Recomiendo:
3

Páginas de la herida

Ni en nuestras peores pesadillas

Fuentes: Rebelión

La alargada, profunda y penetrante influencia de la narrativa nacional-secesionista en la izquierda española

Para Álvaro Iglesias y Eduardo Rodríguez Gálvez, dos republicanos españoles que sufrieron el durísimo exilio (real, muy real) de 1939. A su memoria y en su honor.

Para Patrice Lumumba (1925-1961), en el sexagésimo aniversario de su asesinato (17 de enero).

Pablo Iglesias no merece continuar siendo miembro del Gobierno democrático de España. Resulta indignante y condenable que compare a Puigdemont, delincuente, cobarde, antidemócrata y fugado de la justicia, con los miles de republicanos que, huyendo de la durísima y generalizada represión fascista -penas de muerte, prisiones, privación de todos los derechos humanos-, buscaron dónde librarse de la opresión y encontrar espacios de libertad, con un coste humano altísimo.

Vicepresidente Iglesias, ¡corrija ese inmenso error! ¿Cómo puede comparar a Puigdemont con el presidente Azaña?

Carlos Jiménez Villarejo (2021)

Palabras (no rectificadas) de Pablo Iglesias en su entrevista del pasado domingo 17 de enero para Salvados: “[…] Puigdemont si está en Bruselas no es por haber robado dinero a nadie o por haber intentado enriquecerse sino por llevar sus ideas políticas hasta un extremo y por vías a mi juicio erróneas y que no tienen por qué ser indiferentes al derecho, pero de alguna manera -perdona la dureza de la expresión- se ha jodido la vida para siempre por sus ideas políticas, ideasque yo no comparto… ¿Considera realmente a Puigdemont un exiliado, como se exiliaron muchos republicanos durante la dictadura del franquismo? ¿Los puede comparar?Pues lo digo claramente, creo que sí, creo que sí…”

Como era de esperar, Puigdemont ha dicho la suya. Traduzco sus palabras: «La criminalización y la deshumanización de los disidentes políticos es una actitud incompatible con la democracia. @PabloIglesias se ha desmarcado de esta narrativa. Esto no lo hace cómplice de ninguna estrategia independentista, ni de la mía en particular. Siento la ola de incomprensión que está recibiendo, cuando debería hacer reflexionar a todos los que participan de este ensañamiento que hace años que algunos recibimos. No es sano, para ninguna democracia, que se estigmatice a las personas que luchan políticamente por objetivos legítimos. Para defender los presos políticos y pedir el regreso a casa de los exiliados no hay que estar de acuerdo con sus ideas. Hay que estar de acuerdo en querer una sociedad que resuelva sus conflictos políticos por la vía de la política. Esto es lo que @PabloIglesias intenta”.

En la línea de siempre: criminalización de su causa, ensañamiento, presos políticos, exiliados, conflicto político, vías políticas,… Los cuentos falsarios a los que nos tienen acostumbrados. Ha faltado esta vez (suelen decirlo) lo de ‘Causa general contra el independentismo’, como en tiempos del fascismo más duro y criminal. Por supuesto: incapaz de reconocer lo que es obvio para todos, que su situación no tiene nada que con el exilio de los republicanos españoles (muchos catalanes) de 1939.

Si yo fuera Pablo Iglesias, pensaría sobre los elogios del que fuera alcalde de Gerona: “¿qué habré hecho yo para merecerme esto?”.

¿Qué pudo pasar en la entrevista? Veamos:

1. ¿Un mal momento? No hubo ningún mal momento a lo largo de la conversación. Basta repasarla. Iglesias se mueve y habla como siempre, como pez en aguas no contaminadas.

2. ¿Falta de habilidad comunicadora? Insostenible, le sobran tablas. Es (él mismo lo sabe y se lo cree) un gran comunicador, nadie lo pone en duda. También esa noche.

3. ¿Pregunta trampa? Ninguna trampa en la pregunta que le formuló Gonzo (que, en general, le trató con guantes de seda). Hubiera podido responder: “No, no son comparables, en absoluto”. Punto. Otra pregunta por favor.

4. ¿No encontró las palabras adecuadas? Alguien que es capaz de afirmar “que no tienen por qué ser indiferentes al derecho”, para no decir que actuaron en contra de la Constitución y el Estatut, encuentra las palabras que quieren encontrar en el momento que desea encontrarlas.

5. ¿Va la cosa, lo ha señalado el propio Iglesias, de criminalizar el secesionismo? La respuesta es evidente: no, no va de eso.

6. ¿Hay que a sumarme al linchamiento de los que se rasgan las vestiduras por las declaraciones y hace pocos días celebraban la decisión municipal de quitar los nombres de Indalecio Prieto y Francisco Largo Caballero de las calles de Madrid? ¿Estamos en esa honda? Por supuesto que no, nadie habla de sumarse a esa campaña falsaria. Pero, ¿basta con afirmar que la derecha y extrema derecha no pueden dar lecciones a nadie sobre el exilio republicano y que, por tanto,…? No basta por supuesto. No es esa la cuestión.

En definitiva, seguro que al vicepresidente segundo del Gobierno no se le escapa que no es lo mismo la lucha contra el fascismo y el golpe militar que dirigir y forma parte de un golpe institucional. No es lo mismo tener que huir de condenas decididas y de fusilamientos seguros que de la acción de la justicia española actual (por puntuales críticas que puedan formularse a algunas de sus actuaciones). No es lo mismo tener que vivir penalidades sin fin (la muerte por hambre o enfermedad no excluida) que vivir a cuerpo de rey (o ser un vivales, en lograda expresión del padre de Albert Soler) financiado por amigos enriquecidos y poderosos y por fieles. No es lo mismo vivir en campos de concentración como Argelès que en mansiones de lujo en Waterloo (siendo además eurodiputado). No es lo mismo haber formado parte de un amplio movimiento político que buscaba un país con mayor justicia, libertad, igualdad y fraternidad que haber dirigido un movimiento insolidario que tenía como lema la falsa e insultante afirmación de “España nos roba” o “España contra Cataluña: 1714-2014”.

¿Alguien que se dice republicano y quiere protagonizar la lucha por la República puede expresarse en los términos en que lo hizo Pablo Iglesias? ¿A qué tradición republicana quiere representar? ¿No está desconsiderando o menospreciando (o incluso pisoteando) la memoria de las familias de centenares de miles y miles de republicanos exiliados, por no hablar de los fallecidos en la huida, al aceptar una comparación así? ¿De verdad que el vicepresidente segundo del gobierno y líder de Unidas Podemos piensa que Puigdemont “el vivales” se ha jodido la vida para siempre por sus ideas políticas? ¿Por sus ideas? ¿Estamos ante un héroe político- romántico?

No salimos de nuestra asombro. En él permanecemos. Pero de hecho, fríamente, no debería sorprendernos. Tampoco que no haya rectificado.

No es el sostenella y no enmendalla. No es eso. Hay consistencia en su decir y pensar. Es la línea política que, aunque nos duela (mucho además), ha defendido y defiende Unidas Podemos (incluyendo aquí a Izquierda Unida y al PCE, sin disidencias en este punto) en estos últimos años: marcada simpatía con el nacional-secesionismo (recordemos que el responsable parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, un nacionalista .Cat muy amigo de secesionistas mediáticos, ayudó a Puigdemont en su huida, además de ponerle en contacto con Gonzalo Boye); su mismo lenguaje: exiliados, presos políticos, dret a decidir, Régimen del 78; misma simbología: el lazo amarillo ha colgado durante meses del Ayuntamiento de Barcelona; varias visitas a los presos; búsqueda de alianzas con las fuerzas nacionalistas: en España con ERC, Bildu, PNV, etc., en Cataluña, con ERC; un proyecto de país (¿de qué país?) que incorpora a estas fuerzas; apuesta por el confederalismo; concepción muy afín de la historia de España (y de Cataluña), etc. etc. Muchos puntos en común. Por detrás (por delante, arriba y abajo), como medida más o menos inmediata, el indulto. Para aproximar posiciones, dicen, mientras ellos, dicen y repiten, que volverán a hacerlo, que no tienen nada que rectificar, que obraron “según sus ideales”.

Pero hay algo más. En la entrevista que estamos comentando, el vicepresidente segundo del gobierno hizo varias referencias al poder real, al poder de los poderosos, ese poder oculto y ocultado que no basa su fuerza en los votos sino en su riqueza, redes y poderío económico. No es un disparate, es una observación razonable. Mucha empiria contrasta positivamente la veracidad de esa conjetura. Hagamos caso de su sugerencia y andemos vigilantes en todos los casos (incluidos nosotros mismos). ¿Qué pensar, desde ese punto de vista, sobre el asunto nos trae entre manos? Pues que los poderosos no solo cuidan su hacienda, que lo hacen, sino también su concepción del mundo y sus redes y tentáculos con otros poderes. Les sugiero dos nombres de ese poder en la sombra en .Cat para el caso que comentamos: Jaume Roures y Mediapro. Hay cenas y encuentros ocultados que dan mucho de sí.

Me olvidaba de una palabra: respeto. La repito: respeto a las familias, a la memoria de los republicanos fallecidos, a nuestra propia Historia.

Les copio un tuit muy significativo y un comentario de un miembro de Jueces y juezas por la Democracia. El comentario del Club Cortum a una nota de la Asociación catalana de ex presos políticos del franquismo:

El comentario de Carlos Preciado, de Jueces y juezas por la Democracia:

[email protected] [email protected]:

Hasta donde yo alcanzo, JJpD ha sido hasta la fecha una organización comprometida con la Memoria Histórica. [email protected] de nuestros compañ[email protected] han mostrado un papel proactivo por la lucha para restaurar la dignidad que a millones de personas les fue arrebatada por la dictadura franquista.

La derecha española se ha caracterizado de forma constante por el ninguneo, el desprecio o, directamente, el ataque a esa memoria; llegando a retirar placas con los nombres de miembros del Gobierno de la República de las calles de las ciudades donde gobiernan.

Lo que no cabía esperar es que desde la vicepresidencia de un gobierno de izquierdas se utilizarse la memoria de los represaliados por Franco para compararla con el exilio de quien ahora vive en la comodidad de una casa en Bruselas cuyo alquiler asciende a 4.000 euros y que provocó, no hace mucho, la terrible polarización de la sociedad catalana. Las finalidades de esa burda manipulación podrán ser o no compartibles, pero en ningún modo la justifican, salvo que la política se conciba solo como el arte de lograr, mantener y ampliar el poder.

Lo que me gustaría pensar es que nuestra asociación reaccionará con cierta firmeza y claridad ante dichas declaraciones; porque la Memoria no se olvida en función de quién la ataque, sino que es exigible frente a [email protected], para evitar, precisamente, que la historia se repita.

Salud y libertad

Sobre el 14F. Todo adquiere unas dimensiones y derivadas insospechadas en la .Cat hegemonizada y dirigida por el nacional-secesionismo. Las elecciones al Parlamento son el último ejemplo. Conocen los últimos compases de la cronología: 1. Decret 1/2021, de 15 de enero, por el que se desconvoca las elecciones del 14F y se aplazan los comicios hasta el 30 de mayo (desde las propias filas secesionistas se han alzado voces comentando que el Decret es una chapuza). 2. Dos particulares y cuatro partidos políticos (Lliga Democràtica, Izquierda en Positivo,…) interponen demandas ante el TJSC (Tribunal Superior de Justicia de Cataluña) solicitando la suspensión del decreto. 3. El martes, la Sección Quinta del TJSC atiende las medidas “cautelarísimas” y suspende el Decret 1/2021. 4. El jueves, 21, el TSJC confirma que por ahora sigue en vigor la convocatoria del 14F e informa que dictará sentencia sobre la cuestión de fondo (si el decreto de suspensión del 14 de febrero vulnera derechos fundamentales) como máximo el 8 de febrero. 5. Demandantes y demandados disponen de cuatro días sucesivos cada uno (en lugar de los ocho habituales) para elaborar sus escritos. 6. Tomando este mismo viernes como punto de partida (los fines de semana no cuentan), el TSJC tendrá todos los escritos a su disposición el 3 de febrero. Dispondrá de cinco días (tres hábiles) para cumplir su compromiso (el 8 como máximo). 7. Si el TJSC apura el plazo, el guión: se iniciará la campaña electoral el próximo 29 de enero y se conocerá finalmente la validez o no de la convocatoria de elecciones para el 14F, que podrían suspenderse por tanto, ¡seis días antes de las votaciones! ¿Conocen algún caso parecido?

Tenía probablemente razón la diputada Beatriz Silva en su comentario del pasado 15 de enero -”No posponen las elecciones por la emergencia sanitaria ni porque quieran preservar el derecho al voto. Ni siquiera intentan disimular los motivos. Cataluña estará meses sin un gobierno efectivo que haga frente a la pandemia y a la crisis. La prioridad es ésta: ganar tiempo”- a un tuit matutino (luego borrado) de Pere Martí Colom: “Ara tenim més temps per guanyar bé” (hora tenemos más tiempo para ganar bien), que es director de comunicación de JxCAT. El tuit eliminado parece confirmar las peores sospechas: no han anulado las elecciones por razones sanitarias o por preservar el derecho de voto de personas que, por edad, preocupaciones esenciales, enfermedad, contagio o situación social difícilmente podrán participar el 14F. Han hecho cálculos, manejan encuestas. No les convenía hacerlas ahora y han buscado una excusa. No se han molestado en buscar -¡y han tenido tiempo!- condiciones posibilitadoras de la votación (existiendo, como existe, un problema menor en términos de salud pública). Las leyes y normas no importan, tienen mucha práctica en trasgredirlas.

Podemos imaginarnos el nuevo guión de la narrativa nacional-secesionista para estos días: ¡un nuevo ataque de la justicia española contra nuestra soberanía!; ¡Un nuevo 155!; ¡España y su justicia son mecanismos dictatoriales de opresión!; ¡Nos desprecian!, ¡El TSJC es un instrumento del Estado para aniquilar nuestra soberanía!, etc etc.

Les copio un comentario del amigo Carlos de la Rosa, Manresa, 16.01.2021: “Los trileros.Cat y su calendario”:

Muchas gracias, JL, por tu lance templando la faena al bicho ese de la data de les properes eleccions catalanes, además de añadirle hondura técnica, que es la que nos ayuda a no especular demasiado con ese manido y reiterado estilo del “yo pienso que”, “yo creo que”, y “aquel reflexiona tal cosa”. Y dado que los avatares del nacionalisme de futbolí tal parece que nos “señalan el camino” (como sostienes ), no estaría de más que no nos olvidemos de la importancia que, para una amplia y determinada gente de este catalán país (Petit pays, petits gents…) tienen el montón de símbolos con fecha, con los que se les maneja despues de habérselos inulcado. Al respecto, un amigo foraster (español, por más señas), leyéndose el DOGC (el BOE catalán) en donde el president Aragonés manda (porque manda, y por decreto, no lo olvidemos), aplazar las eleccions dando una fecha indicativa de que se hagan el próximo 30 de Mayo, ese amigo, digo, me recuerda la importancia que esta fecha tiene para el hegemónico y transversal nacionalcatalanisme; y lo hace así: «Un 30 de Mayo, el de 1984, Jordi Pujol hizo una faena de “orejas, rabo y patas”, se llevó el Parlament de calle, se cargó que el proceso sobre “Banca Catalana” prosperara jurídicamente, se montó un peronista “baño de masas” en la Plaça Sant Jaume, y continuó su virreinato por otros 20 años, alcanzando, casi, los “25 años de paz”, para pasar a la historia como “Pujol, ese hombre”, y ser considerado un político honrado a carta cabal». Y añado yo: el día antes, el 29.05.1984, un escritor y maître à pensar (Manuel Vázquez Montalbán) que marcaba buena parte de la doxa de cierta crédula izquierda catalanista (a la vez que la de los aficionados al nacionalisme de futbolí), sostenía en “El País” lo siguiente: “(…) nadie, absolutamente nadie, en Cataluña, sea del credo que sea, puede llegar a la más leve sombra de sospecha de que Pujol sea un ladrón”. Si no hay cambios, pues, en 29 de Mayo “jornada de reflexión”, y en 30 de Mayo eleccions. Y “que dios reparta suerte”, aunque ya sabemos por dónde suele tener éste “marcados sus dados”.

Les dejo en buenas manos, con una nota sobre la España real, muy real, del médico de familia Antonio Navas:

No, no tengo estadísticas; tengo hermano y compañeros de mi hermano de diversas empresas de un mismo centro comercial de Salamanca (el de la estación de Renfe) que en el mejor de los casos han cobrado la mitad de los meses y en el peor ninguno, esa información es actualizada a mes de diciembre de 2020. Dado que era imposible hablar por teléfono con las oficinas de la S.S. un amigo de mi hermano forzó una visita presencial en una de estas oficinas; cuando digo forzó es que forzó casi físicamente, con intervención de la policía nacional, que en última instancia y ante la clara y única petición del ciudadano de recibir explicaciones y atención en dicha oficina, se le permitió el acceso. La explicación del funcionario fue que hacía meses que trabajaban con los teléfonos descolgados (cosa que pudo constatar) porque o hablaban o tramitaban ERTES; y que iban por los de… no recuerdo, mayo o así (a fecha de diciembre), que estaban absolutamente desbordados por la avalancha. En el caso concreto de mi hermano, a fecha de hoy, solo ha cobrado la mitad exacta de los meses desde que entró en ERTE, allá por mayo. Lo que dado lo ya de por sí magro de sus ingresos ordinarios ha determinado que por cuestiones de supervivencia haya debido abandonar el trabajo y la ciudad para volver al cobijo de su familia en Barcelona, donde al menos no pasará hambre.

No sé más, honestamente. Abrazos.

Las recomendaciones de la semana:

1. Albert Soler, «Internacional dels xalets». https://www.diaridegirona.cat/opinio/2021/01/19/internacional-dels-xalets/1083988.html (¡tiene nuevo libro: Barretinas y estrellas, Barcelona: Península, 2021).

2. Lluís Rabell, «Es peor que un error» https://lluisrabell.com/2021/01/19/es-peor-que-un-error/.

3. Joaquim Coll, «Joderse la vida» https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/iglesias-puigdemont-joderse-vida_434049_102.html

4. Javier Aristu, José Luis López Bulla y Javier Tébar Hurtado: “Elecciones catalanas suspendidas: un dislate”. http://lopezbulla.blogspot.com/2021/01/elecciones-catalanas-suspendidas-un.html.

5. Isabal Fernández Alonso, «La soledad del movimiento cívico constitucionalista» https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/soledad-movimiento-civico-constitucionalismo_434034_102.html

6. Manuel Peña Díaz, «Iglesias: un ‘bilorio’ en el gobierno.» https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/iglesias-bilorio-en-gobierno_434370_102.html

3