Recomiendo:
0

Colaboración política de la Autoridad Palestina

Fuentes: Rebelión

Traducido para Rebelión por María José Lera

Nacionalistas Palestinos, Activistas y Camaradas

Mientras nuestros hermanos en Gaza se enfrentan a una masacre y limpieza étnica, hambruna y a una dolorosa lenta muerte a manos de la ocupación Sionista, la Autoridad «palestina» consigue el más alto nivel de colaboración política nunca antes visto.

Durante el final de Febrero e inicio de Marzo este año, las fuerzas de ocupación fueron obligadas a detener sus intentos de entrar en Gaza de acuerdo a sus datos oficiales, la presión internacional y la inesperada agitación de los palestinos de Cisjordania y de la tierra del 1948.

Habiendo aprendido de sus errores anteriores, ahora la ocupación ha empezado la campaña presidencial con sus bombardeos, pero no tiene que preocuparse por las molestias que podrían provocar los palestinos cercanos a asentamientos y puestos de control. Las fuerzas de seguridad de la llamada Autoridad «palestina» han estado muy ocupadas para frenar esas protestas y manifestaciones impidiéndoles que llegaran a sus puntos de destino.
Durante los tres primeros días de la ofensiva sionista, los palestinos en Cisjordania han intentado organizarse en sus ciudades pero han sido impedidos por la Guardia Nacional Palestina, las fuerzas de seguridad preventiva, la inteligencia, la inteligencia militar, y la policía antes de llegar a sus destinos. Las actividades en las ciudades han sido mutiladas por los arrestos de cientos de activistas. Las ciudades de Ramallah, Belén, Hebron y Nablus han sido testigos de esto. Las fuerzas de seguridad son miembros vestidos de civiles que van a la manifestación fingiendo que protestan. Cuando un activista dice un slogan contra la Autoridad Palestina (A.P), o «vamos al checkpoint» es inmediatamente embestido por estas fuerzas de seguridad y llevado hasta el más cercano vehículo de seguridad. Cuando la manifestación es «pacifica» (silencio, velas) estos agentes encubiertos instigan a los protestantes, entonces la policía ya tiene una excusa
legal para dispersar la concentración.

Las fuerzas de seguridad también tienen un tratamiento especial para los activistas Islámicos, siempre que un detenido es activista de Hamas o la Jihad Islámica, son golpeados duramente, con puños, punta de hierro de las botas, porras, y culatas de las escopetas. Estas fuerzas de seguridad también tienen tendencia a atacar a la gente que lleva cámaras, ya sean medios de comunicación o simplemente civiles tomando fotos, para asegurarse que la prensa no cubre estos eventos y que no lleguen a los ojos del público.

La mayoría de las actividades en las ciudades son impulsadas por sus organizadores en la forma de concentraciones silenciosas para evitar el vandalismo de la Autoridad Palestina.

En el cuarto día de manifestaciones (hoy) en la ciudad también han sido reprimidas, incluso en las zonas «B» (según los acuerdos de Oslo) donde las fuerzas de seguridad palestinas no tienen permitido abandonar sus oficinas (con o sin armas) sin haber coordinado con los israelís, han atacado las manifestaciones antes de conseguir llegar a la zona «C» (controladas por Israel). La mayoría de las ciudades palestinas son zona B o C dependiendo de su proximidad a los emplazamientos sionistas. A pesar de estar fuera del control de la autoridad palestina, estas ciudades también han sido reprimidas lo cual ha chocado a la población, y ha profundizado los sentimientos de indefensión y desesperanza.
Tanto Mustafa Barghouti, miembro del consejo legislativo por la Iniciativa Palestina y anterior Ministro de Información, como Khalida Jarrar miembro del consejo legislativo por el PFLP y anterior directora de la organización de Derechos Humanos al-Dameer, han criticado públicamente estas acciones de las fuerzas de seguridad. Activistas de las ciudades de Cisjordania le acreditan a Jarrar el papel que juega para liberarlos cuando son detenidos, incluyendo decenas de mujeres de Hamas que han sido brutalmente golpeadas antes de arrestarlas; y figuras importantes de Fatah que no aprueban los métodos de Mahmoud Abbas y sus fuerzas.

Las acciones de la PA destruyen el derecho sagrado de los palestinos a protestar, asesinando la libertad de expresión y de prensa, y parece que la intención de Abbas es la creación de un «respetable régimen Arabe» como el de Egipto, Jordania y Arabia Saudí, en otras palabras, dictaduras y tiranías. Pues la colaboración política de la AP ya no puede seguir siendo descrita como necesaria para la continuación de las negociaciones.

Con la invasión terrestre sionista de Gaza acercándose cada día, la gente de Cisjordania no ha podido desviar los recursos israelíes para proteger los asentamientos y checkpoints, debido a las acciones de la AP. La invasión por tierra se espera que sea mucho más sangrienta que los ataques por aire, los cuales han costado ya la vida de cientos. La gente en Cisjordania ni siquiera puede protestar en un checkpoint local, o elevar la voz para criticar la falta de voluntad de Abbas de conseguir una unidad REAL y por la resistencia, incluso de una resistencia pacifica.
A pesar de que los pueblos han estado activos gracias a la falta de la A.P. en sus proximidades, parece que no es suficiente para coordinar actividades a gran escala en Cisjordania.

La respuesta al problema es fácil sobre el papel, pero en la acción, se arriesga la vida. Esto es cuando se intenta llegar a los checkpoints, y cuando (y cuando no) la seguridad de la AP intenta parar estas acciones, y se encuentra con la misma fuerza y violencia. La psicología de un agente de seguridad de la AP es raramente la de una persona que le gustaría tomar parte en la acción, y cuando arrestan a activistas que no son islámicos se disculpan con la misma indigente excusa… «solo estamos obedeciendo las ordenes».

3 Enero de 2009

Los rezos del viernes terminaron en manifestaciones que empezaron por toda Cisjordania, pero hoy la AP arrestó sañudamente. Arrestaron a todos los que protestaban e intentaban llegar al checkpoint y cantaban apoyando a la resistencia, bajo el grito de apoyo a Hamas. La AP ha oído que Khalid Mash’al (miembro de la oficina política de Hamas en Damasco) hizo un llamamiento por una nueva intifada popular, lo cual se utiliza como excusa para arrestar a todos los manifestantes. Esto, a pesar de que Maher al-Taher (PFLP también en Damasco) y Mustafa Barghouti (Iniciativa Palestina) han llamado por la tercera intifada antes que Mash’al. Muchos de los manifestantes arrestados eran conocidos activistas de izquierda y a pesar de esto, fueron tratados e interrogados como activistas de Hamas. Los arrestados fueron salvajemente golpeados y tratados con choques de electricidad durante su arresto. Mientras una manifestación centralizada en el pueblo de Jayous
rodeado por el muro, fue hasta cierto punto exitosa, la AP impidió pasar a autobuses y taxis llenos de personas procedentes de Qalqilia, Tulkarem, y Jenin en un intento de pararla. Por toda Cisjordania se cuentan historias de la brutalidad y la opresión de la AP cuando nuestra gente en Gaza se muere, y una incursión terrestre esta a punto de comenzar.
Tomad las calles hijos de Palestina, hijos de Arafat, Habbash, Yassin y Shikaki. No dejéis que Gaza sea masacrada, hay que hacer lo que sea necesario para salvarles, y si esto significa volver tu manos contra los colaboradores que claman el nacionalismo, hagámoslo. Cierra tus manos como puños, y prepárate para el asalto, porque es mas honorable morir de pie que vivir arrodillado. Endurécete y prepárate para la batalla que viene, ya sea con la ocupación o con los traidores.

0