Recomiendo:
0

«El arresto de Ameer Makhoul es un ataque a todos los palestinos de Israel»

Fuentes: The Electronic Intifada

Traducido para Rebelión por Carlos Sanchis y revisado por Caty R.

Janan Abdu

Janan Abdu y partidarios protestando por el arresto de Ameer Makhoul

Issam Makhoul

Issam Makhoul

 

Hoy es el 21 día desde el arresto de Ameer Makhoul en su hogar en Haifa, Israel, al amparo de la oscuridad, por funcionarios de la Unidad de Investigación de Crímenes Internacionales y del Servicio General de Seguridad (GSS o Shabak). El arresto se llevó a cabo de un modo brutal y aterrador. Allanaron nuestra casa, devastaron su contenido y nos confiscaron varias piezas de equipos y objetos de especial valor para nosotros. Violaron nuestros derechos fundamentales a la dignidad humana y a la privacidad y emplearon contra nosotros violencia física, verbal y psicológica ante las dos hijas de Ameer. En este día nosotros, la familia de Ameer, declaramos que estamos extremadamente preocupados por lo que le está sucediendo y por las condiciones de su detención.

Sabemos que Ameer ha sufrido y continúa sufriendo agudos dolores de cabeza, de espalda y en ambas piernas como resultado de las graves torturas a las que le han sometido violando sus derechos humanos más elementales. Éstos incluyen el derecho a dormir, beber y comer, y los derechos a la dignidad y a no recibir trato degradante y humillante. Está totalmente aislado del mundo exterior, controlado por los interrogadores del GSS, y ha sido interrogado durante horas y días interminables sin dormir, esposado y amarrado de manos y pies a una silla baja de modo que no se le permite moverse. Esto le ha causado fuertes dolores que todavía sigue padeciendo y que le han originado la pérdida del sentido del tiempo y de la capacidad para pensar y para concentrarse y desorientación mental. Estos métodos son ilegales según las leyes israelíes y el derecho internacional.

Durante los últimos 21 días el tribunal se ha negado a permitir a los abogados de Ameer leer el informe médico escrito por un doctor que le visitó dos veces durante los interrogatorios. También se negó a permitir que un médico enviado por Médicos por los Derechos Humanos – Israel (PHR-I) le examinara, como solicitaron organizaciones de derechos humanos israelíes y palestinas, incluyendo a Adalah, PHR-I y el Comité Público Contra la Tortura en Israel. Estos rechazos plantean inquietudes y preguntas sobre la información que el GSS, con el respaldo del tribunal, quiere ocultar con respecto a las condiciones de su detención y a sus métodos de interrogación.

Nos preguntamos qué es lo que está ocultando el GSS y por qué anda con rodeos. ¿Es para ocultar las huellas de la violencia física y psíquica que le han infligido? ¿Por qué el tribunal ha dado su consentimiento a estos procedimientos?

Lo que nos preocupa especialmente es que Ameer sigue quejándose de dolores agudos y que su vista se ha deteriorado, lo que le ha obligado a utilizar gafas de más graduación. Esto plantea las preguntas: ¿Cómo y por qué esta grave disminución de su vista se originó durante su detención? ¿Qué métodos de interrogación se emplearon que han conducido a este deterioro físico y le han ocasionado que experimente y se queje de dolores agudos?

Hay incluso preguntas más importantes con implicaciones no solamente para Ameer, sino para todos los palestinos en Israel: ¿Qué está tratando de ocultar la élite israelí de la seguridad?

¿Por qué conspira el tribunal con el GSS y oculta las condiciones de detención y los métodos de interrogación y tortura que se han empleado contra Ameer?

¿Por qué el tribunal bloqueó la publicación de los detalles de la declaración jurada de Ameer al relacionar ésta con los métodos ilegales de interrogación utilizados contra él? Ameer habló de esos métodos de interrogación en su primera reunión con sus abogados, que se efectuó después de casi dos semanas de prohibición de acceso a asesoramiento jurídico.

Hacemos un llamamiento a las comunidades locales e internacionales y a las personas para que continúen actuando rápidamente para ejercer presión sobre el Gobierno israelí y el sistema legal para que abran una investigación independiente con respecto a los métodos empleados por los interrogadores del GSS contra Ameer, y para que pidan el procesamiento de los responsables de la utilización de torturas contra él. También llamamos a la comunidad internacional y local para que se considere inválida cualquier acusación del GSS por haber sido formulada y obtenida bajo la tortura y conseguida únicamente mediante la obstrucción de las libertades democráticas y los derechos humanos. Estos actos son inválidos e ilegítimos y una violación flagrante del derecho internacional.

Llamamos a la comunidad internacional y local para que exijan que las autoridades israelíes paren inmediatamente este juicio, que está basado en una investigación en la que se ha impedido a Ameer defenderse realmente de ninguna manera. A Ameer se le han denegado los derechos humanos más básicos que le asisten según la ley israelí y el derecho internacional. Además la independencia de la judicatura y las libertades democráticas han estado peligrosamente sometidas a los dictados del GSS en este caso.

Apreciamos enormemente la solidaridad comunitaria, institucional e individual con Ameer, a nivel local e internacional, y todos los esfuerzos para defender su libertad. Somos conscientes de la importancia del papel jugado por todos los movimientos y partidos políticos en el desafío de las circunstancias de la detención de Ameer y en este ataque contra el público árabe y su liderazgo, contra la libertad democrática y los derechos humanos. También somos conscientes de que la opción estratégica clara del público árabe en Israel ha sido y sigue siendo la de la lucha política inquebrantable y legítima.

El hecho es que Ameer Makhoul no pertenece a ningún partido político específico. Más bien se ubica en una posición independiente, lo que es una clara indicación de que el objetivo principal de este ataque es el público árabe palestino y su liderazgo, sus derechos y sus libertades. La defensa de la libertad y de los derechos de Ameer como detenido y el rechazo de la incitación contra los ciudadanos árabes a la luz de su detención, no son un asunto individual o de clase, sino una misión nacional y democrática.

La verdadera acusación es contra el GSS y la clase dirigente israelí, que pisotean las libertades democráticas y los derechos humanos y recurren a métodos ilegales de interrogación y tortura.

Janan Abdu es la esposa de Ameer Makhoul. Issam Makhoul es hermano de Ameer Makhoul y ex miembro del Parlamento israelí.

Fuente: http://electronicintifada.net/v2/article11290.shtml

0