Recomiendo:
0

Nestlé quiere extraer 4,1 millones de litros al día de un manantial «en recuperación» para vender agua embotellada

Fuentes: El diario

– La multinacional suiza ha propuesto extraer 4,1 millones de litros de agua diarios del río Santa Fe, en Florida, para luego ser embotellados y vendidos – Las organizaciones ambientalistas denuncian que el proyecto es insostenible para el caudal del río, que se encuentra en recuperación, y amenaza la rica biodiversidad del entorno – La […]

– La multinacional suiza ha propuesto extraer 4,1 millones de litros de agua diarios del río Santa Fe, en Florida, para luego ser embotellados y vendidos

– Las organizaciones ambientalistas denuncian que el proyecto es insostenible para el caudal del río, que se encuentra en recuperación, y amenaza la rica biodiversidad del entorno

– La empresa reconoce que sus planes implicarían la extracción diaria de una cantidad de agua que multiplica por cuatro la cantidad extraída hasta ahora

 

Ginnie Springs, manantial que se conecta al río Santa Fe. PHIL’S 1STPIX

Ginnie Springs, un manantial de agua azul y cristalina, es desde hace tiempo una de las maravillas que embellecen el caudal del río Santa Fe, en Florida. Un paraíso para los amantes de los deportes acuáticos y un refugio vital para la diversidad ecológica, en concreto para las diversas especies de tortugas que se reproducen en su orilla.

Sin embargo, existe la preocupación de que el caudal del río se reduzca si Nestlé , uno de los emporios de la alimentación y bebidas más importantes del mundo, logra poner en marcha el controvertido proyecto para el que ha solicitado permiso.

Esta petición ha indignado a ecologistas y autoridades competentes responsables del bienestar y vitalidad del río, que plantean dudas sobre el plan de la empresa. El nuevo proyecto pretende extraer más de 4,1 millones de litros de agua diarios del manantial para venderla como agua embotellada.

Quienes se oponen al proyecto se apoyan en la fragilidad del curso de agua, declarado «en fase de recuperación» por la autoridad de gestión del agua del río Suwanee, que lo administra en la actualidad. Años anteriores de sobreutilización han tenido como consecuencia que un drenaje del caudal de la magnitud propuesta por la empresa no sea sostenible. Pero Nestlé lo niega con énfasis.

La pelea para detener el proyecto se plantea a partir de dos premisas: el daño ambiental que puede causar y la defensa del interés público.