Recomiendo:
1

Ya no creo en un Estado judío

Fuentes: Information Clearing House

Durante décadas defendí la separación entre israelíes y palestinos. Ahora, puedo imaginar un hogar judío en igualdad de condiciones.

Tenía 22 años en 1993 cuando Yitzhak Rabin y Yasir Arafat se dieron la mano en el césped de la Casa Blanca para comenzar oficialmente el proceso de paz que muchos esperaban que iba a crear un Estado palestino junto a Israel. He estado defendiendo desde entonces una solución de dos Estados, primero en las sesiones maratónicas a altas horas de la noche, luego en artículos y discursos.

Creía en Israel como un Estado judío porque crecí en una familia que se había trasladado de un continente a otro a medida que las comunidades judías de la diáspora se desmoronaban. Vi el impacto de Israel en mi abuelo y mi padre, que nunca fueron tan felices o seguros como cuando estaban envueltos en una sociedad de judíos. Y sabía que Israel era una fuente de consuelo y orgullo para millones de otros judíos, de los cuales algunas de sus familias habían experimentado traumas mayores que los míos.

Un día, a principios de la edad adulta, caminé por Jerusalén leyendo nombres de calles que rememoran la historia judía y sentí ese consuelo y orgullo. Sabía que Israel estaba equivocado al negar a los palestinos en Cisjordania la ciudadanía, el debido proceso, la libre circulación y el derecho a votar en el país en el que vivían. Pero el sueño de una solución de dos Estados que les daría a los palestinos un país propio me permitía imaginar que podía seguir siendo liberal y partidario de la condición de Estado judío al mismo tiempo.

Los acontecimientos ahora han extinguido esa esperanza.

Alrededor de 640.000 colonos judíos viven ahora en Jerusalén Este y Cisjordania y los gobiernos israelí y estadounidense han despojado a los palestinos de cualquier significado real de un Estado. El plan de paz de la Administración de Trump prevé un archipiélago de ciudades palestinas, dispersas en tan solo el 70 por ciento de Cisjordania, bajo control israelí. Incluso los líderes de los supuestos partidos de centro izquierda de Israel no apoyan un Estado palestino soberano viable. Cisjordania alberga la escuela de medicina más nueva de Israel.

Si el primer ministro Benjamin Netanyahu cumple su promesa de imponer la soberanía israelí en partes de Cisjordania, solo formalizará una realidad de décadas, en la práctica Israel anexó Cisjordania hace mucho tiempo.

Israel ha tomado su decisión: un país que incluye a millones de palestinos que carecen de derechos básicos. Ahora los sionistas liberales también deben tomar nuestra decisión. Es hora de abandonar la solución tradicional de dos Estados y adoptar el objetivo de la igualdad de derechos para judíos y palestinos. Es hora de imaginar un hogar judío que no sea un Estado judío.

La igualdad podría presentarse en la forma de un Estado que incluye a Israel, Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén Este, como han propuesto escritores como Yousef Munayyer y Edward Said; o podría ser una confederación que permita la libre circulación entre dos países profundamente integrados. (Discuto estas opciones con mayor detalle en un ensayo en JewishCurrents). El proceso para lograr la igualdad sería largo y difícil y muy probablemente encontraría resistencia tanto en los intransigentes palestinos como judíos.

Pero no es fantasioso. El objetivo de la igualdad es ahora más realista que el objetivo de la separación. La razón es que cambiar el statu quo requiere una visión lo suficientemente poderosa como para crear un movimiento de masas. Un Estado palestino fragmentado bajo control israelí no ofrece esa visión. La igualdad puede. Cada vez más un solo Estado con derechos igualitarios no es solo la preferencia de los jóvenes palestinos. Es la preferencia de los jóvenes estadounidenses también.

Los críticos dirán que los estados binacionales no funcionan. Pero Israel ya es un Estado binacional. Dos pueblos, aproximadamente iguales en número, viven bajo el control total de un Gobierno. (Incluso en Gaza los palestinos no pueden importar leche, exportar tomates o viajar al extranjero sin el permiso de Israel). Y la literatura de ciencia política es clara, las sociedades divididas son más estables y más pacíficas cuando los gobiernos representan a todos sus habitantes.

Esa es la lección de Irlanda del Norte. Cuando los protestantes y el Gobierno británico excluyeron a los católicos, el ejército republicano irlandés mató a unas 1.750 personas entre 1969 y 1994. Cuando los católicos se convirtieron en socios políticos iguales la violencia se detuvo en gran medida. Es la lección de Sudáfrica, donde Nelson Mandela respaldó la lucha armada hasta que los negros obtuvieron el derecho al voto.

Esa lección se aplica también a Israel-Palestina. Sí, hay palestinos que han cometido actos de terrorismo. Pero también lo han hecho los miembros de muchos grupos oprimidos. La historia muestra que cuando las personas obtienen su libertad la violencia disminuye. En palabras de Michael Melchior, un rabino ortodoxo y exmiembro del gabinete israelí que ha pasado más de una década forjando relaciones con líderes de Hamás, «aún tengo que reunirme con alguien que no está dispuesto a hacer las paces».

El rabino Melchior me dijo recientemente que todavía apoya una solución de dos estados, pero su punto va más allá de cualquier arreglo político particular y es que los palestinos vivirán pacíficamente junto a los judíos cuando se les otorguen los derechos básicos.

Lo que hace que sea difícil de entender para muchos judíos es el recuerdo del Holocausto. Como el erudito israelí Yehuda Elkana, un sobreviviente del Holocausto, escribió en 1988, lo que «motiva a gran parte de la sociedad israelí en sus relaciones con los palestinos no es la frustración personal, sino una profunda angustia existencial alimentada por una interpretación particular de las lecciones del Holocausto». Esta lente del Holocausto lleva a muchos judíos a suponer que cualquier cosa que no sea un Estado judío significaría el suicidio para los judíos.

Pero antes del Holocausto muchos sionistas destacados no creían eso. «La aspiración a un Estado-nación no era central en el movimiento sionista antes de la década de 1940», escribe el historiador de la Universidad Hebrea Dmitry Shumsky en su libro, «Más allá del Estado-nación». Un Estado judío se ha convertido en la estructura dominante del sionismo. Pero no es la esencia del sionismo. La esencia del sionismo es un hogar judío en la tierra de Israel, una próspera sociedad judía que puede proporcionar refugio y rejuvenecimiento para los judíos en todo el mundo.

Eso es lo que mi abuelo y mi padre amaban, no un Estado judío sino una sociedad judía, un hogar judío.

Israel-Palestina puede ser un hogar judío que también sea, al mismo tiempo, un hogar palestino. Y construir esa casa puede traer la liberación no solo para los palestinos sino también para nosotros.

Peter Beinart (@PeterBeinart) es profesor de periodismo y ciencias políticas en la Escuela de Periodismo de Newmark en CUNY y editor en general de Jewish Currents.

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/55333.htm

1