Benjamin Netanyahu pasará a la historia como el único ser humano salvado por el coronavirus.

El coronavirus ha salvado la carrera política de Benjamin Netanyahu

Fuentes: Middle East Eye

Traducido del inglés Para Rebelión por J. M.

Justo cuando parecía que Gantz podría formar una coalición, el brote retrasó el juicio del primer ministro israelí y lo lanzó hacia un gobierno de unidad de emergencia.

Incluso aunque solo sea temporalmente, el virus que ataca al sistema respiratorio sirve, por ahora, como la máquina respiratoria de Netanyahu.

Proporciona al hombre que no ganó las elecciones la cantidad necesaria de oxígeno para permanecer en el cargo y fuera de la sala del tribunal, donde su juicio por corrupción debería comenzar el próximo martes.

No lo hará. Hace dos semanas políticos cercanos al rival del primer ministro, Avigdor Lieberman, aparentemente dotado de un sexto sentido, describieron a Middle East Eye los eventos que ahora parecen estar ocurriendo.

El juicio por corrupción de Netanyahu comenzará el 24 de mayo, mucho después del Día de los Caídos y el Día de la Independencia, las dos ceremonias nacionales más importantes en Israel aprobadas por el primer ministro.

Él, como especularon los aliados de Lieberman, dominará el escenario como primer ministro. Ganar tiempo es el nombre del juego.

El coronavirus en sí no merece todo el mérito. Netanyahu lo usó como instrumento para este giro de los acontecimientos.

Día tras día, en el pico del horario estelar de la televisión, los israelíes se reúnen para ver el programa unipersonal “Bibi-corona” en todos los canales.

Fiel a su reputación de usar accesorios, Netanyahu apareció en las pantallas de los israelíes equipado con un papel de seda arrugado para instruir a los espectadores sobre cómo limpiarse la nariz y reprodujo un video que muestra una explosión ampliada de estornudos incontrolados.

De hecho no está llevando a cabo una campaña contra el virus, simplemente está ejecutando otra versión de su prolongada campaña electoral, una nueva fórmula mejorada de propaganda basada en sus ingredientes favoritos: miedo y pánico.

Esta serie de televisión es abiertamente cínica y ridículamente egoísta. La jactancia interminable y la revelación de sus contactos universales y líderes adoradores, no es «yo también», es una campaña «solo yo».

Hora del plan B

Netanyahu siempre admiró a Winston Churchill. Ahora se cree que es él y está seguro, a diferencia de Abraham Lincoln, de que puede engañar a todas las personas todo el tiempo.

El primer ministro no tiene más remedio que controlar la epidemia antes de que se salga de control y la verdad se exponga a todos: Israel no está preparado.

El sistema de salud ha sido descuidado por años. Netanyahu compró submarinos a Alemania (en contra del juicio de los principales militares) en lugar de camas de hospital y máquinas respiratorias.

Ese podría ser otro golpe para su ego y su carrera política. Está haciendo todo lo posible e imposible, como usar el servicio secreto para espiar a los portadores de coronavirus, para evitar que las deficiencias del sistema de salud estén expuestas.

En un extraño giro de los acontecimientos el candidato, que de hecho perdió las elecciones y no pudo formar un gobierno por tercera vez en un año, ahora nuevamente controla la escena política.

El coronavirus saboteó su plan inicial de ir a la cuarta ronda con la esperanza de obtener resultados más concluyentes, pero ahora Netanyahu tiene un plan B: gobierno de emergencia temporal. Se queda como primer ministro.

La redacción es importante: no un gobierno de unidad nacional, sino un gobierno de emergencia con todas las facciones del Parlamento -aparte de la Lista Conjunta Palestina- representadas. Siguen siendo los árabes que apoyan a los terroristas, como se describe en otro slogan detrás de escena de la campaña vergonzosa. Ese está dirigido a parlamentarios de habla rusa, principalmente del partido Yisrael Beiteinu de Lieberman.

Dirigiéndose a los parlamentarios de Yisrael Beiteinu por su nombre en videoclips, una voz siniestra les pide que digan «no» a Lieberman y formen un gobierno respaldado por políticos árabes «amantes del terrorismo».

Netanyahu publica estos videos en sus redes sociales, pero es posible que ya no los necesite. Las esperanzas de formar un gobierno con Azul y Blanco de centroizquierda respaldado por la Lista Conjunta fueron la primera víctima fatal de coronavirus en Israel.

Benny Gantz, líder de Azul y Blanco, no ha anunciado oficialmente la muerte de lo que podría haber sido un punto de inflexión en la historia política de Israel. La Lista Conjunta, por otro lado, ha insinuado que no nominaría a Gantz como primer ministro mientras negocia la formación de un gobierno de emergencia con Netanyahu.

Sin embargo, dado que Gantz rechazó (al menos por el momento) la oferta del gobierno de emergencia de Netanyahu, los 15 parlamentarios de la Lista Conjunta recomendaron a Gantz al presidente Reuven Rivlin.

“Somos fieles a nuestra promesa de hacer todos los esfuerzos posibles para reemplazar a Netanyahu. La idea misma de un gobierno de emergencia debe ser rechazada de inmediato”, dijo el domingo Aida Touma Suleiman, de la Lista Conjunta, cuando salieron de la residencia del presidente.

Una oferta que no pueden rechazar

Sin embargo ese respaldo está condicionado. Es válido solo si Lieberman con sus siete escaños recomienda a Gantz y, por lo tanto, le asegura las 61 nominaciones necesarias para formar un gobierno.

Lieberman se niega a hacer un compromiso de tan largo alcance. Hasta el momento juega un juego cuidadoso llamando a la formación de un gobierno de emergencia Likud-Azul y Blanco solamente.

«Conozco a Netanyahu demasiado bien para creer que su oferta es más que un escenario para un futuro juego de culpa y deslegitimación de todos los partidos de la oposición», escribió en su página de Facebook.

El término «gobierno de emergencia» fue elegido intencionalmente para evitar la verdad de que Netanyahu no puede formar un gobierno. Y aunque el nombre agrega cierta gravedad, al coronavirus realmente no le importa contra qué tipo de gobierno actúa.

Además, la mayoría de los israelíes lo quieren. Su miedo natural se aviva para obtener ganancias políticas y están cansados ​​después de una tercera ronda de elecciones en un año. El 66 por ciento de los israelíes, según una encuesta de opinión del Canal 12, está a favor de un gobierno de unidad.

Será imposible que Azul y Blanco y el Laborismo se nieguen. Se les ofrece paridad y plena asociación.

Sin embargo, el impacto inmediato está cerca de una catástrofe política para Azul y Blanco. No es una creación orgánica en su formación hace poco más de un año y parece estar desmoronándose.

Al menos dos parlamentarios se opusieron abiertamente a cualquier cooperación con la Lista Conjunta. Ahora la controversia llegó a lo que ellos llaman la cabina, los cuatro líderes principales del partido.

Gantz y Gabi Ashkenazi rechazan oficialmente la oferta de Netanyahu como «deshonesta» y «poco seria».

Las fuentes le dijeron a MEE que detrás de escena los negociadores informales median entre las partes. Dicen que las condiciones de Gantz incluyen un límite de seis meses en el gobierno, la división equitativa del poder y jefaturas aseguradas de los comités parlamentarios para los diputados de la Lista Conjunta.

Moshe Yaalon, el tercero del cuarteto, está totalmente en contra al igual que el cuarto, Yair Lapid.

Tan pronto como se publicó la oferta de Netanyahu Yaalon tuiteó: «Azul y Blanco no puede ser socio en la eliminación de la democracia por un fugitivo del Estado de derecho».

Dos diputados de su sector de Azul y Blanco están a favor. Lieberman no les facilita la tarea.

La naturaleza del futuro gobierno sigue sin estar clara. La base no tan sólida de Azul y Blanco es más frágil que nunca. Pagará un precio político por cualquier asociación que sus miembros elijan.

Netanyahu no derramará lágrimas. Podría ser solo una víctima de la pandemia.

Fuente: https://www.middleeasteye.net/news/coronavirus-israel-netanyahu-gantz-lieberman-jointlist-political-career

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.