El último salvavidas, la verdadera razón de Mahmoud Abbas para convocar elecciones palestinas

Fuentes: Mint Press News

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

El llamado del presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas a elecciones en los territorios ocupados es una estratagema política. No habrá elecciones verdaderas y democráticas bajo el liderazgo de Abbas. La verdadera pregunta es, ¿por qué hizo la llamada en primer lugar?

El 26 de septiembre Abbas subió a la plataforma política más importante del mundo, la Asamblea General de las Naciones Unidas, para convocar «elecciones generales en Palestina, en Cisjordania, incluidas Jerusalén Oriental y la Franja de Gaza».

El líder palestino presentó su anuncio con un alto énfasis en la centralidad de la democracia en su pensamiento. «Desde el principio, hemos creído en la democracia como base para la construcción de nuestro Estado y nuestra sociedad», dijo con inconfundible seguridad en sí mismo. Pero resultó que fue solo Hamás, no Israel, y ciertamente no el legado antidemocrático, transparente y corrupto de la AP, lo que hizo imposible el cometido democrático de Abbas.

A su regreso de Nueva York, Abbas formó un comité, cuya misión, según los medios oficiales palestinos, es consultar con varias facciones palestinas con respecto a las elecciones prometidas.

Hamás aceptó de inmediato la convocatoria de elecciones, aunque solicitó más aclaraciones. La principal demanda del grupo islámico, que controla la asediada Franja de Gaza, es una elección simultánea que incluya al Consejo Legislativo Palestino (CLP), la presidencia de la AP y, lo más importante, el Consejo Nacional Palestino (CNP), el componente legislativo de la Organización de Liberación de Palestina (OLP).

Si bien la OLP ha caído bajo el fuerte control de Abbas y una camarilla dentro de su propio partido, Fatah, las instituciones restantes han operado sin ningún mandato democrático y popular durante casi 13 años. Las últimas elecciones del CLP se celebraron en 2006, seguidas de un enfrentamiento entre Hamás y Fatah que resultó en la actual disputa política entre los dos partidos. En cuanto al propio mandato de Abbas, este también expiró en algún momento de 2009. Significa que Abbas, que supuestamente cree «en la democracia como la base para la construcción de nuestro Estado» es un presidente reinante sin democracia, sin ningún mandato real para gobernar sobre los palestinos.

No es que los palestinos estén evitando dejar en claro sus sentimientos. Una y otra vez han pedido a Abbas que se vaya. Pero el hombre de 83 años está empeñado en permanecer en el poder, sin embargo, uno define el «poder» bajo el yugo de la ocupación militar israelí.

El análisis predominante tras el llamado a elecciones de Abbas es que tal empresa es simplemente imposible considerando las circunstancias. Para empezar, después de ganar el reconocimiento estadounidense de Jerusalén como la capital de Israel, es poco probable que Israel permita que los palestinos incluyan a Jerusalén Oriental ocupada en ninguna votación futura.

Hamás, por otro lado, es probable que rechace la inclusión de Gaza si las elecciones se limitan al Consejo Legislativo Palestino y excluyen la propia posición de Abbas y del CNP. Sin un voto del CNP el reordenamiento y la resurrección de la OLP seguirían siendo esquivos, una creencia que comparten otras facciones palestinas.

Consciente de estos obstáculos, Abbas ya debe saber que las posibilidades de elecciones reales, justas, libres y verdaderamente inclusivas son insignificantes. Pero su llamado es el último y desesperado movimiento para sofocar el creciente resentimiento entre los palestinos a su fracaso de décadas de utilizar el llamado proceso de paz para lograr los derechos largamente negados de su pueblo.

Hay tres razones principales que obligan a Abbas a hacer este movimiento en este momento específico.

Primera, la desaparición del proceso de paz y de la solución de dos estados, que por una sucesión de medidas israelíes y estadounidenses ha dejado a la AP y a Abbas en particular aislados y con pocos fondos. Los palestinos que apoyaron tales ilusiones políticas ya no constituyen la mayoría.

En segundo lugar, el tribunal constitucional de la Autoridad Palestina resolvió, en diciembre pasado, que el presidente debería convocar elecciones en los siguientes seis meses, es decir, en junio de 2019. El tribunal, bajo el control de Abbas, tenía como objetivo proporcionar al líder palestino salida para despedir al Parlamento previamente elegido, cuyo mandato expiró en 2010, y crear nuevas bases para su legitimidad política. Aun así, no se adhirió a la decisión del tribunal.

Tercera, y la más importante, el pueblo palestino está claramente harto de Abbas, de su autoridad y de todos los chanchullos políticos de las facciones. De hecho, el 61 por ciento de todos los palestinos en Cisjordania y Gaza quieren que Abbas renuncie, según una encuesta de opinión pública realizada por el Centro Palestino de Investigación Política y de Encuestas en septiembre.

La misma encuesta indica que los palestinos rechazan todo el discurso político que ha servido de base para las estrategias políticas de Abbas y su AP. Además el 56 por ciento de los palestinos se opone a la solución de dos estados, hasta el 50 por ciento cree que el desempeño del actual gobierno de la AP de Mohammed Shtayyeh es peor que el de su predecesor y el 40 por ciento quiere que se disuelva la AP.

De manera reveladora, el 72 por ciento de los palestinos quieren elecciones legislativas y presidenciales en todos los territorios ocupados. El mismo porcentaje quiere que la AP levante su participación en el asedio impuesto a la Franja de Gaza.

Abbas está ahora en su posición política más débil desde su llegada al liderazgo hace muchos años. Sin control sobre los resultados políticos que determinan Tel Aviv y Washington, ha recurrido a hacer un vago llamado a elecciones que no tiene posibilidades de éxito.

Si bien el resultado es predecible, Abbas espera, por ahora, aparecer una vez más como el líder dedicado comprometido con el consenso internacional y los deseos de su propio pueblo.

Tomará meses de energía desperdiciada, disputas políticas y un circo mediático vergonzoso antes de que la estratagema electoral se desmorone, dando paso a un juego de culpa entre Abbas y sus rivales que podría durar meses, si no años.

Esta no es la estrategia que el pueblo palestino, que vive bajo una ocupación brutal y un asedio asfixiante, necesita o quiere. La verdad es que Abbas, y cualquier clase política que represente, se han convertido en un verdadero obstáculo en el camino de una nación que necesita desesperadamente la unidad y una estrategia política significativa. Lo que el pueblo palestino necesita urgentemente no es un llamado a medias a elecciones, sino un nuevo liderazgo, una demanda que han articulado repetidamente, aunque Abbas se niega a escuchar.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, sube al estrado para dirigirse a la Asamblea General de las Naciones Unidas en la sede de la ONU el 26 de septiembre de 2019. Kevin Hagen AP

Ramzy Baroud es periodista, escritor y editor de The Palestine Chronicle. Su ultimo libro es The Last Earth: A Palestinian Story (Pluto Press, Londres) y su próximo libro es These Chains Will Be Broken: Palestinian Stories of Struggle and Defiance in Israeli Prisons (Clarity Press, Atlanta). Baroud tiene un doctorado en estudios palestinos de la Universidad de Exeter. Su sitio web es www.ramzybaroud.net

Fuente: https://www.mintpressnews.com/real-reason-mahmoud-abbas-palestinian-elections/262412/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.