Recomiendo:
0

La campaña palestina de boicot, desinversión y sanciones a Israel llama a boicotear a L'Oreal

L’Oreal: ¡maquillaje para el Apartheid israelí!

Fuentes: Rebelión

Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos

En esta época festiva, el Comité Nacional de la Campaña Palestina de Boicot, Desinversión y Sanciones, BNC* (en sus siglas en inglés), hace un llamamiento a las personas de conciencia de todo el mundo para que boicoteen todos los productos del gigante francés de los cosméticos, L’Oreal**, debido a sus profundas y extensas relaciones comerciales con Israel, a pesar de las continuas ocupación y políticas de apartheid que mantiene Israel contra la población originaria palestina.

Las operaciones de L’Oreal en Israel empezaron a mediados de los noventa, en parte motivadas por consideraciones políticas. Desde entonces, L’Oreal Israel, la compañía subsidiaria en Israel, ha abierto una fábrica en la ciudad israelí de Migdal Ha’emek en la baja Galilea. El asentamiento de Migdal Ha’emek se estableció en 1952 sobre tierras que pertenecían al poblado palestino de al-Mujaydil, que sufrió una limpieza étnica y a cuyos habitantes originarios se les deniega todavía hoy el derecho a retornar a sus hogares original. Como casi todos los demás asentamientos judíos construidos en medio de pueblos palestinos en Galilea, dentro de Israel, Migdal Ha’emek discrimina a los ciudadanos palestinos de Israel al denegarles el derecho a comprar, alquilar o vivir en cualquier parte de la ciudad, simplemente porque son «no judíos».

L’Oreal Israel manufactura una línea de productos que utiliza minerales del Mar Muerto bajo el nombre de «Natural Sea Beauty» y que se exporta a 22 países. Hay que señalar que una tercera parte de la orilla oeste del Mar Muerto está en la ocupada por Israel Cisjordania. Mientras que la ocupación militar israelí y sus prácticas de apartheid cierran sistemáticamente a los palestinos toda su costa y sus recursos, Israel explota el Mar Muerto para el turismo internacional, la minería y para mejorar su imagen.

Sin embargo, las actividades de L’Oreal en Israel no se limitan a L’Oreal Israel. Mientras que los controles de carretera y otras medidas opresivas de la ocupación israelí impiden a los académicos y alumnos palestinos tener una vida académica y de investigación normal, en julio de 2008 L’Oreal concedió un premio de 100.000 dólares «por los logros de una vida» a un científico del Instituto Weizmann de Ciencias. Desde que su creación este Instituto ha sido un destacado centro de investigación y desarrollo clandestino de armas nucleares, químicas y biológicas para la clase militar israelí con la que mantiene estrechas relaciones. Por consiguiente, es una de las muchas instituciones académicas israelíes en Israel que están en connivencia con las violaciones por parte de este Estado del derecho internacional y de los derechos humanos palestinos, y que son objeto del boicot académico de la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI, por sus siglas en inglés).

El presidente de L’Oreal Israel es Gad Propper que es el presidente fundador de la Cámara de Comercio Israel-EU y que también ha estado fuertemente implicado en la promoción del comercio entre Israel y Australia y Nueva Zelanda. El gobierno francés ha reconocido el importante papel que las operaciones israelíes de L’Oreal desempeñan en los negocios globales de la compañía concediendo a Propper el más alto honor civil de Francia, la Legión de Honor, a principios de este mes. Según un artículo del Jerusalem Post, «el premio se concedió en reconocimiento de la contribución de Proppe al éxito global» de L’Oreal.

En 1994 L’Oreal compró un 30% de la compañía de Propper Interbeauty, de la que se creó L’Oreal Israel. Desde entonces Israel se ha convertido en el centro comercial de L’Oreal para todo Oriente Medio.

Motivos políticos de las inversiones de L’Oreal en Israel

En 1995 L’Oreal accedió a pagar 1.400.000 dólares al gobierno estadounidense para zanjar las acusaciones de haber cooperado con el boicot oficial de la Liga Árabe a Israel. La compañía había sido acusada de proporcionar en los ochenta a la ahora infectiva Oficina de Boicot de la Liga Árabe información acerca de las relaciones con Israel de sus filiales estadounidenses. La compañía negó haber violado las leyes estadounidenses creadas para impedir que empresas estadounidenses cooperaran con el boicot oficial árabe a Israel, pero montó una campaña para aplacar las críticas sionistas insistiendo en su deseo de invertir en Israel.

Tras el acuerdo, el presidente de L’Oreal, Lindsay Owen-Jones, se disculpó por las acciones de la compañía en una carta dirigida al lobby pro-Israel basado en Estados Unidos Liga Anti-Difamación (ADL, en sus siglas en inglés).

Según la ADL, Owen-Jones agradeció al grupo pro-Israel «su apoyo a los negocios y actividades de servicio a la comunidad en Israel de L’Oreal» y aseguró a la ADL que «el enfoque de amplias miras que han adoptado ustedes es un estímulo para L’Oreal y otras empresas que ya están implicadas en Israel para que aumenten aún más su implicación».

Una de las marcas más conocidas en todo el mundo de L’Oreal, The Body Shop, se vanagloria de que uno de sus valores principales es que «nosotros nunca hemos temido defender a los vulnerables ni a los desfavorecidos, y seguimos haciendo campaña en favor de la justicia social y los derechos humanos». Sin embargo, la implicación con Israel movida por el beneficio y con una fuerte motivación política de la empresa matriz a la que pertenece indica, en todo caso, un flagrante desprecio por los derechos humanos de los palestinos y un perjuicio a la justicia y la paz.

No deberían continuar como siempre los negocios con un Estado que no sólo ha practicado durante décadas el apartheid y el régimen colonial contra una población originaria, sino que también hoy está cometiendo graves y continuos crímenes de guerra descritos como «preludio del genocidio» por Richard Falk, un destacado profesor de derecho internacional de la Universidad de Princeton y Relator Especial de NNUU para los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados.

En estas circunstancias las vastas inversiones de L’Oreal en Israel equivalen, como mínimo, a complicidad con graves violaciones de los derechos humanos. Deben ser detenidas inmediatamente.

——————-

* El Comité Nacional de la BDS Palestina (BNC, en sus siglas en inglés como las que vienen a continuación) incluye a las siguientes organizaciones: Consejo de Fuerzas Nacionales e Islámicas en Palestina; Unión General de Trabajadores Palestinos; Federación General de Sindicatos Palestinos; Red de ONGs Palestinas (PNGO); Federación de Sindicatos Independientes; Unión de Asociaciones Árabes de Comunidades de Base (ITTIJAH); Unión de Organizaciones Benéficas Palestinas; Coalición Global Palestina del Derecho al Retorno; Iniciativa de Defensa de la Palestina y los Altos de Golán Ocupados (OPGAI); Unión General de Mujeres Palestinas; Unión de Agricultores Palestinos (PFU);Campaña Palestina contra el Muro del Apartheid (STW); Campaña Palestina por el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI); Comité Nacional para la Conmemoración de la Nakba; Coalición Cívica para la Defensa de los Derechos Palestinos en Jerusalén (CCDPRJ); Coalición por Jerusalén y Observatorio Económico Palestino.

** Las marcas de las que es propietaria L’Oreal según el listado de la página web de la propia compañía son: L’Oreal Israel (vende en Australia); L’Oréal Paris; Garnier; Maybelline New York; Softsheen, Carson; CCB París

0