Recomiendo:
0

Diario de una madre palestina

Las puertas del infierno, la ventana del cielo

Fuentes: http://a-mother-from-gaza.blogspot.com/

Traducido para Rebelión por Ana Sastre

 JUEVES, 13 DE ENERO DE 2009   

 Tengo una especie de rutina. Superviso la situación cuando vuelvo a casa todos los días: tengo puesta la cadena Aljazeera English continuamente mientras estoy en casa, a pesar de la lata que me da Yousuf para que cambie y le ponga los dibujos. Dejó de pedírmelo hace unos días, cuando llorosa y enfada le dije que Gaza estaba siendo bombardeada y que Seedo y tete corren peligro.

Si salgo de casa, me aseguro de llevar siempre conmigo el teléfono móvil. Esta tarde, estaba en casa de una amiga y mi padre me llamó, justo antes de las oraciones del amanecer.

«¿Estás en casa? ¿Estás ahí? No sé lo que está pasando pero el edificio entero está temblado, todo el edifico. Las ventanas han saltado en pedazos, tu madre está aterrorizada, es horrible, no sé exactamente dónde están y la radio no ha retransmitido nada sobre la situación todavía. Hay explosiones continuas por todas partes, y estas nubes de humo blanco que lo cubren todo», continuó, con palabras cansadas y ponderadas.

Corrí a casa para volver a encender la televisión y ver qué información podía encontrar a través de Internet. Él tiene la noticia antes que ellos. Pronto, Aljazeera tiene a mi amiga Taghreed al otro lado de la línea telefónica. Oigo su voz y la imagino sentada a mi lado, temblando como le ocurre normalmente en momentos tan inexplicablemente aterradores como estos, a pesar de llevar años cubriendo las noticias sobre Gaza.

«Los habitantes no logran encontrar refugio en ningún sitio. Van de una zona que los israelíes les han ordenado abandonar a otra. Y no hay más sitio en los colegios de la ONU… me niego a llamarlos refugios, porque no son refugios. Hay como uno o dos aseos para miles de residentes. Me encuentro con personas durmiendo en el jardín público del hospital de Shifa», explica.

Mi padre me dice que ha visto a gente en la calle, a familias enteras, que mi primo se traslada de su casa de Tel il Hawa a la casa de su hermano que está cerca.

Un residente de Tel il Hawa describió esa tarde la situación: es como si Israel hubiera abierto las puertas del infierno para ellos, el shoa (holocausto) que el Viceministro de Guerra Matan Vilnai dijo que desataría sobre Gaza el año pasado.

Veo una imagen en mi ordenador de un jovial soldado israelí posando con dos de sus armas y con una sonrisa de oreja a oreja. Después leo el artículo de un periodista en el antiguo Netzarim citando a un comandante de tanque israelí que dice que le gusta estar en Gaza porque «es interesante», y otros jóvenes soldados dicen que están deseando entrar en acción, bombardear y machacar al enemigo hasta la muerte…. esta es su primera guerra.

Una niña de un año, Rula Salha, fue disparada hasta morir. Tenía la edad de Noor. Pienso en el sonriente soldado hambriento de guerra y me pregunto si le ha parecido divertido.

Mi padre y yo seguimos hablando. Supimos que las fuerzas israelíes han sitiado por completo Tel il Hawa y los cañoneros de la armada están bombardeando de nuevo la ciudad. Hablan con Yousuf un ratito, mientras yo oigo las explosiones a través del auricular y veo en la televisión los tiroteos y las consecuencias de las bombas de fósforo lanzadas sobre la ciudad. Mi padre se queja de una otitis.

El miedo es paralizante; es sofocante; se palpa en el aire, dicen mis amigos, y nadie sabe qué será lo próximo, y no hay lugar al que escapar, excepto el cielo.

Y son muchos los habitantes de Gaza que han empezado a hacer precisamente eso: se despiertan para rezar oraciones especiales antes del amanecer durante el «último tercio de la noche», una hora en la que los creyentes se sienten especialmente cerca de Dios y en la que se dice que Él también está especialmente cerca de nuestros ruegos y súplicas y es más proclive a responder a nuestras oraciones.

Y tiemblan. Y esperan. Y rezan a través de esa pequeña ventana del cielo para que se cierren las puertas del infierno. Y vuelve a amanecer.

   Exige acciones

 Un magnífico sitio web que te ayudará (sí ¡a ti!) a ponerte en contacto con tus parlamentarios o con tus representantes públicos, con réplicas británicas, estadounidenses y canadienses, para pedirles que actúen ahora para garantizar un alto el fuego inmediato y total en la Franja de Gaza, para proteger a los civiles de ambos bandos y para abordar la tremenda crisis humanitaria.

http://www.demandastance.com/gaza/

   Jon Stewart en Gaza

 Jon Stewart volvió a dar en el clavo… y se preguntan por qué cada vez más estadounidenses ven su programa para enterarse de las noticias en lugar de ver cadenas más generalistas. ¡Porque los estadounidenses quieren la verdad! No quieren una televisión que cuenta milongas… o, según sus palabras, «cobertura periodística ininterrumpida a toda prisa».

 http://a-mother-from-gaza.blogspot.com/

  

0