Los criminales de guerra se convierten en árbitros de la ley

Fuentes: Information Clearing House

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

El doble rasero que aplica el gobierno israelí es demasiado para todos, excepto para los estadounidenses lavados de cerebro. Incluso el muy israelí Jerusalem Post puede ver el doble rasero mostrado por «todo Israel que ahora habla con una sola voz contra el Informe Goldstone»:

«Es la noción israelí de un trato justo: Tenemos derecho a hacer lo que nos dé la gana a los palestinos porque, por definición, todo lo que les hacemos es autodefensa. Ellos, sin embargo, no tienen derecho a alzar un dedo contra nosotros nuestra porque, por definición, sea lo que sea lo que nos hagan es terrorismo.

«Así ha sido siempre, así fue en la Operación Plomo Fundido.

«Y no hay límites en nuestro derecho a la autodefensa. No existe nada que sea ‘desproporcionado.’

«Podemos destruir deliberadamente miles de casas gazanas, el Parlamento gazano, el ministerio de Justicia, el ministerio del Interior, los tribunales, la única fábrica de harina de Gaza, la principal granja avícola, una planta de tratamiento de aguas servidas, pozos de agua, y Dios sabe qué más.

«Deliberadamente.

«¿Por qué? Porque somos mejores que ellos. Porque somos una democracia y ellos un montón de islamo-fascistas. Porque la nuestra es una cultura de la vida y la de ellos es una cultura de la muerte. Porque ellos quieren destruirnos y todo lo que nosotros decimos es dale una oportunidad a la paz.

«Los Goldstones del mundo lo llaman hipocresía, un doble rasero. ¡Cómo se atreven! Por aquí, lo llamamos claridad moral.»

Nadie podría leer algo semejante en New York Times o Washington Post o escucharlo en algún medio noticioso de EE.UU. A diferencia de los periódicos israelíes, los medios estadounidenses son voceros del lobby israelí. Nunca se oye una palabra crítica.

Será incluso peor ahora, cuando el lobby Israel, después de años de esfuerzo, ha logrado revocar la Primera Enmienda al hacer que la Ley de Crimen de Odio sea agregada a la recientemente aprobada ley de apropiaciones militares. El silogismo funciona como sigue:

Es antisemita criticar a Israel. Antisemitismo es un crimen de odio. Por lo tanto, criticar a Israel es un crimen de odio.

Como señala Jerusalem Post este silogismo tiene «claridad moral.»

El embajador de Gran Bretaña ante las Naciones Unidas, John Sawers, pisó la arena del crimen de odio cuando dijo a la radio del ejército de Israel que el informe Goldstone sobre el ataque militar de Israel contra Gaza contiene «algunos detalles muy serios que deben ser investigados.» Dentro de un año, cuando la Liga contra la Difamación [ADL, por sus siglas en inglés] tenga en su sitio a su falange de fiscales del Departamento de Justicia (sic) de EE.UU., Sawers sería aprehendido y juzgado. La inmunidad diplomática no significa nada para EE.UU., que invade rutinariamente otros países, ejecuta a sus dirigentes o los envía a La Haya para que sean juzgados como criminales de guerra.

Mientras tanto, sin embargo, el gobierno israelí advirtió a Sawers y al gobierno del Reino Unido que el apoyo británico del Informe Goldstone conllevaría la destrucción del doble rasero que protege a Occidente y a Israel y crearía un precedente que pondría a los británicos en el banquillo de los acusados por crímenes de guerra en Iraq y Afganistán.

«Londres,» declaró el gobierno israelí, «podría verse esposado si apoya el documento [el informe Goldstone].»

Una vez que la unidad de crimen de odio del Departamento de Justicia entre en funciones, los «judíos que se odian a sí mismos,» como los dirigentes del movimiento israelí por la paz y los periodistas de Haaretz y Jerusalem Post pueden contar con que los acusarán de crímenes de odio antisemita ante los tribunales de EE.UU.

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article23702.htm

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.