Recomiendo:
0

La notable desaparición de la campaña israelí de coches-bomba en el Líbano o de lo que (no) se habla cuando hablamos de «terrorismo»

Fuentes: Mondoweis

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

 

El Ministro de Defensa israelí Ariel Sharon y el Jefe del Estado Mayor del ejército israelí Rafael Eitan en el Líbano en 1982. (Foto David Rubinger / CORBIS)

«Con el apoyo de Sharon, se hicieron cosas terribles. No soy vegetariano y apoyé e incluso participé en algunas de las operaciones de asesinato que llevó a cabo Israel. Pero aquí estamos hablando del asesinato en masa per se, para sembrar el caos y la alarma, también entre los civiles. ¿Desde cuándo enviamos burros con bombas para explotar en los mercados? (oficial del Mossad citado en el libro de Ronen Bergman R ise and Kill First: The Secret History of Israel’s Targeted Assassinations, Levántate y mata primero, la historia secreta de los asesinatos selectivos de Israel)

El 29 de agosto de 1982 Ariel Sharon usó las páginas de opinión del New York Times para argumentar que el «logro más inmediato» de Israel después de su invasión del Líbano había sido la «derrota aplastante» de la Organización de Liberación de Palestina (OLP). Como resultado, el ministro de Defensa israelí explicó que los cohetes Katyusha habían dejado de llover «desde santuarios terroristas en el Líbano» sobre las aldeas israelíes. El «reino del terror» establecido por la organización de Yasser Arafat en suelo libanés era el «no va más» y las tropas israelíes habían sido «festejadas como libertadoras por expulsar a los terroristas que habían violado, saqueado y devastado». Sharon insistía en que este había sido el caso «a pesar de las bajas que eran el resultado inevitable de luchar contra los terroristas de la OLP que usaban civiles como escudos humanos y que deliberadamente colocaron sus armas y municiones en medio de casas de departamentos, escuelas, campos de refugiados y hospitales».

De hecho, «ningún ejército en la historia de la guerra moderna se tomó tantas molestias para evitar bajas civiles como lo hizo el ejército israelí». Una expresión hebrea, «tohar haneshek», expresó perfectamente esta noción, agregó el ministro de Defensa. Significa «la conducta moral de la guerra» y todos los israelíes estaban «orgullosos de que nuestros soldados siguieran escrupulosamente esta doctrina judía». Habían advertido a los civiles, a pesar de los «costos elevados», para atacar «solo posiciones predeterminadas de la OLP». «Y bombardearon o dispararon» sobre edificios solo cuando servían como bastiones de la OLP». «Esta política», concluyó Sharon, se erigió en «vívido contraste con la práctica de la OLP de atacar solo objetivos civiles».

1979-1984: Los funcionarios israelíes lanzan una campaña masiva de relaciones públicas condenando el mal del «terrorismo»

El editorial de Ariel Sharon salió a la luz cuando Israel estaba llevando a cabo una ofensiva de relaciones públicas deliberada y finalmente bastante exitosa con el objetivo de influir en el discurso estadounidense emergente sobre el «terrorismo» de manera que coincidiera con sus propios intereses.

En julio de 1979, en Jerusalén, el Jonathan Institute, un grupo con estrechos vínculos con el Gobierno israelí y con el nombre de Jonathan Netanyahu, que había perdido la vida durante un famoso ataque de las fuerzas especiales israelíes en Entebbe, organizó una importante conferencia sobre «terrorismo internacional«.

Benzion Netanyahu, un historiador del judaísmo y el exsecretario personal de Ze’ev Jabotinsky, fue una fuerza importante detrás del Instituto e hizo la declaración de apertura de la conferencia. Este evento, explicó, anunció el comienzo de «un nuevo proceso, el proceso de unir a las democracias del mundo para luchar contra el terrorismo y los peligros que representa». «Contra el frente internacional del terrorismo», el padre de Jonathan y Benjamin argumentó, «debemos construir un frente internacional de libertad, el de la opinión pública organizada que moverá la conducta de los gobiernos para actuar».

Los oradores en la conferencia de Jerusalén de 1979 representaron un verdadero quién es quién de los líderes políticos conservadores, académicos y comentaristas, en su mayoría de Israel y los Estados Unidos. Uno tras otro insistieron en que tomar una postura firme contra el «terrorismo» consistía en demostrar «claridad moral» y que dicha «claridad moral» requería claridad en el lenguaje. Por lo tanto el término «terrorismo» debe definirse con precisión y los esfuerzos realizados para evitar que los «terroristas» «distorsionen el lenguaje» al reclamar la lucha por la libertad.

Benzion Netanyahu condenó así el «relativismo moral fácil de que el terrorismo de un hombre es luchar por la libertad de otro hombre» e insistió en que era «importante establecer desde el principio el hecho de que existe un marco definitorio claro, independientemente de la visión política». Terrorismo, explicó, «es la matanza deliberada y sistemática de civiles para inspirar miedo. Es, «más allá de todo matiz y sutileza, un mal moral» que» infecta no solo a aquellos que cometen tales crímenes, sino quienes por malicia, ignorancia o simple negativa a pensar, los respaldan». Luego dio un paso más e insistió en que los medios y fines de los terroristas «estaban indisolublemente vinculados y ambos apuntaban en una única dirección, el odio a la libertad y la determinación de destruir la forma de vida democrática».

Por su parte el primer ministro Menachem Begin afirmó que la OLP era «la organización armada más sórdida desde los días de los nazis». La seriedad de la amenaza «terrorista» planteada por los palestinos y sus aliados árabes era tal, argumentó, que justificaba el uso preventivo de la fuerza militar. «¿Qué deberíamos hacer?», Preguntó Begin, «¿usar solo la llamada represalia, esperar entre ataques contra la población judía civil en nuestro país, en otras palabras, condenar a un número desconocido de nuestros ciudadanos a morir?» No, respondió: «los golpeamos y esta es la autodefensa nacional más legítima y sublime».

El Instituto organizó una segunda conferencia en Washington DC en junio de 1984. Sus procedimientos fueron luego editados por Benjamin Netanyahu y publicados bajo el título Terrorismo: Cómo puede ganar Occidente. El libro recibió buenas críticas de los principales periódicos estadounidenses, fue leído con gran interés por el propio presidente Reagan y se convirtió en un éxito editorial notable. Como explicó Netanyahu, la conferencia de 1979 representó «un punto de inflexión en la comprensión del terrorismo internacional» y «ayudó a centrar la atención de los círculos influyentes de Occidente en la naturaleza real de la amenaza terrorista». Sin embargo, esto «no fue suficiente», ya que todavía no se encontraba una «respuesta internacional coherente y unida». «Defender una política tan unificada y sugerir en qué podría consistir», concluyó Netanyahu, había sido «el principal objetivo de la segunda reunión internacional del Instituto Jonathan».

Al igual que su padre unos años antes, el embajador de Israel en las Naciones Unidas insistió en que «el terrorismo siempre es injustificable, independientemente de sus objetivos reales o declarados» y luego agregó que «los objetivos reales de los terroristas están en la práctica relacionados con sus métodos. La historia nos ha advertido con anticipación en repetidas ocasiones», explicó. Las personas que «matan deliberadamente a mujeres y niños no tienen en mente la liberación», afirmó con confianza antes de agregar: «No es solo que los fines de los terroristas no justifican los medios que eligen, es que la elección de los medios indica cuáles son los verdaderos fines. Lejos de ser luchadores por la libertad, los terroristas son precursores de la tiranía».

Al final del primer mandato de Ronald Reagan los parlamentarios estadounidenses habían llegado a aceptar y adoptar las principales afirmaciones y suposiciones que durante años, habían estado en el corazón del discurso israelí sobre «terrorismo». «El terrorismo es el no reconocimiento del ‘otro’ occidental, ‘él’ utiliza la maldad, medios inmorales al servicio del mal, fines inmorales. En ese sentido el terrorista pertenece al mundo anterior, el no civilizado. Por el contrario ‘nosotros’ nos oponemos, condenamos y rechazamos todo terrorismo. Defendemos la claridad moral y respetamos profundamente la santidad de la vida civil e inocente. Nuestros fines, como nuestros medios, son puros. Nuestro uso de la fuerza es legítimo y siempre defensivo. Vienen en respuesta o en defensa propia contra la amenaza terrorista y siempre intentan limitar la pérdida de vidas civiles».

El artículo de opinión de Ariel Sharon representa una de las ilustraciones más claras de hasta qué punto este discurso es de una ideología monolítica e incontrolada.

…mientras varios de sus altos funcionarios estaban ocupados dirigiendo una campaña masiva de atentados «terroristas» con coches-bomba en el Líbano

De hecho, de 1979 a 1983, es decir precisamente el período entre las conferencias de Jerusalén y Washington, altos funcionarios israelíes llevaron a cabo una campaña de coches-bomba a gran escala que mató a cientos de palestinos y libaneses, la mayoría de ellos civiles. De hecho, cuando se publicó su editorial en el New York Times, Sharon había estado dirigiendo personalmente esta operación «terrorista» durante todo un año. Aún más notable, uno de los objetivos de esta operación encubierta fue precisamente incitar a la OLP a recurrir al «terrorismo» a fin de proporcionar a Israel una justificación para invadir el Líbano.  

Estas afirmaciones no son producto de una mente febril y conspiratoria. Una descripción escueta de esta operación secreta fue publicada por Ronen Bergman, un respetado periodista israelí en el New York Times Magazine el 23 de enero de 2018. Este artículo fue adaptado de Rise and Kill First: The Secret History of Israel’s Targeted Assassinations, donde se proporciona un relato mucho más detallado de la operación, basado enteramente en entrevistas a funcionarios israelíes involucrados o conscientes de la operación en ese momento.

Como explica Richard Jackson en Writing the War on Terrorism, un discurso político es una forma de hablar que intenta dar sentido a los eventos y experiencias desde una perspectiva particular. Analizar el discurso sobre «terrorismo», argumenta Jackson, implica «apreciar las reglas que guían lo que se puede y no se puede decir y saber lo que se ha omitido y lo que se ha incluido». «Los silencios de un texto», agrega, «a menudo son tan importantes como sus inclusiones».

La operación secreta de bombardeo que los oficiales israelíes llevaron a cabo en Líbano a principios de los 80 representa un notable ejemplo histórico de tales «silencios» y de las «reglas» que subyacen en el discurso sobre «terrorismo» y aseguran que ciertas cosas simplemente «no pueden decirse», ciertos hechos simplemente nunca se mencionan. Rise and Kill First  ha recibido el mayor elogio de los críticos en la prensa estadounidense. En los últimos tres meses su autor ha participado en innumerables entrevistas con los medios y ha dado charlas públicas de alto perfil en todo el país. Y sin embargo, en estas revisiones, entrevistas y conversaciones públicas, esta operación secreta no se ha mencionado ni una sola vez. De hecho, la discusión pública que ha rodeado la publicación de Rise and Kill First ha tenido lugar como si las revelaciones contenidas en ese libro nunca se hubieran publicado.

«Nuestra» oposición al «terrorismo» es de principios y absoluta. «Nosotros», por definición, no recurrimos al «terrorismo». Si se presentan pruebas de lo contrario, la reacción es: silencio.

The New York Time Magazine : la operación secreta de Israel en el Líbano y la creación del Frente de los Extranjeros para la Liberación del Líbano

Ronen Bergman, corresponsal jefe de asuntos militares y de inteligencia del periódico israelí Yedioth Ahronoth, escribe en el New York Times Magazine que el 22 de abril de 1979 un «escuadrón terrorista» del Frente de Liberación de Palestina aterrizó en la playa de Naharyia, una ciudad israelí a pocos kilómetros al sur de la frontera con el Líbano. Irrumpieron en una casa y cuando terminó la situación los rehenes, un padre y dos de sus hijas de cuatro y dos años, habían sido brutalmente asesinados.

«A raíz de la atrocidad de Nahariya», explica el autor, el general Rafael Eitan «dio al comandante regional Avigdor Ben-Gal una orden simple: «Mátalos a todos», es decir, todos los miembros de la OLP y cualquier persona relacionada con la organización en Líbano. «Con la aprobación de Eitan, Ben-Gal eligió a Meir Dagan, el principal experto en operaciones especiales del ejército de Israel y, escribe el autor, los tres establecieron el Frente de los Extranjeros para la Liberación del Líbano (FELL)». Bergman luego continúa citando a David Agmon, jefe del Estado Mayor del Comando Norte del ejército israelí y uno de los pocos hombres que conocía la operación, y explicó su objetivo de la siguiente manera: «El objetivo era provocar el caos entre los palestinos y los sirios en el Líbano -sin dejar huellas israelíes- para darles la sensación de que eran atacados constantemente e inculcarles una sensación de inseguridad». Para hacerlo, Eitan, Ben-Gal y Dagan «reclutaron lugareños locales: drusos, cristianos y musulmanes chiítas que estaban resentidos con los palestinos y los querían fuera del Líbano». Entre 1979 y 1983, «el citado Frente mató a cientos de personas».

En este artículo Bergman no entra en los detalles de los métodos utilizados durante esa operación secreta. También es bastante vago en cuanto a la identidad de sus víctimas.

Sin embargo, para los conocedores del conflicto en el Líbano, la referencia al FELL es extraordinariamente significativa, ya que este grupo, a principios de la década de 1980, era famoso por reivindicar la responsabilidad de docenas de personas extremadamente violentas y destructivas y los atentados con coches-bomba contra palestinos y sus aliados libaneses. En ese momento los bombardeos fueron ampliamente cubiertos por la prensa de los Estados Unidos. Muy a menudo los periodistas estadounidenses describieron al Frente mencionado como un «misterioso» o «elusivo grupo derechista». En ocasiones señalaron que los palestinos y sus aliados libaneses estaban convencidos de que este grupo era puramente ficticio, una invención de Israel para esconder su mano en tales actividades.

En cuanto al libro en sí mismo no se requiere conocimiento previo del conflicto libanés para comprender la magnitud y el significado de la revelación de Bergman.

Rise and Kill First : Relatos de primera mano sobre el papel de Israel en una campaña generalizada de atentados con coches (y bicicletas y burros) en el Líbano

Al principio -explica Bergman- la operación usó principalmente «explosivos ocultos en latas de aceite o conservas», construidos en una tienda de metal del kibbutz Mahanayim donde solía vivir Ben-Gal. Los propios explosivos provenían de la unidad de destrucción de bombas del ejército israelí con el fin de «minimizar en gran medida las posibilidades de que cualquier conexión con Israel se revelara si los artefactos explosivos caían en manos enemigas». «Íbamos allí por la noche», dijo Ben-Gal a Bergman, «Meir [Dagan] y yo y el resto de los muchachos, con el ingeniero jefe del Comando Norte, que traía los explosivos, llenábamos esos pequeños tambores y conectábamos los fusibles».