Recomiendo:
1

«Libertad para el pueblo sirio y para todos los pueblos oprimidos»

Fuentes: Viento Sur

[A continuación publicamos el discurso de Mazen Adi, en nombre del movimiento «Conciencia Moral», en la manifestación organizada por la diáspora siria en París el 26/05/2021 para denunciar la mascarada de las elecciones en Siria el mismo día. Rd. A’ l´Encontre]

«Saludo a todas y todos los participantes en esta reunión. Hoy nos hemos reunido aquí para denunciar las llamadas elecciones presidenciales en Siria, elecciones ilegítimas cuyo objetivo es justificar el mantenimiento en el poder de Bashar al-Assad, apoyado por sus aliados [Bashar ha sido elegido con el 95,1% de los votos; se ha superado el resultado de 2014, el 88,7%; la ONU, por su parte, indica que el 80% de la población vive por debajo del umbral de pobreza]. Esta condena es compartida por las y los sirios en la diáspora y sus amistades, así como por quienes viven en zonas fuera del control del régimen sirio. ¡Pero no solo eso! Personas sirias de las zonas controladas por el régimen declararon el boicot a estas elecciones manifestándose en ciudades y campos de la región sur, particularmente en Daraa y Hauran, cuna de la revolución siria.

El mantenimiento de Bashar al frente del poder en Siria significa que se perpetuará la situación de facto de ocupaciones y de áreas de influencia por un período de tiempo indefinido y pone en peligro toda la región, en gran medida ya inestable. También significa permitir que se produzcan crímenes contra el pueblo sirio y continuar así la catástrofe siria, considerada como una de las más importantes humanitariamente después de la Segunda Guerra Mundial.

Esto significa continuar saboteando y bloqueando la solución política internacional conforme a las decisiones de Ginebra en contradicción con la resolución 2254; esto invalida la farsa electoral.

Han pasado diez años desde el levantamiento del pueblo sirio. Levantamiento que se convirtió en una revolución por la libertad y la dignidad. Diez años desde que los niños de Daraa, al comienzo de la Primavera Árabe en Túnez y Egipto, se expresaron en contra de Assad con sus escritos en las paredes de su escuela: «Doctor, tu turno llegará».

Siguieron protestas en 700 lugares, en ciudades y en el campo, por todo el país. El cantante de Revolución Qashush cantó su canción (Lárgate ya Bashar) en la plaza más importante de la ciudad de Hama (mi ciudad natal). La cantó frente a cientos de miles de manifestantes, pero también frente a los embajadores francés y estadounidense que estuvieron presentes y fueron testigos directos de la revolución pacífica, que exigía la salida del régimen y Bashar al-Assad.

Quiero recordarles cómo las y los manifestantes recibieron a los embajadores: con flores. Todos esperaban que la comunidad internacional salvara a las personas indefensas de un régimen dictatorial, corrupto y brutal que podría cometer los crímenes más horribles, como lo había hecho ya en el pasado bajo el reinado de su padre Hafez al-Assad.

Además, el régimen blandió esta amenaza desde el principio a través de sus partidarios con el lema: «¡Assad o quemamos el país»! Y lo hicieron.

Desgraciadamente, el pueblo sirio no pudo enfrentarse a un régimen mafioso-fascista que se impuso por la fuerza con una estructura global, a pesar de la apariencia ficticia de instituciones democráticas formales que en la realidad obedecían las instrucciones de los servicios de seguridad. Los Assad, padre e hijo, han gobernado Siria durante décadas bajo la ley de emergencia y la ley marcial, causando una situación catastrófica.

El primer responsable es Bashar al-Assad, que debe ser llevado ante la Corte Penal Internacional, ya que ha sido condenado internacionalmente por crímenes relacionados con el uso de armas químicas.

Apreciamos en su justo valor la demanda del Parlamento Europeo de que no haya impunidad para los autores de crímenes contra la humanidad, así como la declaración, europea y estadounidense, que declara ilegítimas las elecciones presidenciales en Siria.

Hablo en nombre del movimiento «Conciencia Moral», un movimiento declarado en Francia hace cinco años como un movimiento ciudadano, cultural y político que incluye una élite de artistas, intelectuales y personalidades políticas, en Siria, Francia y en los países de la diáspora siria (más de 30 países) que se han comprometido en la revolución de la libertad y la dignidad por una Siria libre, democrática y abierta al mundo, una Siria con un estado de derecho basado en la ciudadanía para todos y todas.

Nuestro movimiento se une a otras organizaciones, partidos y órganos sirios para implementar e imponer las resoluciones de la comunidad internacional conforme al Capítulo Siete de la Carta de las Naciones Unidas, imponiéndolas al régimen y a sus aliados.

Esperamos la solidaridad de los pueblos y de la comunidad internacional. Es hora de que la conciencia mundial despierte y de que la comunidad internacional asuma sus responsabilidades, como sucedió cuando enfrentó eventos humanitarios traumáticos en Ruanda, la ex Yugoslavia y Bosnia.

¡Libertad para el pueblo sirio y para todos los pueblos oprimidos! ¡Victoria para los valores de libertad, derechos humanos, justicia y paz!.

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur

1