Recomiendo:
0

La inútil lección de los nazis

Fuentes: The Libertarian Institute

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

 

Fuente de la fotografía: diario fotográfico desde Palestina, fotógrafo – CC BY-SA 3.0 

No sé cuántas veces escuché que si no respaldamos a Israel, las víctimas del judeicidio nazi habrán muerto en vano. Sabía que algo andaba mal en esa afirmación, pero durante mucho tiempo no pude señalar por qué. Ahora creo que puedo.

El reclamo es peculiar desde el principio. ¿Respaldar a un régimen israelí que en el siglo XXI oprime sistemática e indiscriminadamente a toda una población no europea dando a entender que de ese modo honra a las víctimas de los nazis, que estuvieron en el poder en Alemania desde 1933 hasta 1945? No tiene sentido.

Pero eso no es todo. Morir en vano significa morir en la inútil búsqueda de una causa que sigue sin cumplirse incluso después de esas muertes. Esto puede incluir el suicidio y la muerte a manos de asesinos. Pero alguien que es asesinado mientras simplemente vive no muere en vano ni (quizás eventualmente) con gloria. Una víctima «pasiva» de asesinato simplemente muere, sin importar lo que pretendiera el asesino. (Sin faltar el respeto a lo que se pretende con la palabra pasiva aquí. Quiero decir que la muerte no fue por una causa perseguida por la víctima). Es una tragedia, pero nada más, como si eso no fuera suficiente.

Las víctimas del Holocausto no se veían a sí mismas muriendo por una causa y no esperaban que sus muertes lograran nada por ella. Ciertamente no se consideraban a sí mismos muriendo por el futuro establecimiento de un estado judío chovinista en Palestina, aunque un pequeño número podría haber sido sionista.

Murieron simplemente porque sus asesinos nazis los vieron de una manera particular. De hecho la mayoría de los judíos alemanes se sorprendieron al ser considerados judíos en lugar de alemanes. En la Alemania nazi uno no tenía que ser un judío creyente y practicante para ser atacado porque los antisemitas se suscribieron a la filosofía de un judío es judío para siempre; tener una madre judía era suficiente. (El filósofo Spinoza, excomulgado por la comunidad judía de Ámsterdam en 1656, habría sido calificado de judío, aunque rechazó la religión y cambió su nombre de pila del hebreo Baruch al latín Benedictus).

Observo que los nacionalistas judíos de hoy, es decir, los sionistas, toman la misma posición esencialista. A sus ojos (y desafortunadamente a los ojos de muchos no judíos) uno nunca puede dejar de ser judío. Para ellos el judaísmo no es una cuestión de religión sino de sangre. (También consideran a Spinoza un judío).

Esto es basura absoluta: no hay un gen judío, a pesar de la vergonzosa búsqueda israelí. Además los judíos no constituyen un solo grupo étnico distinto: los judíos se encuentran entre muchos grupos étnicos, raciales y nacionales. No existe un idioma judío universal, comida, teatro, música, etc., es decir, no hay una cultura judía laica mundial. La cultura dominante en Israel no es judía, es israelí. El judaísmo representa una comunidad religiosa mundial con creencias y ritos comunes. ¿Por qué no es eso suficiente? (Ver Cómo dejé de ser judío de Shlomo Sand, que defiende elocuentemente una posición con la que deseo asociarme).

Así que aquí estamos: no importa lo que otros y yo hagamos, las víctimas del Holocausto no pueden haber muerto en vano o no haber muerto en vano. Las personas que hablan en tales términos cometen un error mayúsculo.

Podría dejar el asunto allí, pero puedo llevar esto un paso más allá. Si bien nada de lo que podamos hacer determinará si las víctimas judías de los nazis murieron o no en vano, todos nosotros, judíos y no judíos, podemos trabajar para garantizar que los nazis mataron en vano. Eso es lo que deberíamos desear para cualquier régimen homicida y tiránico. Lo mejor que se puede decir sobre un déspota es que vivió en vano.

Ahora la pregunta es, ¿cómo podemos garantizar mejor que los nazis mataron en vano? Los nacionalistas judíos (incluidos los laicos mal definidos entre ellos) darían la misma respuesta que antes a otros judíos, abrazar la identidad judía, con Israel, el autodenominado «Estado-nación del pueblo judío [en todas partes]», en el centro de esa identidad.

Yo digo que no es una buena respuesta. Por un lado, como escribe Shlomo Sand, en la medida en que los judíos y los no judíos adoptan una noción étnica / racial / genética del «pueblo judío», a los nazis se les otorga un objetivo ideológico importante, y eso significaría que su asesinato no fue completamente en vano. No quiero ser parte de eso.

Por otro lado, una identidad nacional judía necesariamente viene a expensas de millones de musulmanes árabes palestinos, cristianos y laicos, a quienes se les arrojan algunas migajas, pero no tienen derechos reales en Israel y tienen incluso menos que eso en la Cisjordania ocupada por el apartheid y el campo de concentración -algunos israelíes usan ese término- conocido como la Franja de Gaza.

Una forma mucho más prometedora de asegurarse de que los nazis asesinaron en vano es trabajar horas extras por la libertad individual y la tolerancia en todas las esferas, lo que significa un poder político mínimo, cero sería mejor. Es decir, abrazar el liberalismo radical, también conocido como la filosofía libertaria, para combatir la opresión y la intolerancia. ¿Cuántos judíos podría haber matado Hitler si hubiera seguido siendo un artista fallido y fanático del papel en Austria porque no había un Estado disponible? Ninguno, supongo. Al desgraciado probablemente le habrían echado mierda en su primer intento. El poder es veneno y debemos trabajar para eliminarlo, y el nacionalismo basado en el mito que alimenta, a favor de la cooperación social voluntaria y pacífica.

Una vez que veamos las cosas de esa manera, quedaremos igualmente horrorizados por todos los genocidios y otras formas menores de opresión. (Uno, por supuesto, está especialmente horrorizado por la magnitud y la naturaleza metódica de la máquina de matar nazi, algo que debería ser natural sin importar el grupo victimizado). No se puede dar una consideración especial a las tragedias judías, no por «jerarquías de sufrimiento«, aludiendo a la frase de la escritora de Haaretz Amira Hass, y no que los nazis hayan matado en vano.

Con todas sus espléndidas variaciones étnicas, culturales e individuales, la raza humana es un pueblo con un código de justicia apropiado para todos. Las divisiones involuntarias socavan la justicia, la libertad, la paz y la cooperación al fragmentar y debilitar a los oprimidos ante sus opresores.

 

Sheldon Richman, autor de America’s Counter-Revolution: The Constitution Revisited , mantiene el blog Free Association, es miembro principal y presidente de los fideicomisarios del Center for a Stateless Society y editor colaborador de Antiwar.com. También es el Editor Ejecutivo del Instituto Libertario.

Fuente: https://libertarianinstitute.org/articles/sheldon/make-sure-nazis/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción. 

0