Recomiendo:
4

El progreso nos comerá

Fuentes: PalabreAndo

Las tierras fértiles siempre han sido territorios de disputa. En ocasiones, simplemente por su ubicación que la sitúa allá donde despierta otros intereses, como la instalación de infraestructuras, polígonos industriales, aeropuertos o, como estamos viendo actualmente, para instalar parques de renovables. En otras ocasiones por lo que guarda su subsuelo, petróleo o minerales. Sin olvidarnos de la presión turística, que no solo ha usurpado sus tierras, sino que ha desorganizado por completo una cultura de vivir.

Aquello que se produce, los alimentos, también está sujeto a múltiples presiones. La más grave de todas, la sustitución de cultivos para aprovisionar a las comunidades y ciudadanía local por cultivos para la exportación. Esta circunstancia es, precisamente, la responsable de la pobreza rural en los países del Sur global, con su pandemia del hambre. Como ya explicó Eduardo Galeano en el capítulo “El Rey Azúcar y otros monarcas”, de Las Venas Abiertas, el cacao, el café o el azúcar despojó a los pueblos para enriquecer a las metrópolis, igual que ahora ocurre con la soja o la palma africana, que hacen más y más ricas a las corporaciones.

Aunque de manera simbólica, me preocupan también casos como los que están ocurriendo en la horticultura campesina próxima a la ciudad de Barcelona, donde proyectos apoyados por las universidades y las administraciones están desplazando cosechas de alimentos para dejar sitio a nuevos cultivos con posibles aplicaciones cosméticas, como el del cáñamo.

Un sinfín de intereses de los agronegocios, del sector energético, del sector minero, del turístico… que hasta ahora non han conseguido acabar con la pequeña agricultura. Pero ya ha llegado el competidor imbatible, el más prestigioso de todos, aquel al que la sociedad rinde culto en el más pomposo de los altares. El que no puede faltar en esta sociedad del progreso: los chips de la tecnología. Como hemos podido leer estos días, en Taiwán, que sufre una de sus peores sequías de los últimos cincuenta años, han tenido que decidir entre dedicar el agua para el riego de sus cultivos básicos, como el arroz, o emplearla en la industria de semiconductores. —Y no hay color —han dicho los dirigentes, y se ha suspendido el riego de 74.000 hectáreas de tierra agrícola para abastecer a estas empresas de la tecnología que consumen unas 60.000 toneladas de agua al día.

No puedo dejar de pensar en aquella frase, la de “cuando hayamos quemado el último bosque y secado el último río, nos daremos cuenta de que el dinero no se come”, pero no sé si para añadir que la tecnología no se come o para añadir que el progreso nos comerá a nosotros.

(En català)

Fuente: https://gustavoduch.wordpress.com/2021/05/10/el-progreso-nos-comera/

4