Recomiendo:
6

Una escuela universitaria de Berlín retira los fondos a los israelíes que pretenden “desaprender” el sionismo

Fuentes: 972mag [Foto: Peatones junto a un mural que representa una combinación de las banderas israelí y alemana en el Muro de Berlín, 13 de marzo de 2016 (Noam Revkin Fenton / Flash90)]

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Una escuela universitaria de arte de Berlín retiró abruptamente los fondos para un programa iniciado por judíos israelíes que buscan desafiar la narrativa sionista en la que crecieron.

En Alemania los judíos israelíes que pretenden desafiar la narrativa sionista ahora son efectivamente considerados antisemitas.

Hace aproximadamente un año una docena de artistas y académicos judíos israelíes que viven en Berlín iniciaron un programa llamado “Escuela para Desaprender el Sionismo” como un espacio para la articulación de lo aprendido  y la autogestión interna entre judíos e israelíes con la historia sionista». El proyecto ha anunciado eventos virtuales diarios a lo largo de octubre con oradores israelíes y palestinos, desde el historiador Ilan Pappé sobre «El sionismo como colonialismo», hasta los analistas de políticas palestinos Marwa Fatafta y Salem Barahmeh sobre «La segunda intifada, Oslo y lo que viene después».

Además de las conferencias, que según los organizadores han tenido entre 25 y 80 participantes, la iniciativa ha puesto en marcha proyecciones de películas y una instalación de arte en la Weissensee Kunsthochschule, una escuela de arte en Berlín. Pero el 8 de octubre, apenas unos días después de iniciado el programa, la administración de la universidad se retractó abruptamente de los exiguos fondos para el programa (tarifas simbólicas de 100 euros por cada orador) y eliminó la página de su sitio sin siquiera notificar a los organizadores.

«Me sorprendió mucho que el liderazgo de la universidad tomara medidas sin hablar conmigo, sin investigar el asunto y sin hablar con nadie del programa sobre la muestra de arte», dijo el profesor Mathias Jud, profesor invitado en la escuela de arte que ha estado supervisando el trabajo de varios estudiantes judíos israelíes que investigan el concepto de «desaprender el sionismo».

La respuesta de la universidad fue motivada por un correo electrónico que recibió el 7 de octubre -y visto por +972- de Frederik Schindler, un periodista del diario conservador Die Welt. Schindler se dirigió a la universidad para comentar sobre el programa con la afirmación de que tiene vínculos con el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) liderado por palestinos. Específicamente nombró a cuatro judíos israelíes en la lista de oradores como partidarios del BDS, que se considera antisemita en Alemania.

En el correo electrónico Schindler también citó dos tuits muy críticos con el evento, incluido uno de Volker Beck, un político proisraelí de línea dura en Alemania que se desempeñó como diputado en el Bundestag hasta 2017. Beck argumentó que el evento puede continuar, pero no con dinero federal.

En mayo de 2019 el Gobierno alemán aprobó una resolución que considera que el apoyo al BDS es antisemita, debido literalmente a su asociación en la memoria colectiva alemana con el boicot de la era nazi a las empresas judías. Incluye lenguaje sobre negar fondos estatales a aquellos que cuestionan el derecho de Israel a existir y apoyan o piden activamente un boicot a Israel.

Si bien la resolución no es legalmente vinculante, el activismo o el diálogo en torno a boicotear a Israel, o incluso desafiar la línea del gobierno israelí, se consideran tabú en Alemania, al menos para las instituciones públicas. En junio pasado el presidente del Museo Judío de Berlín se vio obligado a dimitir después de tuitear sobre una carta de académicos israelíes que rechazan la ecuación de BDS con antisemitismo.

Teniendo en cuenta el tamaño relativamente pequeño del proyecto, parece que la universidad capituló ante la presión de la derecha, supuestamente motivada por el correo electrónico de Schindler. “Tuvimos que decidir rápidamente cómo manejar la protesta contra la realización de este evento”, dijo la portavoz de la universidad Birgit Fleischmann a +972 en un correo electrónico, refiriéndose al “ruido” hecho en las redes sociales. Dijo que Schindler efectivamente les informó sobre el programa y confirmó que el motivo del retiro de fondos es la resolución del Parlamento contra el BDS, junto con una declaración de noviembre de 2019 de los directores de universidades alemanas para respaldarlo.

Visitors at the Jewish Museum in Berlin, Germany, one of the largest Jewish Museums in Europe, October 26, 2012. (Nati Shohat/Flash90)

Visitantes en el Museo Judío de Berlín, Alemania, uno de los museos judíos más grandes de Europa, 26 de octubre de 2012. (Nati Shohat / Flash90)

Sin embargo, la universidad no especificó qué parte del programa califica como de apoyo al BDS. Cuando se les preguntó cómo responden al hecho de que los judíos israelíes ahora se sienten silenciados, Fleischmann se disculpó con todos los que se han visto afectados por la decisión de la universidad y dijo que, con el apoyo federal fuera de discusión, la universidad «intentará apoyar a los organizadores para encontrar otras posibilidades para financiar el proyecto, lo que requiere un pequeño presupuesto, para que las conferencias puedan hacerse como lo habían planeado los estudiantes”.

Jud dijo que esta es la primera vez que participa en un evento académico al que se le negó la financiación debido a su contenido. Ve esto como una clara violación de la libertad académica y ha dejado clara su oposición a la universidad. Es “muy problemático” cancelar los eventos alegando que violan la resolución anti-BDS, explicó, “porque esa resolución establece explícitamente que no se pueden cancelar eventos judíos. Está explícitamente en contra de los boicoteos de los eventos por parte de judíos». De hecho, al tratar de mantener la prohibición de boicotear a los judíos, la universidad está apuntando y boicoteando efectivamente a ciertos judíos.

La Escuela para Desaprender el Sionismo no tiene nada que ver con el BDS, dice Yehudit Yinhar, uno de los fundadores del grupo, que creció en un kibutz y ha estado viviendo en Berlín durante una década, actualmente estudia arte en Weissensee Kunsthochschule . “La práctica del desaprendizaje está relacionada con mirar las relaciones de poder y tu propio rol dentro de ellas. Con el fin de desmontar la hegemonía y ser socios en la lucha por la igualdad dentro de espacios en los que las relaciones de poder no son iguales y el privilegio es un recurso, hay que tener esta conversación entre nosotros “, remarcó.

Yinhar explicó que la Escuela para Desaprender el Sionismo le proporciona un hogar político donde la gente puede compartir historias y textos personales. “En este espacio han sucedido momentos realmente importantes de crecimiento y aprendizaje juntos, y luego esta institución viene y dice, ‘necesitamos que tú hables de otra manera o regreses a Israel, donde no es un problema. Pero aquí no puedes ser así. Eso no funciona con nuestra historia, somos dueños de tu historia’. La política alemana nos está convirtiendo en buenos o malos judíos».

El portavoz de la Embajada de Israel en Berlín declinó una entrevista. En cambio me remitió a sus tuits sobre el tema, en los que no solo apoyan la decisión de la universidad, sino que explícitamente llaman al programa antisemita.

«Organizar un taller cuyo título ya niega el sustento de Israel es un abrazo del antisemitismo», se lee en un tuit. La embajada también invoca la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto, que cita como ejemplo la negación del derecho del pueblo judío a la autodeterminación. “Esta serie de eventos cae dentro de esta definición y debe reconocerse por lo que es: antisionista y antisemita”, escribieron en otro tuit.

Para Shir Hever, un economista político israelí que participa activamente en varios grupos educativos y activistas sobre Israel-Palestina en Alemania y es uno de los oradores invitados del programa, el problema real no es la batalla contra el BDS, sino el ascenso de la derecha proisraelí en Alemania.

Hever dice que no es una coincidencia que los redactores originales de la resolución anti-BDS sean de Alternativa para Alemania, un partido islamófobo de extrema derecha y pro-Israel. Al igual que los representantes dentro del Partido Republicano que afirman ser pro-Israel pero venden teorías de conspiración antisemitas, el partido incluye líderes que ondean banderas israelíes mientras niegan el Holocausto.

«De repente hay nuevos movimientos, en su mayoría grupos pro-Israel y asociaciones germano-israelíes, que dicen que el antisemitismo no es un problema cristiano alemán sino musulmán importado», explicó Hever. “Eso les permite reescribir la historia. No se trata de odiar a los judíos, sino de poner a los judíos en un determinado espectro: amamos a los judíos mientras estén en Israel luchando contra los musulmanes”, lo que sirve a una narrativa alemana nacionalista blanca, agregó.

Alrededor de 25.000 israelíes viven en Berlín, un espacio que Yinhar describe como «entre Tel Aviv y Ramallah», donde la separación entre israelíes y palestinos en la que crecieron ya no existe. Berlín es también el hogar de la mayor comunidad de diásporas palestinas de Europa, con 60.000 personas, según Sa’ed Atshan, coautor del libro Triángulo moral: alemanes israelíes, palestinos. El libro se basa en una investigación que los autores realizaron en 2018 en Berlín preguntando a muestras representativas de los tres grupos cuál es la responsabilidad moral de Alemania hacia los israelíes y palestinos que viven en el país.

Atshan dice que es común que los judíos israelíes en Berlín sean acusados ​​de antisemitismo por los cristianos alemanes blancos, pero que los palestinos son censurados de manera desproporcionada. “Los palestinos en Alemania están en una posición precaria, remarcó. Es un suicidio político y social para los palestinos alemanes hablar públicamente sobre su política. Están en el lado receptor de acusaciones falsas de antisemitismo junto con racismo contra inmigrantes, árabes y musulmanes”.

Atshan también describe Berlín como un lugar que proporciona un fructífero «contexto postsionista», especialmente considerando que muchos israelíes y palestinos viven en los mismos barrios. Pero hay una desconexión entre el discurso de base más privado y el discurso institucional, agregó.

«Hay una política de culpa que lleva a asfixiar el discurso y el debate intelectual», continuó Atshan. «Al mismo tiempo existe una enorme apertura y capacidad para tener en cuenta el pasado y abordar cuestiones de política».

Mairav ​​Zonszein es periodista y editora que escribe sobre Israel-Palestina y su papel en la política estadounidense. Sus artículos se publican enThe Guardian, The New York Times, The Washington Post, The New York Review of Books, The Intercept, VICE News, Foreign Policy y muchas más.

Fuente: https://www.972mag.com/zionism-germany-antisemitism/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

6