Recomiendo:
0

¿Y si militarizamos también a los jugadores de la Asociación de Futbolistas Españoles, incluidos Casillas, Llorente y don Andrés?

Fuentes: Rebelión

En un comunicado fechado el 27 de diciembre de 2010, la Asociación de Futbolistas Españoles informa de que ante el conflicto laboral que se ha generado entre la Liga de Fútbol Profesional (LFE) y la AFE, «y la falta de soluciones al mismo», ha decidido iniciar «un procedimiento urgente ante la Sala de lo Social […]

En un comunicado fechado el 27 de diciembre de 2010, la Asociación de Futbolistas Españoles informa de que ante el conflicto laboral que se ha generado entre la Liga de Fútbol Profesional (LFE) y la AFE, «y la falta de soluciones al mismo», ha decidido iniciar «un procedimiento urgente ante la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, competente para los conflictos colectivos».

El procedimiento apunta a la posibilidad de suspender cautelarmente la celebración de los partidos de fútbol de la liga BBVA -¡Liga BBVA!- programados para el próximo 2 de Enero de 2011. Ahí es nada. ¿Y eso por qué? Por el incumplimiento por parte de la Liga Profesional, la poderosa LFP, «del Convenio Colectivo firmado el 31 de Julio de 2008». La huelga, ha apuntado la AFE, no afectaría a los partidos programados para el lunes, 3 de Enero de 2011, dando la posibilidad de celebrar íntegramente la jornada este último día.

La comparecencia, si no ando errado, tendrá lugar el jueves 30 de Diciembre de 2010, a las 10 de la mañana, nada más y nada menos que en la Audiencia Nacional española. Posteriormente a este procedimiento cautelar, AFE interpondría «la demanda principal de resolución de conflicto colectivo», que transcurrirá por los trámites ordinarios.

AFE finaliza su comunicado señalando, en términos que reproducen la desgastada cosmovisión generalizada, que «sigue abierta a solucionar las diferencias existentes en la actualidad a través del diálogo», en el que sigue confiando firmemente desde luego, diálogo que «ha sido ofrecido en reiteradas comunicaciones, tanto escritas como orales», desde mayo de 2010, cuando mostró, una vez más, su disconformidad con la línea impositiva de la LFP y su voluntad de defender sus derechos (a estos derechos se refería su abogado defensor cuando le preguntaron por los motivos de la huelga).

Así que, si la Audiencia no lo remedia, nos quedaremos sin fútbol el próximo 2 de enero. ¡Vaya forma de empezar 2011! Sin la ansiada y reclamada huelga general y sin fútbol. Los abogados de la Liga, menudos ellos, lo han dejado claro: si el fallo es contrario a sus intereses, el aplazamiento de todo el fútbol al día 3 no es posible porque, en ese imposible supuesto, habría que aplazar los partidos del 5 al 6 y los del sábado al domingo. Demasiada acumulación. No se puede retransmitir tanto en un solo día. Ningún cuerpo y apenas alma alguna dan para tanto toque. Y aquí, quien manda, lo expresaron el martes 28 con claridad en Radio Nacional en el programa deportivo de las 21 horas, son las televisiones, es decir, el insaciable mundo de los negocios de los medios de comunicación. ¿Acaso no nos habíamos enterado?, preguntó extrañado y en tono retador, el abogado de la Liga. Los negocios son los negocios. La jornada se aplazaría y la competición finalizaría, afirmó con tono seguro y firme, no a finales de mayo sino tres semanas más tarde, a mediados de junio. En medio, el 29 de mayo, está la final de Champions, que exige exclusividad televisiva (a la FIFA nadie le tose), y un partido de la roja, la selección mundialista (que incorpora, claro está, jugadores de la Liga). El descanso estival de los futbolistas españoles quedaría con ello reducido sustantivamente.

En síntesis, un escándalo. ¿Qué hacemos? ¿Vamos a permitir un desaguisado así? ¿Vamos a permitir que la prensa de todo el mundo-mundial, incluidos Financial Times, Der Siegel, Le Figaro y The Wall Street Journal, hablen de una huelga de futbolistas en el país que ganó el Mundial? ¿Dónde va a quedar el prestigio de la hasta hace poco tiempo octava potencia industrial del mundo? ¿Acaso no son también los jugadores unos privilegiados, millonarios o multimillonarios en algunos casos? ¿No son sus sueldos, en numerosos casos, mayores, mucho mayores que el salario promedio de los controladores aéreos? ¿Vamos a admitir las presiones elitistas de estos nuevos privilegiados llamados Casillas, Xavi, Llorente, Busquets, Navas o, incluso, don Andrés? ¿Dónde está el espíritu de Raza? ¿No les dimos en el pescuezo a los controladores? ¿A qué esperamos entonces? ¿Y si decretamos un estado de alerta sobre el estado de alerta actual? ¿Y si militarizamos a los jugadores de fútbol? ¿Por qué no? ¿Nos tiembla el pulso? ¿Y si les aplicamos con firmeza y mirada al frente el código militar, y si no se presentan el día 2 les acusamos de sedición militar? ¿Don Andrés Iniesta en el calabozo? ¿Qué pasa? ¿No nos entusiasman la Ley y el Orden?

Por favor, que alguien traslade la propuesta al vicepresidente Rubalcaba. Seguro que oye nuestras razonables y «guardiacivilistas» peticiones. No olvidemos que sigue siendo un duro y firme Ministro del Interior que no negocia, o dice no negociar, con nadie, ni cuando tiene una oportunidad histórica de resolver un conflicto no menos histórico.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR

0