [tanque] apuntó en cualquier dirección que le parecía […] Y así fue como ocurrió, de verdad, cada tanque simplemente disparando a donde quería. Y durante la ofensiva nadie nos disparó, ni antes ni después ni durante. Recuerdo que cuando empezamos a retirarnos con los tanques miré hacia el barrio y simplemente pude ver todo un barrio en llamas, como en las películas. Columnas de humo por todas partes, el barrio destrozado, casas derribadas y parecía que había gente que vivía ahí, pero nadie nos había disparado. Disparamos sin ton ni son.

51
Una semana o dos después de que entráramos en la Franja de Gaza y hubiéramos estado todos disparando un montón sin que hubiera necesidad, solo por disparar, murió un miembro de nuestra compañía. […] El comandante de la compañía vino y nos dijo que había muerto un tipo por esto y aquello y dijo: «Chicos, preparaos, id a los tanques y dispararemos una descarga de fuego en memoria de nuestro camarada».[…] Había una especie de edificio lejos, cerca de la costa, a unos 4.5 kilómetros de nosotros. […] No suponía una amenaza, no tenía nada que ver con nadie, no era parte de la operación, estaba ahí al lado del mar, lejos de todo y lejos de cualquier amenaza potencial, pero ese edificio estaba pintado de naranja y ese naranja me volvía loco todo el rato. […] Así que dije a mi comandante de sección: «Quiero disparar contra esa casa naranja» y me dijo: «Muy bien, lo que te apetezca» y disparamos […].
[¿Hablasteis después de eso?]
¿Acerca de disparar sin ton ni son? No, porque si lo miras en un contexto más amplio era algo que hacíamos todo el tiempo. Disparábamos sin ton ni son durante todo el día. No se veía a Hamas por ninguna parte.
52
[¿Se usaba el tanque M16 todo el tiempo?]
Cuantos más mejor. El tanque, infinidad de munición y una cantidad demencial de potencia de fuego. Constantemente. Si no a través del cañón, a través de la ametralladora pesada del tanque.
[¿A dónde disparaba?]
A todo, básicamente. A casas sospechosas. ¿Qué es un «punto sospechoso»? Todo es un punto sospechoso. Esto es Gaza, disparas a todo.
54

En cualquier casa en la que entraba la infantería, les precedía un tanque. Esa era verdaderamente la fórmula: cualquier fuerza que entre en una casa, primero se dispara al menos un tiro de tanque antes de la fuerza avance siquiera. Inmediatamente después del combate, nos instalamos en este huerto, acribillamos a tiros las casas de los alrededores. Incluso mi comandante, porque se le había jaleado para que disparar su arma personal, tomó todo el equipo solo para disparar a la casa que obviamente ya estaba vacía. Se dispararon tantos proyectiles contra ella y claramente estaba vacía. «Bien, disparad», nos dijo. No tenía sentido. Era solo por diversión, el tipo de diversión que se tiene en un campo de tiro.

63
[El comandante] nos dijo: «Escuchen, esta es la primera línea, no puedo correr ningún riesgo en la primera fila de casas, utilizad la artillería contra aquellas».
[¿Tenía algún tipo de información de inteligencia sobre aquellas casas?]
No, no tenía información.
67

[Las fuerzas de ingeniería de combate] volaron un montón de casas. […] Hay todo tipo de consideraciones sobre por qué volar una casa. Una de ellas, por ejemplo, es cuando quieres defender otra casa. Si hay una casa que te tapa el campo de visión [y quieres] exponer la zona para que sea más fácil de defender. […] A veces volábamos una casa cuando sospechábamos que había un artefacto explosivo dentro, aunque finalmente creo que volamos prácticamente todo el barrio.

71
El día que murió el compañero de nuestra compañía vino el comandante y nos contó lo que pasaba. Entonces decidieron disparar una «descarga de honor» y dispararon tres obuses.…
[¿Una descarga de qué?]
Una descarga de obuses. Dispararon como en los funerales, pero con obuses y contra casas. No al aire. Simplemente eligieron [una casa]- el comandante del tanque dijo: «Elegid la más alejada, pera que haga más daño». Una venganza, si se puede llamar así. De modo que disparamos a una de las casas.
74

Recuerdo una vez que detonábamos explosivos para limpiar las rutas de paso. Nos dijeron: «A cubierto, va a abarcar 100-150 metros». Entonces una explosión, nunca he oído nada parecido. Lámparas rompiéndose, era demencial, un champiñón de fuego, verdaderamente demencial. Después bajamos por la calle y las casas que se suponía íbamos a tomar ya no existían. Desaparecidas.

83

Hubo un alto el fuego humanitario que entraba en vigor a las 6:00 AM. Recuerdo que nos dijeron a las 5:15 AM, «Mirad, vamos a montar un espectáculo» […] Era increíble. Fuego, disparos sin parar al barrio «Sevivon» [al este de Beit Hanoun]. […] Sin parar, simplemente sin parar. Todo Beit Hanoun en ruinas […] Nada. Absolutamente nada. Nada.

110
Un oficial de muy alto rango del centro de coordinación de ataque del ejército vino corriendo y dijo: «Escuchad, han matado al comandante de la brigada y secuestrado a un soldado, hay un jaleo enorme, tenemos que ayudarlos». […] Uno de los más altos oficiales de las IDF simplemente marcó unas casas en una foto aérea de Shuja’iyya, para derribarlas. Se limitó a mirar el mapa y vio puntos destacados y casas destacadas y [eligió objetivos] de una manera que en cierto modo era aleatoria, de modo que no hubiera manera de que si uno era militante de Hamas […] no hubiera ninguna casa que derribar cerca de uno ahora mismo. No es como cada edificio al que se disparó en Shuja’iyya [donde] había algún militante de Hamas o alguien disparando a nuestras fuerzas.
[Entonces, ¿por qué se atacó?]
Para hacerles bajar la cabeza y permitir a nuestras fuerzas salir de ahí, usar potencia de fuego. Así es como funciona el ejército.
[A ver si lo entiendo: ¿era aleatorio o parte de una lista de objetivos preparada de antemano?]
No estaba en absoluto preparado de antemano. En la investigación posterior se consideró un error.

* Los testimonios están numerados.

** Entre corchetes y cursiva las intervenciones de Breaking the Silence.
*** Buldózeres blindados.

En su introducción a Families under the Rubble AI exhorta a Israel a «aprender de este y de conflictos anteriores, y a cambiar su doctrina y tácticas militares de combate en zonas densamente pobladas como Gaza para garantizar el acatamiento estricto del derecho humanitario internacional». Pero Israel ya ha aprendido la lección de luchar en Gaza, su doctrina militar ha incorporado estas lecciones y las IDF las han ejecutado con brillantez. Se necesita una disciplina mental excepcional para no darse cuenta de que a Israel no le ha preocupado garantizar «el acatamiento estricto del derecho humanitario internacional» y mucho menos ha sido una prioridad. De hecho, el único propósito de la OMP fue dejar a las «familias bajo los escombros». [2]

Notas

[1] Breaking the Silence, This Is How We Fought In Gaza: Soldiers’ testimonies and photographs from Operation «Protective Edge» (2014).

[2] Para la destrucción indiscriminada de viviendas por parte de Israel, que «tiene que haber conllevado la aprobación de responsables de alto nivel del ejército y/o el gobierno israelí», véase también la Misión Médica de Investigación, pp. 35-37, 98.

 

Primera parte

Segunda parte

Tercera parte

Cuarta parte

Fuente: https://www.byline.com/project/13/article/201 (quinta parte)

https://www.byline.com/project/13/article/205 (sexta parte)

0