Recomiendo:
0

Los bombardeos del Gobierno sirio sobre Idlib están llevando al límite a las brigadas de rescate

Fuentes: The New Arab

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

En un vídeo compartido en las redes sociales esta semana, un equipo de los Cascos Azules sirios es llamado a una casa en la zona rural de Idlib, recientemente arrasada por bombardeos y fuego de artillería. Los rescatadores comienzan a cavar hasta que finalmente pueden llegar hasta la familia atrapada bajo los escombros de su propia casa derrumbada.

Mientras extraen al último de los niños envueltos en polvo, el camarógrafo de los Cascos Blancos necesita un minuto para recuperarse al ver que han podido salvar a la familia. Destrozado emocionalmente, se derrumba en el suelo y llora.

Videos desgarradores como estos han llenado las redes sociales sirias esta [pasada] semana, ya que Idlib fue objeto de otra serie de bombardeos que dejaron al menos 21 personas muertas solo el sábado.

En otro video compartido por los activistas, una niña, con la cara cubierta de sangre, se sienta ante una puerta después de haber sobrevivido a un ataque aéreo. Ella grita, todavía en estado de shock: «¿Está vivo mi padre?».

Los activistas tienen que contarle que su padre y su abuela murieron en el ataque aéreo en Maarat Al-Numan, una ciudad del norte de Idlib que ha sido objeto de terribles bombardeos esta semana.

Otra familia del noroeste de Siria que se ha quedado sin su principal sostén, con un futuro incierto y peligroso por delante y sin un lugar al que ir con Idlib bajo asedio.

Los Cascos Blancos han trabajado incansablemente en Idlib esta semana, ya que la provincia estuvo siendo machacada una y otra vez por los misiles rusos, los bombardeos del régimen y las bombas de barril.

Objetivos buscados han sido las escuelas, los hogares y los mercados de verduras, y el sur de la provincia está sujeto a bombardeos particularmente duros desde el aire y sobre el terreno.

Ataques a los trabajadores de rescate

Desde el 31 de agosto, 772 personas han muerto en ataques aéreos y bombardeos, incluidos muchos niños. El aumento del uso de bombas de barril del crudo por parte del régimen esta semana la ha convertido en una particularmente mortal para los civiles y para aquellos que intentan rescatarlos.

Durante la guerra, 273 trabajadores de los Cascos Blancos han sido asesinados en el cumplimiento del deber, muchos de ellos en los «dobles ataques», alcanzados cuando intentaban rescatar a civiles de edificios bombardeados.

Esta semana, dos trabajadores de rescate más del equipo de defensa civil sirio, Mohammed Deeb Al-Hir y Fares Mohammed Ali, fueron asesinados mientras intentaban rescatar a las familias atrapadas bajo los escombros en Idlib.

«Desde el comienzo del conflicto, el gobierno sirio y sus aliados han violado abiertamente el derecho internacional humanitario tratando de destrozar la voluntad de las personas al atacar la infraestructura civil, incluidas las instalaciones médicas», según manifestó Lobna Hassairi de SAMS (Syrian American Medical Society), una organización que apoya a 34 instalaciones médicas en el noroeste de Siria, a The New Arab.

Esta semana también se vio afectada Radio Fresh, la voz del activismo progresista en la provincia de Idlib, cuyos trabajadores no solo han sido blanco del régimen de Asad sino también de extremistas.

El fundador de la estación, Raed Fares, fue asesinado por presuntos pistoleros yihadistas hace dos años, pero esta vez la emisora Radio Free Syria fue atacada igualmente desde el aire, de forma anónima, probablemente por Rusia.

Éxodo

El bombardeo no solo ha provocado decenas de heridos y muertos, sino que también ha desarraigado a decenas de miles de civiles más.

Mohammed Halaj, director del Grupo de Coordinación de Respuesta de Siria, dijo a la agencia Anadolu que 25.000 civiles se vieron obligados a abandonar sus hogares en Idlib durante la semana pasada debido a los bombardeos.

«Hay alrededor de 425.000 civiles viviendo en los distritos y áreas rurales de Maarat al-Numan, Saraqib y Ariha. Si los ataques prosiguen sobre estos lugares con la misma virulencia, el número de desplazados aumentará mucho más», dijo a la agencia de noticias turca.

Agravada por los ataques dirigidos a hospitales y clínicas, la última crisis humanitaria ha llevado a los servicios médicos en Idlib a un punto de colapso, advirtió SAMS.

«La reciente escalada… ha generado la mayor oleada de desplazamientos en el país desde el comienzo del conflicto», dijo Hassairi, refiriéndose a la última ofensiva en Idlib, que lleva en curso desde el mes de abril.

«Nuestro equipo ha informado de un aumento en las enfermedades infecciosas y la desnutrición entre los niños desplazados debido a la falta de acceso a la atención en los campamentos de personas desplazadas internas [IDP, por sus siglas en inglés] y en las áreas de difícil acceso».

La portavoz de SAMS dijo que el empeoramiento de las condiciones invernales ha puesto al medio millón de refugiados de Idlib, particularmente a los niños, que a menudo viven en huertos o campos, en mayor riesgo de enfermedades e infecciones.

Hay al menos cuatro millones de personas atrapadas en la provincia de Idlib que soportan bombardeos casi diarios. Una ofensiva terrestre a gran escala por parte del régimen podría conducir al colapso de los servicios médicos en el sur, una táctica deliberada empleada anteriormente por el régimen y Rusia.

Desde el 26 de abril, SAMS ha informado de 67 ataques contra 47 centros de salud en el noroeste de Siria, incluidos los 34 centros médicos que cuentan con el apoyo de la organización.

El centro de atención primaria de Saraqib tuvo que suspender sus servicios dos veces esta semana debido a la proximidad de los ataques aéreos, produciéndose una explosión a tan solo 100 metros de la instalación.

«Afortunadamente, en estos dos incidentes, nadie de nuestro personal y pacientes resultaron heridos», dijo la portavoz.

Hospitales seleccionados

En otros casos, los hospitales parecen haber sido atacados directamente, en particular cuando las coordenadas de los centros médicos se compartían con los rusos, que lideran los ataques aéreos en las provincias de Idlib, Alepo y Hama.

El hospital de Qah fue destruido el mes pasado, cuando los misiles balísticos del régimen impactaron contra las instalaciones y sobre un campo de refugiados cercano, matando al menos a 24 personas.

Los residentes de algunas áreas urbanas de Idlib se habían quejado de que los servicios médicos en las ciudades del sur habían quedado suspendidos cuando los ataques aéreos de castigo obligaron a médicos y enfermeras a trasladar sus operaciones a zonas más remotas. «Ha habido movimiento de muchas personas sobre el terreno en Siria debido a los ataques aéreos y a los ataques contra hospitales. Nosotros, en SAMS, tuvimos que trasladar una serie de instalaciones a nuevas ubicaciones tras los ataques», dijo el portavoz.

Si los ataques continúan, tendrán un impacto devastador en la vida de cientos de miles de sirios que ya viven sin poder acceder a un refugio adecuado, alimentos, saneamiento y atención médica.

«Existe una gran necesidad de proporcionar atención crónica para garantizar que los servicios y medicamentos que salvan vidas estén disponibles para todos, especialmente a la luz de la actual crisis humanitaria en el noroeste de Siria», dijo la trabajadora de SAMS.

«La comunidad internacional debe contribuir de inmediato con fondos adicionales para una respuesta de emergencia priorizando el refugio, el saneamiento y la atención médica de los recién desplazados… a medida que se acerca el invierno».

Miles de niños sin hogar en Idlib se acercan al invierno con tan solo la ropa que llevan puesta y sin un refugio, como no sea el de los árboles, y a veces ni siquiera ese.

Si Rusia y el régimen continúan sus ataques aéreos contra hospitales y los trabajadores sanitarios, no quedará nadie para evitar que sucumban ante los elementos y la cifra de muertos en Idlib probablemente alcance proporciones aún más horribles.

N. de la T.:

Este artículo se publicó originalmente en inglés el pasado 7 de diciembre.

Paul McLoughlin es editor de noticias en The New Arab. Twitter: @PaullMcLoughlin

Fuente: https://www.alaraby.co.uk/english/indepth/2019/12/7/Syria-Weekly-Idlib-homes-and-marketplaces-targeted-by-regime

Esta traducción puede reproducirse libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelión.org como fuente de la misma.

0