Recomiendo:
3

La situación de los palestinos es bien conocida, es hora de actuar

Fuentes: Monitor de Oriente [Foto: Manifestantes y tropas israelíes en la ciudad de Hebrón, Cisjordania Wikimedia. (Commons/Mustafa Bader)]

“Estoy cansado de denunciar cada día la misma brutalidad, de pensar en nuevas formas de describir lo evidente».

Estas son las palabras de Mohammed El-Kurd, reconocido activista palestino de Jerusalén Este. Él y su familia están amenazados con ser expulsados de sus casas. No han cometido ningún delito, pero les echan única y exclusivamente porque no son judíos, e Israel es un Estado supremacista judío.

Mohammed y su hermana Muna El-Kurd recibieron una gran atención mediática en mayo-junio, cuando la guerra israelí contra Gaza era resistida por el «Levantamiento de la Unidad» palestino. Pero la situación de los palestinos sigue siendo la misma.

«La situación en Sheikh Jarrah no es difícil de entender», escribió Mohammed en su artículo de opinión en The Guardian, que debutó esta semana. «Es una ilustración perfecta del colonialismo de los colonos, un microcosmos de la realidad de los palestinos a lo largo de 73 años de dominio sionista».

El sionismo, la ideología oficialmente sancionada -y la única legalmente protegida- de Israel, es racista.

La limpieza étnica está mal. La supremacía étnico-religiosa está mal. Matar niños está mal.

Israel ha matado a 11 niños palestinos en Cisjordania desde principios de año. Y eso se suma a los 60 niños que ha matado en Gaza en el mismo periodo de tiempo.

El viernes pasado, matones del ejército israelí asesinaron a sangre fría a un niño palestino de 17 años.

Muhammad Munir Tamimi formaba parte de un grupo que se había enfrentado a una banda de soldados israelíes fuertemente armados que invadían su pueblo con nada más que piedras. Los israelíes incluso impidieron la evacuación del adolescente gravemente herido a un hospital de Ramallah mientras yacía sangrando por las entrañas, algo que los soldados israelíes acostumbran a hacer.

Tamimi murió por las heridas esa misma noche.

El miércoles, otro niño palestino fue abatido por los disparos del ejército israelí.

Mohammad Mo’ayyad Bahjat Abu Sara, de 11 años, fue abatido por la lluvia de balas israelíes que impactó en el coche que él, su padre y su familia habían utilizado para hacer la compra. Seis soldados israelíes habían acribillado el coche con no menos de 13 balas, según testigos presenciales.

Los medios de comunicación palestinos publicaron fotos estremecedoras del coche con los alimentos abandonados, incluyendo bolsas de pan aparentemente cubiertas de la sangre del niño muerto.

Como se puede ver en los Tweets adjuntos, el grupo de derechos humanos Defence for Children International (DCIP) – Palestina desempeña un papel clave en la documentación de estos crímenes israelíes contra los palestinos.

Como resultado de la destacada y esencial labor de derechos humanos de DCIP en la protección de los niños palestinos, Israel ha cometido ahora otro acto de represión contra el grupo.

En la madrugada de ayer, matones del ejército israelí asaltaron la oficina de DCIP en Cisjordania, robando ordenadores, archivos de clientes y discos duros. El grupo de derechos humanos dijo que no se dejó ningún documento en la oficina que indicara el motivo de la redada, y que no dejaron ningún recibo de los materiales incautados.

Khaled Quzmar, director general de DCIP, dijo: «Este último acto de las autoridades israelíes impulsa una campaña continua para silenciar y eliminar a la sociedad civil palestina y a las organizaciones de derechos humanos como el DCIP».

El grupo pidió a las autoridades israelíes que pusieran fin inmediatamente a sus persecuciones contra los grupos de derechos humanos palestinos, y exigió que «la comunidad internacional debe exigir responsabilidades a las autoridades israelíes».

Eso es exactamente lo que falta.

Como aludió Mohammed El-Kurd, la situación de los palestinos es probablemente una de las injusticias más conocidas, bien explicadas y documentadas de la historia.

Como concluyó en su artículo de The Guardian «El problema no es la ignorancia, es la falta de acción». No hay voluntad política en Occidente para pedir cuentas a Israel por sus crímenes.

Debemos actuar para que esto cambie, y pronto.

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Fuente: https://www.monitordeoriente.com/20210801-la-situacion-de-los-palestinos-es-bien-conocida-es-hora-de-actuar/

3